El Infiltrado no me ha acabado de convencer ni de entretener

Poster de El Infiltrado

Hace cuatro semanas AMC estrenó en España la serie británica “El Infiltrado” (The Night Manager), que se basa en la novela de John Le Carré. Pensaba que iba a ser una miniserie pero la han renovado y, como no acaba de convencerme ni de entretenerme, tras ver los tres primero episodio de la temporada, la mitad, he decidido que ahí me quedo.

La serie trata sobre cómo Jonathan Pine (Tom Hiddleston) acaba descubriendo que el millonario Richard Roper (Hugh Laurie) no es trigo y un agencia británica de seguridad liderada por Angela Burr (Olivia Colman) le recluta para que se infiltre en en séquito de Roper. Es verano y este está con su mujer Jed (Elizabeth Debicki) y con su hijo Danny (Noah Jupe) de vacaciones en Mallorca, donde tiene una gran mansión, y allí acabará Jonathan con una identidad falsa tratando de ganarse la confianza de Roper, mientras quienes quieren capturarle recaban más datos sobre él y sus colaboradores.

Reparto de El Inflitrado

Lo que más me ha gustado de lo que he visto ha sido Tom Hiddleston que hace un muy buen papel de espía, pero poco más ya que a la trama le falta, para mí, mucho ritmo. Apenas sabemos nada de Roper pero vamos de celebración en celebración con él y su familia ya que tiene una vida social activa; su séquito deja bastante que desear y no dudan en poner tensión sexual entre Jonathan y cualquier chica que se le cruce a las primeras de cambio. De la investigación poco se nos muestra, quitando trabas burocráticas y un topo, en eso el señor Le Carré es reincidente.

Lo dicho, no me ha convencido así que la dejo.

Famosos en Peligro con Bear Grylls, un programa muy entretenido

Promo de Bear Grylls Famosos en Peligro

La pasada semana finalizó Discovery Channel la emisión de “Famosos en Peligro con Bear Grylls” (Running Wild with Bear Grylls), un superviviente más que preparado que estuvo en las Fuerzas Especiales. El simpático Bear se lleva en cada programa a un famoso a pasar dos días extremos en la montaña, la selva o el desierto sin más que algunos utensilios, las mochilas para guardarlos y las cuerdas que nunca pueden faltar para hacer rappel.

El programa, realizado el pasado año, es la segunda temporada de la aventura y en el primero se fue con Barack Obama en un glaciar de Alaska es diferente ya que el llamado hombre más poderoso del mundo, por su cargo no podría hacer lo que los siguientes participantes realizaron, cosas muy peligrosas bajo la supervisión de Bear Grylls.

Bear Grylls y Barack Obama en la segunda temporada de Famosos en Peligro con Bear Grylls

Así, el actor Michael B. Jordan se fue a gales y tuvo que dormir con una oveja o salir de una cueva en la que Bear puso explosivo para volar la salida; Kate Hudson tuvo que superar su claustrofobia y seguir al superviviente por un túnel de la Segunda Guerra Mundial en las montañas italianas; Michelle Rodríguez aguantó el calor del desierto y tener que pasar por hendiduras más que estrechas; James Marsden se las tuvo que ver con una pared vertical enorme para llegar al punto de extracción; el jugador de fútbol americano Drew Brees ayudar a Bear a matar a un cocodrilo; Kate Winslet se descubrió como una auténtica aventurera y mujer de recursos; Jesse Tyler Ferguson se demostró a sí mismo de lo que es capaz entre montañas nevadas; y Ed Helms, a pesar de su miedo a las alturas logró hacer un rappel interminable y emocionarse por su hazaña.

Bear Grylls y Kate Winslet en la segunda temporada de Famosos en Peligro con Bear Grylls

Y entre subida y bajada, Bear les hace algunas preguntas y buscan la comida y/o cena, sean roedores, insectos u hojas para hacer un caldo. Muy entretenido me ha resultado este programa, que está muy bien realizado y en el que los participantes han dado mucho juego tanto a Bear como de cara al espectador.

Segunda temporada de American Crime: Homofobia, racismo, burocracia…

Promo de la segunda temporada de American Crime

Una de las series que más disfruté el pasado año, aunque me di cuenta poco a poco de ello, fue “American Crime”. Tal vez no pueda decir lo mismo de su segunda entrega por algunos momentos de bajón que para mí ha tenido en alguno de sus diez episodios, y por quedarse algo coja, pero la serie de John Ridley tiene una gran calidad.

El pasado miércoles se puso fin a la emisión de esa segunda temporada en Estados Unidos con un final que a mí me dejó con un sabor agridulce porque, la historia podría haber dado algo más de sí. El final, abierto, no puede dejar indiferente ya que nos invitan a que pensemos cuál es el paso que dos personajes en cuestión podrían dar.

Indiferente es una palabra que le va muy bien a “American Crime” porque apela directamente al espectador que es imposible que se quede indiferente ante lo que sucede, ante lo que se denuncia. Ya sucedió en la primera temporada cuando un asesinato nos llevaba a ver el sufrimiento de diferentes personas involucradas directa o indirectamente en él; y ha vuelto a pasar en la segunda.

Lili Taylor y Connor Jessup en la segunda temporada de American Crime

Todo empieza en Indianapolis, cuando un adolescente de nombre Taylor Blaine (Connor Jessup) dice haber sido asaltado sexualmente en la fiesta del equipo de baloncesto de la escuela privada donde estudia becado, Leyland. Unas fotos que pasan de teléfono en teléfono por todo el colegio son el detonante y la madre del chico, Anne (Lili Taylor) empieza una lucha para que los culpables paguen por lo que le han hecho a su hijo.

No lo tendrá fácil, primero porque Taylor no quiere hablar del tema, segundo porque Leslie Graham (Felicity Huffman), la directora de Leyland, quiere manipular la historia para que el colegio no salga mal parado, y tercero porque empiezan a aparecer cosas online que le hacen un flaco favor.

Felicity Huffman y Timothy Hutton en la segunda temporada de American Crime

No solo cambia la vida de los Blaine, sino la de todos los implicados. Los miembros del equipo de baloncesto tienen los ojos sobre ellos, empezando por quien dio la fiesta, Kevin Lacroix (Trevor Jackson), cuyos padres saben que por ser de color pueden querer cargarle el muerto; y por Eric Tanner (Joey Pollari), segundo capitán del equipo de baloncesto a quien Taylor acaba acusando de violación. Hasta la del entrenador Dan Sullivan (Timothy Hutton), quien solo quiere lo mejor para sus chicos, cambia de repente.

De forma pausada, esta vez demasiado en ocasiones, nos narra esta temporada “American Crime, una entrega en la que los geniales recursos de la primera se repiten y en la que se vuelven a poner sobre la mesa temas delicados como la homofobia, el racismo y no solo de blancos a negros o el bullying; pero que también incide en el peligro de los móviles y del mal uso que se le puede dar a Internet, en cómo los culpables echan balones fuera y en la burocracia y la forma de resolver los problemas tanto en Leyland como en un colegio público con pocos fondos en las que las cosas no se hacen bien tampoco, y esa es precisamente la parte que se queda coja de la historia en mi opinión.

Trevor Jackson y Regina King en la segunda temporada de American Crime

Bien el reparto en su mayoría, destacando Lili Taylor, Connor Jessup, Felicity Huffman y Regina King, sin olvidar a Joey Pollari que episodio tras episodio creció en su interpretación.

Para terminar he de alabar dos cosas principalmente de la temporada. La primera, el magnífico episodio número ocho en las que la historia se mezcla con testimonios de víctimas directas e indirectas, ya sean un transexual, una lesbiana, la madre de un chico gay que se suicidó o profesores de Columbine, instituto donde hubo una matanza en 1999. La segunda es que “American Crime” nos deja de nuevo en esta segunda entrega con no una víctima sino con varias, algunas cayendo por su propio peso y sus injustificables decisiones; otras por el caso directamente porque ni siquiera al final se nos desvela lo que realmente ocurrió.

Cruzo los dedos para que ABC la renueve.

Fuller House: Apelando a la nostalgia de Padres Forzosos a Madres Forzosas

Protagonistas de Fuller House

Se había anunciado a bombo y platillo y llegó el día en el que Netflix estrenó de una tacada, como siempre para fomentar el llamado binge-watching (el atracón, vaya), los trece episodios de la primera entrega de “Fuller House”, “Madres Forzosas” en castellano, secuela de una serie familiar clásica de mediados de ls ochenta y principios de los noventa, “Padres Forzosos” (Full House).

Me quejo mucho últimamente de tanta secuela, precuela y remake pero, también tenía claro que iba a ver “Fuller House” y es que detrás de ella estaba el equipo de su predecesora y parte del reparto. De hecho D.J. Fuller (Candace Cameron Bure), antes Tanner, se queda viuda y durante un tiempo ella y sus tres hijos, Jackson (Michael Campion), Max (Elias Harger) y el bebé Tommy (Dashiell y Fox Messitt), viven en la casa de su padre Danny (Bob Saget). Pero Danny va a mudarse a Los Ángeles para presentar un morning show allí junto con Becky (Lori Loughlin), por lo que ella y Jesse (John Stamos) tampoco podrán ayudar a D.J. porque también se mudan. Mientras, Joey (Dave Coulier) trabaja haciendo un show en las Vegas y no para mucho por San Francisco.

Quitando la benjamina Tanner, toda la familia se reúne con llegada de Stephanie (Jodie Sweetin) de Europa, y de Kimmy Gibbler (Andrea Barber), que admite haber pasado más tiempo allí que en su propia casa, para despedir a Danny y Becky y a la casa donde se criaron pero al final Danny decide dejársela a D.J. y su hermana y mejor amiga deciden quedarse para ayudarla.

Cast de Fuller House

Claro que Kimmy está separada del argentino Fernando (Juan Pablo Di Pace) y se lleva con ella a su hija Ramona (Soni Bringas) que hace que la casa Tanner vuelva a tener situaciones como las vividas en los ochenta empezando porque Jackson son quiera que Ramona se quede con su habitación y tenga que compartir la de Max como ya hicieran a su misma edad, prácticamente, su madre y su tía.

En trece episodios vemos cómo se las apañan los miembros de la familia Fuller-Tanner-Gibbler y cómo de vez en cuando aparecen por allí el tío Jesse, la tía Becky, Joey o Danny, sin olvidar a Steve (Scott Weinger) quien sigue loco por D.J. con quien nunca ha perdido la amistad. Y, claro está, no faltan las referencias a “Padres Forzosos” incluso con vídeos de la misma, recuerdos varios y las frases típicas como el “corta el rollo” (cut it out), con signos incluidos, de Joey; el “qué grocero” (how rude) de Steph; el “por favor” (have mercy) de Jesse o uno que no recordaba y que solo puedo poner en inglés, “oh my Lanta”, dicho por D.J.

Piloto de Fuller House

“Fuller House” es una serie para ver con ojos ochenteros, e incluso noventeros, porque apela a la nostalgia de lo que fue “Padres Forzosos”, con muchos guiños a ella, como digo, y con unos personajes que conocimos durante años. Por eso es un ejercicio fácil verla desde el cariño, si no se quedaría en una serie terriblemente obsoleta estancada en una época en la que las series familiares estaban entre lo más visto y valorado. La televisión ha evolucionado tanto que incluso este tipo de series tiene que ofrecer más y “Fuller House” no lo hace pero, yo no se lo puedo echar en cara ¡soy una nostálgica!

Gracias Netflix, por hacerla posible y por darle una segunda entrega a pesar de todas s críticas negativas que ha tenido. A mí me ganaron desde ese genial piloto.

Buena primera entrega de Code Black

Poster de Code Black

Hace una semana finalizó CBS en Estados Unidos la emisión de la primera temporada de “Code Black”, una serie médica coral protagonizada por, entre otros, la oscarizada Marcia Gay Harden. Creada por Michael Seitzman, la acción se desarrolla en el hospital Angels Memorial de Los Ángeles, donde al año se supera con creces el número de códigos negros, que es cuando la sala de urgencias se colapsa y los efectivos escasean.

Los internos quieren demostrar que tienen lo que hay que tener para desarrollar su profesión no solo a ellos mismos, sino a sus superiores empezando por Leanne Rorish (Marcia Gay Harden), a la que se conoce como “Daddy” en el lugar, quien tiene a Jesse (Luis Guzmán), alias “Mama”, el jefe de enfermeros como su mano derecha. También tienen que rendir cuentas hacia Neal Hudson (Raza Jaffrey), que es el segundo doctor con más protagonismo del plantel.

Las historias médicas de esta primera temporada me han parecido interesantes, más que las personales, algunas de las cuales bastante metidas con calzador, que no han sido para echar cohetes porque, sinceramente, médicos liados los unos con los otros ya tenemos en otras series. Sí que “Code Black” no se basa tanto en esas vidas privadas aunque sí que en vez de tirar por la vía amorosa, no le pongo pegas a la historia que desde el primer episodio se veía venir, podría habernos dado a conocer más de sus protagonistas, no solo las pequeñas pinceladas que ha dejado.

Promo de la primera temporada de Code Black

Quiero saber más de los personajes, que están bastante bien, pero no me han dado la oportunidad de ello y eso, como digo, me ha faltado. Sí que me ha parecido buena idea lo de presentarnos a nuevos personajes de repente, en especial a dos: a la jefa de urgencias Gina Perello (Christina Vidal) y al hermano de Angus Leighton (Harry Ford), Mike (Tommy Dewey).

Eso sí, algo que no me ha gustado nada ha sido lo que sucede a final con Gina, un personaje muy chulo, para mí, al que podrían haber sacado más partido en vez de hacer lo que hacen con él.

Pero, a pesar de la pegas que puedo poner, las virtudes de “Code Black”, para mí, las superan y me ha gustado la temporada. Lo cierto es que los guiones, a pesar de sus cosas trilladas en diferentes ámbitos, no han estado mal y el reparto h cumplido con creces en sus respectivos papeles.

A ver si la renuevan y no se queda solamente en dieciocho episodios, que aún no hay noticias.

Dramática segunda temporada de “Eres lo Peor”

Promo de la segunda temporada de You're the WorstDos episodios pendientes de “Eres lo Peor” (You’re The Worst) por ver tenía desde hacía semanas, los dos últimos de la segunda entrega, y ya he saldado la cuenta. La serie de FX que en España emite TNT se aleja bastante de la comedia para centrarse más en el drama, especialmente de la mano de su protagonista femenina. Gretchen (Aya Cash) ya demostró en la primera temporada su carácter autodestructivo pero en pequeñas dosis. A pesar de que su relación con Jimmy (Chris Geere) vaya viento en popa, la chica acaba con una depresión de caballo que en un principio se guarda para ella sola, aunque todos los que se preocupan por ella se dan cuenta de que algo le sucede. Su misión en la vida pasa por mirar al horizonte sin importar lo que suceda a su alrededor porque no siente nada de nada, y si eso implica alejar a todo el mundo, mejor que mejor.

Será una prueba de fuego en su relación con Jimmy pero, creo que ambos descubrieron hace tiempo que su plan inicial se fue al traste y que se necesitan más de lo que nunca hubieran pensado.

Por su parte, Lindsay (Kether Donohue) no tiene tan fácil disfrutar de su recién estrenada soltería y aunque intente animar a Gretchen, ella también tiene su parte de sufrimiento. El que se aleja algo de su vida es Edgar (Desmin Borges) que descubre el mundo de la improvisación y en él a una chica que le gusta y que tal vez le acabe haciendo sentar la cabeza y despegarse de Jimmy de una vez por todas por el bien de ambos.

Decía que esta segunda temporada de “Eres lo Peor” ha sido más dramática que su predecesora, pero momentos cómicos algunos han habido, en especial los dejados en el episodio de la visita de la familia de Jimmy o los del episodio dedicado al Sunday Funday, algo ya clásico en la vida de esta serie.

La verdad es que se disfruta, en parte por esos protagonistas tan poco habituales y las situaciones en las que acaban casi siempre. La tercera temporada llegará este mismo año aunque aún no ay fecha confirmada.

America in Primetime: Cuatro documentales con un nexo en común, los personajes de televisión

Promo de America in Primetime

Pendiente desde hacía hace mucho tenía “America in Primetime”, serie de cuatro documentales emitida en Estados Unidos a finales de 2011 y principios de 2012 en el canal PBS. Más que una serie sobre la televisión estadounidense en horario de máxima audiencia, los episodios de “America in Primetime” tienen como nexo común los personajes de televisión. Cada entrega está dedicada a un tipo empezando por la mujer independiente y siguiendo por el hombre de la casa, los inadaptados sociales y los defensores.

No hay ninguna voz en off que nos explique nada, son actores, directores y guionistas quienes narran su experiencia propia o su opinión acerca de lo tratado. Así, en uno o varios episodios salen desde Roseanne Barr a Alan Alda pasando por Bryan Cranston, Alec Baldwin, Gillian Anderson, Julia Louis-Dreyfus, Andre Braugher, Mary Tyler Moore, Dick van Dike, Felicity Huffman, Michael Kenneth Williams, Diablo Cody, Ron Howard, Edi Falco, Hugh Laurie, David Lynch, James L. Brooks, Shawn Ryan o David Chase.

Entre las series de las que se habla aparecen clásicas como “I Love Lucy”, “The Mary Tyler Moore Show”, “Leave it to Beaver” o “Mash”, noventeras como “Roseanne” y más modernas como “Breaking Bad”, “The Wire”, “The Good Wife”, “Los Soprano” (The Sopranos), “Homicidio” (Homicide: Life in the Streets) o “The Shield”.

Mi episodio favorito de “America in Primetime” es el primero, una clase magistral del cambio en el papel de la mujer en televisión a lo largo de los años. Como serie documental, gustando el mundo de la televisión, está bastante bien.