Eastwick y Gran Reserva

El miércoles estaba zapeando antes de que empezase “Glee en Fox y paré en Cosmopolitan al ver que estaban dando “Eastwick”. Ya la habían estrenado una semanaantes y se me había pasado por completo, aunque sabía que era una serie con malas críticas y ya cancelada. Ví unos veinte minutos y… no me extraña que la cancelasen porque la verdad el segundo episodio no era muy disfrutable que digamos. Una no puede evitar acordarse de esa entretenida película llamada “Las Brujas de Eastwick” (The Witches of Eastwick) con un reparto tan bueno como Cher, Susan Sarandon, Jack Nicholson y Michelle Pfeiffer y, aunque las comparaciones son odiosas, si hacen una serie basada en una película que a su vez se ha basado en un libro del que incluso han sacado segunda parte, al menos deberían inentar hacer algo mejor. El capítulo por lo menos sirvió para ver un poco a Cybill Shepperd.

¿Te puedes hacer una idea en cinco minutos de si una serie te gustará o no? Sí, al menos en mi caso ya que mi instinto no suele fallarme. Cinco minutos fui capaz de ver de la nueva serie de La 1 “Gran Reserva”, esa a la que ya han comparado con “Falcon Crest” porque es sobre unas bodegas. ¿Pero no era “Herederos” un “Falcon Crest” a la española también? En esos cinco minutos hubo sexo, sexo y más sexo, y un recurso a los “Caso Abierto” en el que el personaje de Paula Echevarría se veía a ella misma y a su padre en las bodegas con un color de imagen diferente. ¿Es normal que una mujer le cuente a su cuñado lo preocupada que está, tiemble de miedo y/o preocupación y de repente se avalance encima de su cuñado y se enrollen? Eso me lleva a pensar que temblaba de otra cosa.

Más de cuatro millones vieron el estreno que se puede calificar de exitoso pero ¿comparar un clásico de la televisión como “Falcon Crest” con un producto nuevo? Así somos.

Anuncios

Estreno de Cougar Town en Cosmopolitan

El lunes Cosmopolitan estrenó “Cougar Town” comedia de la ABC protagonizada por Courteney Cox, que se ha quitado el Arquette del apellido (no me digáis por qué), y producida por ella misma y su marido David Arquette.

La serie nos presenta a Jules Cobb (Cox) una cuarentona recién divorciada que vive con su hijo Travis (Dan Byrd, visto en la tercera temporada de “Héroes – Heroes”) y que decide salir de marcha con su amiga Laurie (Busy Phillips). Van a un bar, conoce a un chico joven y al final Laurie se lo deja a la puerta de casa, y sí, se enrollan, claro. Ahí Jules se convierte en una chica cougar, es lo que da pie a lo que se verá en los demás capítulos. ¿Qué es una chica cougar? Pues una mujer de cierta edad que se enrolla con jovencitos.

Su mejor amiga, Ellie Torres (Christa Miller) vive junto a su marido Andy (Ian Gómez, que salió en “Felicity”), en frente de la casa de Jules y otro vecino es Grayson Ellis (Josh Hopkins que fue novio de Lilly Rush en “Caso Abierto” – Cold Case), con el que parece que Jules podría tener algo, porque vista una serie de este tipo, vistas casi todas.

La serie dura veinte minutos y los dos primeros capítulos no me entusiasmaron demasiado. En veinte minutos Courteney Cox apenas dejó de hablar, lo que se me hizo bastante cargante. La historia no es muy original y el vecindario parece más falso que cuando Jessica Fletcher iba en coche en “Se Ha Escrito un Crimen” (Murder She Wrote). Lo que más me gustó fue la pareja formada por Christa Miller y Ian Gómez y las conversaciones de ella con Courteney Cox por teléfono. No me aburrí pero como que no la seguiré hasta que emitan el capítulo con Lisa Kudrow y salga Sheryl Crow, y es que la reina del rock ha firmado por unos cuantos capítulos en la serie de su buena amiga Courteney.

Cougar Town y Eastwick en Cosmopolitan

Courteney Cox en Cougar Town

El canal de cable Cosmopolitan ha anunciado que durante el invierno estrenará varias series entre las que destacan “Eastwick” y “Cougar Town”. La primera está basada en el libro y la película que protagonizaron en el año 1987 Cher, Susan Sarandon, Michelle Pfeifer y Jack Nicholson en la que tres descubren que tienen poderes cuando el que ellas creen el hombre de sus vidas aparece en la ciudad en la que viven. La serie la protagonizan Rebeca Romijn (ex-mujer de John Stamos), Jaime Ray Newman y Lindsay Price.

La otra serie, “Cougar Town” ha significado la vuelta de Courteney Cox a la pequeña pantalla tras el fracaso de “Dirt” (nada de extrañar teniendo en cuenta que la serie era muy aburrida). En ella ex-actriz de “Friends” vuelve a la comedia interpretando a una mujer divorciada que vuelve al mundo de las citas aunque no tendrá nada fácil encontrar a un hombre que le convenza. Dos propuestas que probablemente siga.

La Juez Amy

La Juez Amy

El canal Cosmopolitan puso punto y final el viernes a la serie “La Juez Amy” (“Judging Amy”) tras tres años de emisión con el último capítulo correspondiente a la sexta temporada.

Estrenada en septiembre de 1999 en Estados Unidos y emitida con éxito hasta 2005 ya que más de once millones de espectadores la seguían cada semana, la serie fue creada por la actriz Amy Brenneman que se basó en la vida de su madre como juez de familia. La serie contaba así como tras su divorcio Amy Gray se va de Nueva York con su hija Lauren (Karle Warren) para volver a casa de su madre Maxine (Tyne Daly) en Hartford, Connecticut. Allí convivirá con su hermano Vincent (Dan Futterman), un escritor sin mucho éxito. En su familia, aunque viven en otra casa, están también su hermano Peter (Marcus Giamatti) contable que se encarga de la empresa familiar tras la muerte del patriarca Gray, y su mujer Gillian (Jessica Tuck).

Amy acepta un empleo en el juzgado de menores de la ciudad, donde trabajará con Bruce Van Exel (Richard T. Jones) que no tardará demasiado en convertirse en su mejor amigo, y Donna Kozlowski, que acabará compartiendo piso con Vincent y, cuando este se va en la tercera temporada con el primo de los Gray, Kyle (Kevin Rahm). Aunque Vincent vuelve al hogar Gray en el último capítulo de la quinta temporada y Kyle se marcha.

La serie no narra sólo los problemas de Amy en el juzgado, sino también los de Maxine, una asistente social muy comprometida con su trabajo que no hace mucho caso a su jefe, también buen amigo, Sean Potter (Timothy Omundson). Los problemas familiares están a la orden del día en la serie, y las tres generaciones de mujeres que viven en la casa de Maxine acaban chocando una y otra vez.

Siempre me da pena cuando un buena serie se acaba y “La Juez Amy” lo es. Para mí es una de las mejores series familiares que se han hecho y no sólo por las historias que cuenta, tanto las familiares como las profesionales que dan mucho que pensar, sino por el elenco de actores que han pasado por ella. Por supuesto que destacan Amy Brenneman y Tyne Daly, pero tanto los secundarios como muchos de los actores invitados o personajes recurrentes también han dejado su huella.

El último capítulo tuvo de todo. Emotividad porque empezó con un funeral ya que la pandillera Graciela Reyes (Tara Correa-McMullen) a la que Amy ayudó fue asesinada en el correcional de donde iba a conseguir salir (casualidad, la actriz murió pocos meses después de acabar la serie a los 16 años cuando un pandillero disparó contra un grupo de personas) y porque Amy decide renunciar. Escenas clásicas porque los Gray celebran una cena familiar y hay una fuerte discusión entre Maxine y Amy y romanticismo porque Ignacio Mesina (Cheech Marin) le pide finalmente a Maxine que se case con él, a pesar de los altibajos de su relación.

Un buen final para una gran serie.