Las cancelaciones y las renovaciones de cara a la temporada 2017-2018 de la televisión estadounidense

Poca emoción de cara a los upfronts de mayo, esa época en la que las cadenas estadounidenses presentan sus nuevas series y anuncian cuáles han sido renovadas y quienes no seguirán en parrilla. Poca emoción, digo, porque hay series que llevan meses renovadas y antes de la semana de upfronts ya se han ido anunciando casi todas. Algunas, como el futuro de “Code Black” se han hecho de rogar y alguna tras ser cancelada ha vuelto a ver la luz, caso de “Timeless”

Sin más dilación aquí están lo que las principales cadenas han decidido renovar y cargarse:

logo-abc

Renovaciones:

-American Housewife

-Anatomía de Grey (Grey’s Anatomy): Tras una temporada de baja calidad aunque con un puñados de episodios de esos para recordar, la longeva serie de Shonda Rhimes sigue para una temporada catorce, sin Jerrika Hinton.

-Black-ish

-Designated Survivor: La serie de Kiefer Sutherland ha convencido y volverá con su segunda entrega.

-Érase una Vez (Once Upon a Time): Se les va gran parte del reparto y le van a dar una vuelta de tuerca a la historia pero la serie tendrá séptima temporada.

-Fresh Off The Boat

-The Goldbergs

-How to Get Away With Murder

-Marvel’s Agents of Shield

-The Middle

-Modern Family: Renovada por dos años lo que le asegura una décima entrega.

-Scandal: La séptima será la última temporada de esta serie que ya debería haber teminado hace tiempo.

-Speechless

Cancelaciones:

-American Crime: Una gran serie con una tercera temporada que no cumplió como debía y que se va por la puerta pequeña.

-The Catch: Sorpresa el año pasado al ser renovada pero no ha pasado el corte de la segunda entrega. Mireille Enos merece una buena serie.

-Conviction: Temporada única ha tenido.

-Dr. Ken

-Imaginary Mary: Otra de las nuevas que no ha durado mucho.

-Last Man Standing: La serie de Tim Allen y Nancy Travis dice adiós tras seis años.

-Mistresses.

-Notorious: Una única temporada también para ella.

-The Real O’Neals

-Secret and Lies

-Time After Time: Cinco episodios le bastaron a la cadena para retirarla. No es el récord de este año.

 

Logo de la CBS

Renovaciones:

-The Big Bang Theory: Estaba renovada por dos temporadas más y ahora por otras dos hasta la doce.

-Blue Bloods: A la octava temporada, al menos, llegarán.

-Bull: Se ha ganado una segunda temporada.

-Code Black: La renovación que más se ha hecho esperar y que más ganas tenía de que volviera a la parrilla. Esta serie no se merecía menos.

-Elementary: Estaban en dudas con ellas ya que han esperado prácticamente a la semana de los upfronts para su renovación.

-Hawai 5-0 (Hawaii Five-O)

-Life in Pieces: Este año no han tardado tanto en renovarla como el anterior. 

-MacGyver

-Madam Secretary: Los altibajos de la temporada pasada se han encadenado en esta pero sigue teniendo episodios muy interesantes y un reparto genial.

-Man With a Plan

-Mentes Criminales (Criminal Minds): Temporada mala, no sé si seguiré con ella después de retomarla, pero creo que la decimotercera ya es demasiado y que deberían haber cortado. Desgastada está desde hace tiempo y no le han sacado mucho partido a Prentiss como jefa.

-Mom: No había dudas y se ganó una renovación temprana.

-Navy (NCIS): Directa a la temporada número quince.

-NCIS: Los Angeles

-NCIS: New Orleans

-Scorpion

-Superior Donuts

Cancelaciones:

-2 Broke Girls (Dos Chicas Sin Blanca): “Esta serie ya no tiene sentido” dije el año pasado. CBS ha pensado lo mismo y se la ha cargado.

-American Gothic

-BrainDead

-Doubt: Katherine Heigl batiendo récords de audiencia… ah no, que a los dos episodios la retiraron (de hecho en España han emitido más que en Estados Unidos).

-The Great Indoors: Una temporada y nada más.

-The Odd Couple.

-Pure Genius: Una temporada y se marcha.

-Training Day: No iba muy bien en audiencia pero la repentina muerte de Bill Paxton acabó con toda posibilidad de renovación. Una temporada ha durado también.

 

Logo de la NBC

Renovaciones:

-The Blacklist

-Blindspot

-Chicago Fire

-Chicago Med

-Chicago PD

-The Good Place: El spin off de “The Good Wife” se ha ganado una segunda temporada.

-Great News

-Ley y Orden: UVE (Law & Order: SVU): Empata a temporadas con la serie original al llegar a las diecinueve.

-Shades of Blue

-Superstore

-Taken

-Timeless: Salvada tras su cancelación.

-This is Us

Canceladas:

-Aquarius

-The Blacklist: Redemption: El spin off de “The Blacklist” no ha cuajado y tras una temporada, desaparece de la parrilla.

-Emerald City: Una temporada y nada más.

-Grimm: La sexta ha sido la última temporada.

-Powerless: Otra que se queda en temporada única.

Logo de Fox

Renovaciones:

 

-Arma Letal (Lethal Weapon)

-Brooklyn Nine-Nine

-Empire

-The Exorcist: No creo que muchos dieran ni un duro por su renovación pero volverá.

-Gotham

-The Last Man on Earth: ¡Bien!

-Los Simpson (The Simpsons)

-Lucifer

-The Mick

-New Girl: Alegría inmensa porque, tras esa finale con sabor a despedida creo que todos los seguidores de la serie nos quedamos con ganas de más. Tendremos ocho episodios más antes de su adiós.

-Padre de Familia (Family Guy)

-Star

Cancelaciones:

-APB: Una temporada y cancelada.

-Bones: Ya se anunció que la doce sería su última temporada.

-Making History

-Pitch: Una temporada de pocos episodios ha tenido.

-Rosewood

-Scream Queens: Bastante sorpresa fue su renovación tras su primer año. Este aún ha convencido menos.

-Sleepy Hollow: Tras cuatro entregas, adiós.

-Son of Zorn

Logo CW

Renovaciones:

-The 100

-Arrow

-Crazy Ex-Girldfriend

-DC’S Legends of Tomorrow

-The Flash

-iZombie

-Jane the Virgin

-Supergirl

-The Originals

-Sobrenatural (Supernatural)

-Riverdale

Cancelaciones:

-Crónicas Vampíricas (The Vampire Diaries): Ocho temporadas ha tenido al final.

-Frequency: Tras una temporada, se cancela.

-No Tomorrow: Otra de temporada única.

-Reign

Batiburrillo crítico en la tercera temporada de American Crime

Promo de la tercera temporada de American Crime

Una pena. Tras dos muy buenas temporadas de una calidad que muchas series con mucha más audiencia quisieran para ellas, la tercera temporada de “American Crime”, y más que probable última, no ha estado para nada a la altura. La premisa con la que se inició el pasado doce de marzo la entrega prometía, una trama interesante en la que un padre, Luis Salazar (Benito Martínez), dispuesto a encontrar a su hijo desaparecido hace el mismo trayecto que realizó este desde México, para acabar en la misma granja donde el chico estaba trabajando y recabar información sobre el posible paradero del muchacho, siendo testigo del maltrato de los propios capataces, mexicanos también, las deplorables condiciones de higiene del lugar y la dejadez de los dueños y su falta de escrúpulos ante las vejaciones, violaciones y muertes accidentales o no que se suceden en ella.

Ahí entra Jeanette Hesby (Felicity Huffman), ama de casa suspicaz con su familia política a raíz de enterarse de lo que sucede, quienes dirigen la granja junto a su marido, que decide que no puede aguantar más mentiras y quiere romper con su vida, la única que conoce desde hace mucho tiempo y lo que le produce el sustento para vivir, ya que también se da cuenta de que no tiene absolutamente nada y que en el estado donde vive la libertad de una mujer casada está limitada por su marido.

Lili taylor y Timothy Hutton en la tercera temporada de American Crime

Ese argumento ya hubiese bastado para los ocho episodios de la temporada (parece que en un principio iba a tener diez así que la recortaron), Pero no, John Ridley tenía que liar la historia introduciendo más protagonistas para hacer su denuncia, supuestamente a cómo está la servidumbre del siglo XXI, en especial la mano de obra inmigrante. Así de repente aparece la historia del matrimonio Coates,  Clair (Lili Taylor) y Nick (Timothy Hutton), en la que ella contrata a una chica de Haití llamada Gabrielle Durand (Mickaëlle X. Bizet) para que cuide de su hijo y le enseñe francés, y es que la mujer no sabe inglés.

Una decisión que Nick no entiende, nada raro teniendo en cuenta que lo pintan como si su hijo le importase nada y con un resentimiento hacia su mujer al decidir ser madre y dejar de trabajar en su empresa. Resentimiento mutuo, por otra parte, porque Clair no entiende el rechazo de Nick hacia su hijo. Claro que eso se queda en nada teniendo en cuenta que Gabrielle empieza bien en la casa pero en poco tiempo sufre extrañas lesiones que Clair afirma que se hace ella misma, pero hay gato encerrado porque la actitud de la jefa se vuelve más y más despótica.

Regina King en la tercera temporada de American Crime

La tercera historia es la de Kimara Walters (Regina King), una asistente social especializada en ayudar a menores, principalmente que se prostituyen y son esclavos de sus chulos. Ciertamente no es que pegue casi nada con las otras dos, a excepción de ser otro tipo de servidumbre que muestra a personas en peligro.

Cada tema por separado hubiese dado para una temporada y así, esta tercera entrega de “American Crime” hubiese estado más acertada porque episodio tras episodio, quitando los dos primeros, me ha dejado sensación de batiburrillo, de querer abarcar mucho y quedarse en poco. Porque es cuando al final se dice “estamos aquí reunidos para asegurarnos de que se haga justicia”, criticar a la justicia así no creo que haya sido muy efectivo, la verdad. Aunque, al final hay que darse cuenta de que las víctimas siguen sin voz ni justicia porque a pocos importan.

Lástima porque su calidad es excepcional pero no ha sabido estar a la altura de las temporadas predecesoras. Si no hubiese sido por ellas y por el buen trabajo, una vez más, de un reparto donde también han repetido Richard Cabral y Connor Jessup (para ser bastante mal utilizados todo sea dicho) y aparecido en papeles secundarios Sandra Oh, Janel Moloney, Cherry Jones, Ana Mulvoy Ten o Tim Dekay, tal vez la hubiese dejado. Reparto donde esta vez han brillado más Regina King y Felicity Huffman.

Felicity Huffman en la tercera temporada de American Crime

Si ABC decide cancelarla, y todo indica que así será, “American Crime” se marchará dejando un mal sabor de boca a pesar de dos temporadas muy buenas. Una pena, insisto.

Feud: Bette and Joan, dos divas y una industria

Poster de Feud: Bette and Joan

1962. El director Robert Aldrich (Alfred Molina) se dispone a empezar el rodaje de una película de terror para la Warner Brothers, largometraje en el que el presidente de los estudios, el todopoderoso Jack Warner (Stanley Tucci) no cree. Claro que dos estrellas, Bette Davis (Susan Sarandon) y Joan Crawford (Jessica Lange) se embarcan en el proyecto y el resto es historia: una enemistad para toda la vida y un éxito elevado casi a película de culto después.

Davis y Crawford estaban en horas bajas después de una larga trayectoria profesional con mucho reconocimiento, además. Bette contaba con cincuenta y cuatro años y Joan tenía cuatro más, cincuenta y ocho, y ya estaban de vuelta de todo, aunque ambas tenían el mismo deseo, poder seguir trabajando.

Así dio pistoletazo de salida el rodaje de “¿Qué fue de Baby Jane?” (What Ever Happened to Baby Jane?), que lejos de ser un camino de rosas, ambas actrices lo pusieron muy difícil para que pudiera salir a flote. Pullas continuas, exigencias varias y tejemanejes por la espalda hicieron de “Baby Jane” carne para los tabloides.

Susan Sarandon y Jessica Lange en Feud: Bette and Joan

Esta es la premia de la serie de Ryan Murphy para FX, pero “Feud” no se centra solamente en el mencionado rodaje, es más, este se ventila bastante rápido centrándose en algunos de los problemas de ambas actrices durante el mismo. La serie de ocho episodios se aleja también de esa enemistad ofreciéndonos una imagen mucho más amplia.

Se muestra el funcionamiento de la industria en aquella época (hoy en día las actrices siguen luchando como les pasara a Bette y Joan así que mucho no ha cambiado y ya es triste decirlo) primariamente a través de la figura de Jack Warner al que se pinta como un hombre con bastante pocos escrúpulos a la hora de hacer y deshacer a su antojo y de tratar a la gente que trabajaba para él.

También somos partícipes de lo que suponía un rodaje a principios de los años sesenta y lo que debían los actores por contrato hacer antes y después en lo que a promoción del filme se refiere. Y no hay que olvidar las noticias cinéfilas de la época en la que Hedda Hopper (Judy Davis) era la reina junto a alguien que se menciona pero no sale en la serie, Louella Parsons, otras de las que se podría hacer otra temporada de “Feud”.

Jackie Hoffman y Jessica Lange en Feud: Bette and Joan
Pero, principalmente, de lo que más se habla es de las protagonistas, especialmente de Joan cuya historia ocupa más minutos que la de Bette. De ambas por separado se podía hacer una serie, aunque por algún motivo Ryan Murphy decidió que viviéramos más de la vida de Joan que de la de Bette.

En este punto es cuando tengo que decir que de Joan Crawford poco sabía, de Bette más tras leer hace nada la fantástica biografía “Amarga Victoria” (Dark Victory) escrita por Ed Sikov y publicada a finales de la primera década de este siglo. Gracias a este libro he llenado huecos fácilmente de la historia de Bette que se nos cuenta, que se queda muy corta en lo que a su personalidad, mala leche y problemas se refiere.

Pero volviendo a “Feud”, Joan Crawford ocupa muchos minutos como decía y, ciertamente, creo que sale bastante más mal parada que su enemiga Bette Davis. Bueno, lo de enemiga entre comillas ciertamente, porque la serie consigue ser una historia paralela cuando ambas no están juntas en pantalla, y en ocho horas prácticamente, mucho no lo están.

Alfred Molina y Susan Sarandon en Feud: Bette and Joan
De hecho, antes incluso de llegar al final de la serie es inevitable pensar que es verdaderamente una pena que en vez de apoyarse, Davis y Crawford se enemistaran porque podrían haber sido muy buenas amigas dadas sus vidas y su lucha para seguir en el séptimo arte, a pesar de que tal vez deberían haberse sabido retirar a tiempo, sobre todo en el caso de Joan.

“Feud” es de lo mejor que se ha podido ver en este 2017 y de lo mejor del año. Murphy se está centrando en las llamadas antologías y desde luego que sabe lo que se hace, ya que ahora nos ha dado una historia estupenda de cinefilia absoluta sobre la actriz más grande habida y por haber, Davis, y alguien que tuvo un éxito arrollador que hasta actuó cuando el cine aún era mudo y se ganó el respeto de mucho, Crawford.

Kathy Bates y catherine Zeta-Jones en Feud: Bette and Joan
No diría que hay un duelo interpretativo entre Sarandon y Lange, aunque ambas se complementan muy bien en las escenas en las que están juntas. Sarandon tiene ojos a lo Bette, eso es algo que se ha dicho desde hace tiempo y siempre ha sido muy buena actriz. A Lange la he visto trabajar mucho menos pero creo que “Feud” ha hecho que se luzca. Cierto es que Susan trata de imitar a Bette, no creo que lo consiga siempre, y no sé si Jessica imita realmente a Joan o simplemente se mete en el personaje y lo hace suyo, pero creo que esa diferencia de minutos en las interpretaciones de ambas y que la historia de Joan en la serie sea mejor que la de Bette hacen que Lange supere a Sarandon. Es más, el último episodio es prácticamente suyo y es en el que más sentimiento se pone, tanto que la tristeza se apoderó de mis ojos en un momento dado.

Pero no solo ellas se lucen. Aquí hay un verdadero descubrimiento para mí en la figura de Jackie Hoffman quien interpreta a la criada de Joan, Mamacita (curiosidad: la Mamacita original, una mujer alemana con nueve hijos que estuvo varios años con Joan, se apellidaba Hoffman de soltera), que se luce en todas y cada una de sus apariciones, que son muchas, ya sea por su lenguaje corporal o su forma de decir las cosas.

Fotograma de Feud: Bette and Joan

Muy bien, como  no, Alfred Molina y Stanley Tucci, y aunque salen poco, es un gusto ver a Kathy Bates y Catherine Zeta-Jones haciendo de las actrices Joan Blondell y Olivia de Havilland, respectivamente. No hay que olvidar a Judy Davis que es una perfecta Hedda Hopper ni a Alison Wright dando vida al único personaje creado para la historia, Pauline Jameson, nada que ver con la actriz que actuaba en la época del mismo nombre, sino que se hizo como homenaje a todas esas mujeres que trabajaban en la industria y que tenían ideas y sueños pero que tenían que limitarse a trabajar a la sombra de los directores y guonistas como secretarias o asistentes, caso este último de Pauline.

Está muy bien “Feud”, sí que hay cosas que quedan mal explicadas si no se sabe quién era Hedda Hopper o algo más de Bette de lo que se muestra. Muy recomendable y con unos títulos de crédito maravillosos.

Bette Davis y Joan Crawford en el rodaje de ¿Qué fue de Baby Jane?

Big Little Lies: Un asesinato, muchos secretos

Poster de Big Little Lies

Alguien muere en la fiesta para recaudar fondos de un colegio de primaria. La policía empieza a interrogar a los posibles testigos, los asistentes al evento, y varios nombres salen a la luz, en especial los de cinco mujeres, aunque se hable más de tres de ellas.

Jane Chapman (Shailene Woodley) es una joven madre soltera que se muda a Monterrey, California, lugar donde no parece encajar dado la cantidad de matrimonios exitosos con casas enormes que hay y de que, a pesar de sus 30.000 habitantes, es una comunidad bastante cerrada (como la pintan, vaya). En el primer día de colegio de su hijo Ziggy (Iain Armitage), conoce a otra madre, Madeline Mackenzie (Reese Witherspoon) con la que entablará amistad al instante y será su mejor defensora, en especial cuando a su hijo Ziggy le acuse otra niña, la hija de Renata Klein (Laura Dern), una de las más poderosas del lugar, de haberla intentado estrangular. Jane tiene un secreto, algo que le ha vuelto a hacer huir.

Shailene Woodley, Reese Witherspoon y Nicole Kidman en Big Little Lies

Madeline, madre de dos hijas y casa en segundas nupcias con el bueno de Ed (Adam Scott), es ama de casa pero trabaja como voluntaria unas horas a la semana en el teatro de la comunidad. Su hija adolescente está más unida a Bonnie (Zoë Kravitz) la mujer de su padre, el exmarido de Maddie, Nathan (James Tupper), y su hija pequeña Chloe (Darby Camp) es la madurez personificada para sus seis añitos. Si su madre se hace amiga al instante de Jane, ella hace lo propio con Ziggy.

La última de las mujeres en cuestión es la mejor amiga de Madeline, Celeste Wright (Nicole Kidman), otrora abogada de éxito que dejó todo por su marido Perry (Alexander Skarsgard) y que es madre de dos gemelos también de seis años que van a la misma clase que los hijos de Jane, Maddie, Renata y Bonnie.

Los hechos se narran en flashbacks mientras los asistentes a la fiesta hablan de estas mujeres, de sus maridos, hijos y de las relaciones entre todos ellos. Unos flashbacks que nos muestran que hay mucho más detrás de cada una de ellas, en especial de Madeline, Celeste y Jane, que son más las protagonistas de la historia. Así descubrimos pronto que el matrimonio de Celeste no es tan idílico como puede parecer y que se avergüenza de lo que le pasa, que Madeline tiene un secreto que le produce un enorme peso pero que no quiere herir a nadie además de sufrir por el paso del tiempo sobre todo en lo que a la maternidad se refiere, y que algo le sucedió a Jane que la dejó marcada de por vida pero que le dio lo mejor de ella.

Alexander Skarsgard y Nicole Kidman en Big Little Lies

Siete episodios tiene “Big Little Lies”, serie de HBO basada en el libro del mismo título de la escritora australiana Liane Moriarty desarrollada y escrita por David E. Kelley y dirigida por Jean-Marc Vallée, historia tan bien tejida donde los pequeños detalles cuentan para el desenlace y desarrollo de la trama. Un argumento lleno de mentiras, rencillas y envidias (y más cosas que no quiero spoilear) que no nos dice hasta el mismísimo final quién es la víctima y qué sucedió para que acabara muerta. Un final de aplaudir, verdaderamente.

Aunque algún episodio tiene alguna parte sobrante, la verdad es que si se entra en la historia resultan bastante interesantes. La serie está muy bien escrita y cuenta con un reparto muy bien escogido. Creo que quien más se luce es Reese Witherspoon y que Laura Dern roba escenas cada vez que aparece. Los niños Iain Armitage y Darby Camp son adorables y sus personajes muy avispados para su edad.

Laura Dern en Big Little Lies

Otra de las virtudes es la banda sonora, que acompaña a muchas escenas con o sin diálogos. Y la fotografía es muy resultona, además de esas casas que aparecen.

Está bien “Big Little Lies”, una miniserie recomendable sin duda alguna, que seguro optará a muchos premios.

Broadchurch cierra su andadura de forma dura, como siempre ha sido

Reparto de la tercera temporada de Broadchurch

El lunes finalizó en el Reino Unido la emisión de “Broadchurch”, no solo de su tercera temporada estrenada siete semanas antes, sino de la serie creada por Chris Chibnall. Todo empezó en 2013 con el cadáver del niño Danny Latimer en la playa de la localidad donde se desarrollan los acontecimientos, caso que siguió en la segunda temporada dos años después con el duro juicio para encarcelar al culpable y cuyos últimos resquicios se han visto en este 2017 en la vida del otrora matrimonio feliz Latimer, formado por Beth (Jodie Whittaker) y Mark (Andrew Buchan).

Esta tercera y última entrega ha llevado a Alec Hardy (David Tennant) y Ellie Miller (Olivia Colman) a investigar la violación de una mujer de la localidad, Trish Winterman (Julie Hesmondhalgh) en la fiesta de cumpleaños de su amiga Cath Atwood (Sarah Parish). Con todos los hombres que acudieron como sospechosos, los dos investigadores van acotando la lista de sospechosos hasta centrarse en un puñado de hombres que estaban o no invitados al evento.

Sarah Parish y Julie Hesmondhalgh en la tercera temporada de Broachurch

El espectador, de nuevo, ha podido jugar a intentar adivinar quién pudo cometer tal acto y bueno, lo cierto es que personalmente no me sorprendió demasiado el duro desenlace porque era una de las posibilidades que había pensado a cuenta de una línea argumental que no tenía mucho que ver con lo principal.

Dura ha sido “Broadchurch” desde el principio, mostrando el dolor de manera cruda, primero con el caso Latimer durante dos temporadas y lo que ha coleteado del mismo en esta tercera como decía al principio, y finalmente con toda la historia de Trish, su sufrimiento y una explicación de lo acontecido totalmente impactante y espeluznante.

Andrw Buchan y Jodie Whittaker en la tercera temporada de Broadchurch
No ha sido la mejor de las tres temporadas, cierto es, aunque sí ha sido toda una demostración de poderío y denuncia tanto en lo que a las violaciones se refiere como a la pornografía y al peligro de la tecnología en menor medida, pero sí ha sido una buena temporada con fantásticas interpretaciones una vez más de la pareja protagonista, así como de quienes ya demostraron en las otras temporadas de lo que eran capaces, caso de Jodie Whittaker y andrew Buchan, fabulosos siempre, sin olvidar a Carolyn Pickles dando viada a la aguerrida periodista Maggie Radcliffe; y, por supuesto, de Julie Hesmondhalgh.

Olivia Colman y David Tennant en la última escena de Broadchurch

Se nos ha ido “Broadchurch”, una serie realmente buena, interesante y sin altibajos que tocó techo en la segunda temporada, para mí la mejor de las tres sin lugar a dudas. Se la echará de menos, así como a los inspectores Hardy y Miller, protagonistas de la última escena, como no podía ser de otra manera, unos minutos de conversación fenomenales en los que no faltó el anorak naranja de Ellie, como se puede ver en la imagen superior.

New Girl se marca una buena sexta temporada, tal vez la del cierre definitivo

Promo del 6x11 de New Girl

Hace dos semanas que “New Girl” finiquitó su sexta temporada en Estados Unidos y aún no hay noticias de si FOX la renovará o no. Hace un año casi dije que la sexta tendría que ser la última entrega de la serie para que no estiren el chicle más de lo necesario pero ahora tengo sentimientos encontrados porque la sexta temporada de la serie ha sido buena, teniendo episodios muy disfrutables pero sobre todo la vuelta de Nick (Jake Johnson) a ser el que era, de Winston (Lamorne Morris) a no ser prescindible y de Jess (Zooey Deschanel) a no ser tan cargante.

La verdad es que a diferencia de lo que aportó en la anterior entrega, el personaje de Reagan (Megan Fox) se ha quedado en poco, más teniendo en cuenta que Nick y Jess se han acercado más, que para eso están hechos el uno para el otro aunque no lo quisieran/supieran admitir. Lástima el poco uso de Ally (Nasim Pedrad), que ha tenido casi todas sus escenas con Winston integrándose en el grupo en la recta final de temporada.

Nasim pedrad y lamorne Morris en la sexta temporada de New Girl

Pero la pareja por excelencia de “New Girl” es la que debería tener un spin off, Schmidt (Max Greenfield) y Cece (Hannah Simone) que son adorables. Y después de lo que les sucede al final de esta entrega, de verdad que me gustaría saber cómo se las apañan en su próxima aventura (hasta ahí se puede decir para no spoilear nada).

Así que ahora me daría pena, verdaderamente, de que “New Girl” llegase a su fin porque a pesar de sus altibajos, especialmente desde su tercera entrega, siempre ha sabido remontar el vuelo gracias en gran medida a que sus personajes son de los buenos y quieres seguir viendo lo que les sucede, y a que, siempre lo diré, los episodios en los que el grupo es el protagonista son los mejores siempre de la serie.

Max Greenfield y hannah Simone en la sexta temporada de New Girl

Si “Five Stars For Beezus” ha sido el último episodio de “New Girl” habrá sido una finale muy satisfactoria, no solo de temporada sino para la serie, pero si FOX le da un año más creo que más de uno y de una nos llevaremos un alegrón para ver cómo los guionistas siguen las tramas abiertas en dicho episodio. Crucemos los dedos.

La misma calidad de siempre en la sexta temporada de Llama a la Comadrona

Especial Navideño de la sexta temporada de Llama a la ComadronaHace una semana finalizó su emisión en el Reino Unido la sexta temporada de la fantástica  “Llama a la Comadrona” (Call the Midwife), serie cuya entrega arrancó con el ya típico especial navideño que llevó a buena parte del reparto a Sudáfrica para grabar el que ha sido uno de los mejores episodios de toda la serie.

Fue un pistoletazo de salida por todo lo alto que nos sacó de la londinense zona de Poplar, donde se sitúa la acción siempre, para mostrarnos la realidad de otras embarazadas y la importante tarea de quienes las ayudaban, así como sus costumbres y los problemas acarreados tanto por ellas como por otros factores. El episodio también sirvió para que conociéramos a alguien a quien ojalá podamos ver alguna vez más, la doctora Myra Fitzsimmonds, a quien interpretó de manera sobresaliente la actriz irlandesa Sinéad Cusack.

Charlotte Ritchie y Jack Ashton en la sexta temporada de Llama a la Comadrona

Durante la temporada regular, especial navideño aparte, la Nonnatus ha tenido mucho movimiento, ya que alguna cara nueva ha pasado por allí, y otras han estado desaparecidas buena parte de la entrega, algo que ha sido para bien, la verdad, ya que hay historias que se desgastan antes que otras y la ausencia de determinados personajes hace un gran favor a otros.

Así, se ha vuelto a incidir en el trauma de la hermana Mary Cynthia (Bryony Hannah) con lo que ello ha conllevado, ver los terribles tratamientos que tan a la ligera se utilizaban en psiquiátricos que parecían auténticas cárceles; también se ha retomado la historia de la talidomida, problema que nunca debe olvidarse por los efectos que tuvo; y también se han mostrado los métodos anticonceptivos y los malos tratos.

Linda Bassett y Victoria Yeates en la sexta temporada de Llama a la Comadrona

Los años sesenta están instalados en la serie y con ellos se han visto mejoras en el trabajo de las comadronas así como en la vida de los habitantes de Poplar. Los sigue habiendo pobres, sí, pero sus condiciones son algo mejores de lo que se mostraba al empezar la serie. Los casos clínicos de la semana han sido bastante emotivos, como de costumbre.

La vida personal de las protagonistas también ha tenido cabida, como siempre, y si esta temporada ha demostrado algo eso ha sido que Trixie (Helen George), quién me lo iba a decir al principio, se ha acabado convirtiendo en el mejor de todos los personajes con permiso de uno de los grandes fichajes de la serie que llegó en la cuarta entrega, la enfermera Phyllis Crane, un gran personaje gracias a cómo está escrito y a la maravillosa labor de quien le da vida, Linda Bassett. Pero también, que esta serie tiene a una de las grandes parejas de la pequeña pantalla, a quienes nadie, absolutamente nadie, gana en lo que a ser adorables se refiere: el doctor Patrick Turner (Stephen McGann)y Shelagh (Laura Main). Ellos han protagonizado gran parte de la temporada con su historia matrimonial.

Stephen McGann y Laura Main en la sexta temporada de Llama a la Comadrona

Calidad siempre y emotividad también en “Llama a la Comadrona” que volverá en Navidad con otro especial y en enero de 2018 con otra temporada aunque, ni corta ni perezosa, BBC la renovó el pasado mes para tres años más, por lo que, afortunadamente, la serie de Heidi Thomas la tendremos para rato.