Comedias: Últimas temporadas de Mom, Life in Pieces, Angie Tribeca y Kimmy Schmidt

Pensaba que había escrito sobre mis comedias de cabecera cuyas cuarta y segunda temporada finalizaron en CBS a finales de mayo. Son, respectivamente, “Mom” y “Life in Pieces”. Así que aprovecho a comentar sus temporadas y las de otras dos comedias que sigo en cuanto aparecen, prácticamente, como son “Angie Tribeca” y “Unbreakable Kimmy Schmidt”.

Temporada 4 de Mom

Mom

Sigue en plena forma tras cuatro años de problemas, soluciones, reuniones de alcohólicos anónimos y esa relación de amor-reproches entre las protagonistas Christy (Anna Faris) y Bonnie (Allison Janney). Los primeros episodios muy centrados en Bonnie y su novio Adam (William Fichtner) no hicieron que la entrega se iniciara muy bien pero enseguida “Mom” recuperó su buen ritmo de siempre y dejó de lado un poco a Adam y desterró casi al completo a los hijos de Bonnie y su exmarido, que tras las dos primeras temporadas ya perdieron la práctica totalidad del piso que tenían.

“Mom” son Bonnie y Christy y las secundarias de lujo como Marjorie (Mimi Kennedy), Jill (Jaime Pressly) y Wendy (Beth Hall). Adam ha sido un buen añadido a la historia y de vez en cuando aparecen otros personajes ya conocidos como el abogado Steve (Don McManus), al que siempre es genial ver, y otros episódicos.

La quinta temporada, tras el encuentro de Bonnie con un familiar al que no conocía, promete. Además puedes seguir explorando las tramas de Jill o de Marjorie, por ejemplo, siempre interesantes. El tira y afloja de Christy y su madre puede seguir dando risas, sonrisas y entretenimiento muchos años porque, en el fondo, cada temporada los responsables de “Mom” añaden cosas para no estancarse

Temporada 2 de Life in Pieces

Life in Pieces

Este año no han tardado tanto, afortunadamente, en anunciart la renovación de la genial “Life in Pieces”. Me han seguido entreteniendo mucho estas cuatro historias cortas semanales sobre los Short y su mundo, algunas de las cuales han sido realmente hilarantes. Aunque normalmente son historias individuales, han habido episodios en los que las historias estaban conectadas entre sí, algo que ayuda al desarrollo de personajes y las relaciones entre ellos. El final de temporada, por ejemplo, ha sido un muy buen ejemplo de ello, aunque nos han dejado en cliffhanhger hasta noviembre, que si no me equivoco, es cuando la serie estrenará su tercera temporada.

Sí que tengo que reprochar una cosa a esta temporada de “Life in Pieces” y es lo poco que ha salido la adorable Sophia (Giselle Eisenberg). Aunque tal vez haya quedado compensado con todas las escenas robadas por quien hace de su padre Tim, Dan Bakkedahl, todo un descubrimiento de actor cómico.

Tercera temporada de Angie Tribeca

Angie Tribeca

Seguramente ninguna temporada de “Angie Tribeca” superará a la de su presentación. Sigue sin engañar, en una serie absurda con parodias del género policial que siempre acaba resultando ridícula y que a veces puede llegar a rozar la verguenza ajena. Pero entretiene mucho y sus episodios parecen durar un pestañeo de lo rápido que se pasan.

En esta entrega Angie (Rashida Jones) y compañía de han enfrentado a un asesino en serie en varios de los episodios, por lo que ha tenido bastante de seriada en vez de episódica.

Los cameos también han seguido y a lo largo de los diez episodios se ha podido ver, entre otros, a Mary McCormack, repitiendo su personaje de la segunda temporada, Chris Pine, Natalie Portman y a Alfred Molina, que supongo que por su trabajo en “Feud” no haya podido aparecer más que en unos tres episodios brevemente.

No es una maravilla, pero “Angie Tribeca” entretiene y una vez al año su consumo se agradece. A ver si la renuevan.

Promo tercera temporada Unbreakable Kimmy Schmidt

Unbreakable Kimmy Schmidt

Normalmente esta serie tendría un post escrito con mucho entusiasmo para ella sola, como acostumbro a hacer pero lo cierto es que la tercera temporada de “Unbreakable Kimmy Schmidt” no ha estado a la altura de sus predecesoras. De hecho, a veces (nunca pensé que diría esto) Kimmy (Ellie Kemper) me ha resultado hasta cansina y es que si un personaje ha brillado para mí esta temporada, esa ha sido Lillian (Carol Kane).

Kimmy ha tenido momentos buenos, claro, también Titus (Titus Burgess) y, como no, Jacqueline (Jane Krakowski) pero los episodios no me han parecido tan redondos, ni de lejos, como sus predecesores.

Ya la temporada pasada empezó titubeante hasta que resurgió a los pocos episodios, pero en esta le ha costado hasta llegar al ecuador de la entrega donde sí que han habido episodios mejores y la voz de Kimmy dejó de retumbarme en los oídos. Apariciones estelares a parte de la citada Laura Dern, las de Josh Charles, Ray Liotta, Tina Fey, Jon Hamm y la hilarante Maya Rudolph, además de viejos conocidos de “30 Rock” como Judah Friedlander, Scott Adsit, John Lutz y Chris Parnell.

Hay algo necesario, más flashbacks del búnker y que vuelva Laura Dern porque el despliegue cómico y dramático que hizo en un momento en el episodio en el que salió fue espectacular, y que Tina Fey escriba más episodios por favor.

A ver si la cuarta entrega llena más.

Anuncios

Cambios en la segunda temporada de Angie Tribeca, pero no en su estupidez

Poster de la segunda temporada de Angie Tribeca

Tener doble ración el mismo año de “Angie Tribeca” es un lujo. Ahora nos estamos acostumbrando a esas series de plataformas online que tienen menos episodios que las de los canales de cable o generalistas y que tardan un año en regresar. Pero TBS estrenó la serie creada por Steve Carell y su mujer Nacy Walls Carell del tirón en enero, y entre junio y agosto emitió su segunda temporada. Yo fui recolectando los episodios para maratonearla porque, seamos sinceros, ponerse con “Angie Tribeca” es no poder parar. El elemento de enganche es muy potente.

La segunda temporada no es como la primera. La dosis de parodia está, porque de eso trata esta serie, de parodiar a las series policiales; y no falta el surrealismo ni la estupidez, porque de eso también hay mucho. Tras el cliffhanger de la primera entrega y lo que pasa con la protagonista Angie Tribeca (Rashida Jones), la segunda entrega nos adelanta un año y nos presenta a una Angie mucho más oscura porque el pasado viene a visitarla, literalmente.

Promo del episodio 2x04 de Angie Tribeca

Su relación con Jay Geils (Hayes MacArthur) está en otro punto por los acontecimientos y eso acaba que haya un triángulo amoroso de lo más idiota entre ambos y la forense especialista en todo Monica Scholls (Andrée Vermeulen). Geils acaba casi trabajando más con DJ Tanner (Deon Cole) que con la propia Angie, porque esta tras encontrar a su camino a la agente del FBI Diane Duran (Heather Graham), descubre Mayhem Global, una organización malvada que está detrás de varios de los casos episódicos que se ven en esta temporada de “Angie Tribeca”.

Un hombre muerto en un parque al que muchos llevan a pasear a sus perros que no iba con un can, un cocinero de sushi asesinado con un arpón, una web de infieles hackeada, ancianos muertos tras caer por las escaleras o un miembro de una boy band asesinado son algunos de los casos que investigan Tribeca, Geils y Tanner a las órdenes de su teniente Pritikin “Chet” Atkins (Jere Burns).

Pero una de las novedades de la temporada es que hay una trama prácticamente desde el principio a la que se recurre, la de Mayhem Global, algo que me recordó a “Person of Interest” pero es que en esta entrega de “Angie Tribeca” hay referencias a “La Red Social” (The Social Network), “Star Trek”, “La Jungla de Cristal” (Die Hard), “Los Vigilantes de la Playa” (Baywatch) o “Desafío Total” (Total Recall).

Deon Cole en la segunda temporada de Angie Tribeca

¿Y actores invitados? Además de la citada Heather Graham o James Franco que ya salió en la primera entrega, aparecen Mary McCormack (haciendo una vez más de agente de la ley), Maya Rudolph, Noah Wyle, Eriq La Salle, Kevin Pollak, Saul Rubinek, Joey McIntyre, Jon Hamm, Busy Philipps, David Walton, Danny Pudi, Matt Malloy, Nancy Walls Carell o Daniel Stern. Hasta aparece en el genial gag final de la season finale la madre de Rashida Jones, Peggy Lipton que es actriz.

Se ha echado de menos que el roba escenas pastor alemán, el agente David Hoffman apareciera más, así como que le saquen más partido al doctor Edelweiss (Alfred Molina). Pero, aunque tal vez en sus primeros episodios no me haya reído tanto, con la segunda parte de esta entrega de diez capítulos sí que lo he hecho. Aunque, muchas de las cosas humorísticas de “Angie Tribeca” no ocurren en primer plano, sino que forman parte del ambiente de la escena ya sean piernas sin depilar, una clave mal introducida, un nombre que aparezca en pantalla o que dos personajes vayan por un bosque y se vean desde leprechauns a asesinos en serie persiguiendo a varias personas cuchillo en mano.

Fotograma de la finale de la segunda temporada de Angie Tribeca

“Angie Tribeca” es estúpida pero qué buena estupidez para hacer reír al personal. El año que viene habrá una tercera entrega que, por supuesto, espero con ganas.

Altibajos en la cuarta temporada de Scandal

Fotograma de la cuarta temporada de Scandal

Algunos spoilers hay en esta entrada, así que si no has visto aún la cuarta temporada de la serie, ojo con lo que lees.

“Scandal” en su cuarta temporada ha sido algo menos rocambolesca que en su entrega anterior, y digo algo menos porque esta vez Olivia Pope (Kerry Washington) y Asociados han tenido más tramas episódicas a las que hacer frente, como ese genial e hilarante segundo episodio “The State of the Union” (El Estado de la Unión) en parte gracias al buen guión y al interés de la historia pero principalmente por ese matrimonio de armas tomar formado por dos personajes interpretados por Mary McCormack y Josh Randall.

También han habido episodios muy críticos como ese, de tema más que candente y actual, en el que un joven negro es disparado por los policías y muere, mientras su padre con una silla y un arma en la mano vela porque no se mueva el cuerpo y se demuestre que su hijo era inocente y fue asesinado; o el de el trato que se da a las mujeres por parte de sus compañeros masculinos en la Marina, en este caso, como sucede en el episodio vigésimo primero, y penúltimo, de la temporada “A Few Good Women” (Unas Pocas Buenas Mujeres).

Darby Stanchfield y Jeff Perry en la cuarta temporada de Scandal

Cambios han habido en la temporada como el nuevo trabajo de Abby (Darby Stanchfield) en la Casa Blanca, el fichaje de Elizabeth North (Portia de Rossi) que se mueve como pez en el agua por el mismo lugar, o el distanciamiento de Olivia y Fitz (Tony Goldwyn), que afortunadamente ha hecho que la temporada no se repita como en las anteriores en lo que a esa parte de la trama se refiere.

Hemos visto a Mellie (Bellamy Young) sufrir por la muerte de su hijo y convertirse en la “Smelly Mellie” (Olorosa Mellie) por descuidarse; a Cyrus (Jeff Perry) en una trama que le afectó mucho por lo que se pudo ver otra cara del mismo, la débil; o a Olivia tratando por todos los medios de alejarse de su padre Eli Pope (Joe Morton).

Kerry Washington y Joe Morton en la cuarta temporada de Scandal

Pero claro, altibajos los ha habido como ese secuestro de Olivia, del que ya hablé,  tan rocambolesco en su idea como en su ejecución; las continuas traiciones de unos y otros, que la mano de Eli/Rowan Pope esté en casi todo pero, aún más, que Cyrus Beene sea tan sumamente malo que resulte al final peor que el anterior y que hayan conseguido al final que Huck (Guillermo Díaz) sea una caricatura en toda regla.

Ahora, un ejemplo de hacer mal las cosas. Rowan Pope contrata a un asesino que le lía con su hija y este en vez de matar a su objetivo, Jake (Scott Foley), fácilmente como podría haber hecho, le clava un cuchillo en varias partes del cuerpo y le da por muerto en vez de ir a la yugular directo. Luego, Olivia le quiere ayudar y acaban ambos en la misma sala donde Jake casi vuelve a morir pero como asesino, el chico nuevo deja mucho que desear. ¿Y eral del B613? Hasta Quinn (Katie Lowes) ha aprendido a hacer las cosas mejor.

Tony Goldwyn y Bellamy Young en la cuarta temporada de Scandal

Claro que, en el fondo, por rocambolesca que sea, por pereza que a veces me de ponerme a verla, “Scandal” es tan batiburrillo de traiciones y de malas personas haciendo cosas malas que engancha. Ahora, a ver que nos depara la quinta entrega, que creo que debería ser la última para que no estiren el chicle hasta la extenuación, ya que con Mellie y Cyrus fuera de la Casa Blanca y Olivia dentro con Fitz, se puede liar muy mucho. Por cierto, gran fichaje el de Artemis Pebdani para hacer de Susan Ross, a ver si le sacan más partido y qué irónico el final (de momento) de Eli Pope.

Comedias made in 2013: Mom, Welcome to the Family, The Millers y Sean Saves the World

Esta temporada televisiva se han estrenado varias comedias. No es nada nuevo, cada años los canales estadounidenses dejan huecos para nuevos productos de humor con o sin risas enlatadas. No he visto todas pero sí cuatro de ellas:

Allison Janney y Anna Faris en la primera temporada de Mom

Mom:

Tres episodios le ha valido a la CBS para darle la temporada entera a “Mom”, serie creada por Chuck Lorre,  Gemma Baker y Eddie Gorodetsky que tiene como protagonistas a Anna Faris y a la gran Allison Janney. En realidad Faris es la protagonista principal, da vida a Christy una alcohólica que no tuvo una infancia fácil por las adicciones de su madre Bonnie (Janney) y acabó cayendo en el pozo y repitiendo los errores de su progenitora con la que no se leva demasiado bien.

Lo cierto es que los guiones tienen puntos muy divertidos y saben sacar la sonrisa a pesar de las cosas dramáticas que narran. La relación Bonnie-Christy es uno de los puntos fuertes pero también la de Christy con sus hijos. De momento a la trama del restaurante y de su lío con el jefe no le han sacado jugo.

El último episodio que han emitido, el quinto si mal no recuerdo, ha tenido la aparición estelar de la ganadora del Oscar Octavia Spencer y fue muy divertido.

Promo del piloto de Welcome to the Family

Welcome to the Family:

A diferencia de la anterior, la NBC no tuvo reparo alguno en retirar “Welcome to the Family” de su parrilla tras tres episodios emitidos. La serie narraba cómo dos familias, sobre todo los padres de cada una, estaban condenadas a entenderse después de que la hija de los Yoder se quedara embarazada del hijo de los Hernández.

Claro que si el señor Dan Yoder (Mike O’Malley) pensaba que más no le podía pasar, su mujer Caroline (Mary McCormack) se queda embarazada. Su vida cambia de un momento para otro teniendo que aguantar a quien no soporta, su consuegro Miguel (Ricardo Antonio Chavira).

El piloto no fue gran cosa pero el segundo episodio mejoró y el tercero me pareció muy divertido. Una pena porque a pesar de que hayamos visto cosas parecidas tanto en cine como en televisión, la serie tenía potencial.

Will Arnett y Margo Martindale en el piloto de The Millers

The Millers:

Otra de las nuevas comedias de la CBS y también con temporada completa. Es una comedia muy de libro, la verdad, pero Will Arnett me entusiasmó en la desaparecida (maldita NBC) “Up All Night” (Sin Pegar Ojo) y Margo Martindale tiene la comedia en sus venas. El punto fuerte de “The Millers” está en ellos dos porque a Beau Bridges no le sacan demasiado partido y los secundarios son bastante prescindibles normalmente.

Ese baile a lo “Dirty Dancing” del piloto realmente me dejó con ganas de más, aunque el segundo episodio no fue tan bueno.

Promo de Sean Saves the World

Sean Saves the World:

Si la anterior era de libro, esta de NBC no tiene un argumento para tirar cohetes. Padre divorciado cuya mujer le deja a su hija adolescente y tiene que aprender qué es eso de la paternidad a marchas forzadas y aguantar a su madre. Ah, y es gay.

Serie para el lucimiento absoluto de su protagonista Sean Hayes, encasillado hasta la médula y difícilmente aguantable en ocasiones, a mí me lo resulta. ¿Qué aporta la comedia? Básicamente nada y la presencia de Megan Hilty hace que eche de menos “Smash” porque en “Sean Saves the World” no se pone a cantar, no procede. Me falta por ver el episodio de esta semana pero la abandonaré.

Quinta, y última, temporada de Al Descubierto

Aviso de spoilers.

Ay la nostalgia… Así voy a escribir estas líneas y es que la señora nostalgia siempre aparece cuando una serie que se va nos gusta. Afortunadamente, siempre tendremos los DVD’s (gracias Internet).

Tras cinco temporadas “Al Descubierto” (In Plain Sight) terminó para siempre en mayo en USA Network, AXN no tardó mucho en estrenarla y hace dos jueves emitió el octavo y último episodio de la temporada y de la serie. Al menos USA Network les avisó de que esta sería la última y los responsables de la serie han podido cerrar las tramas.

Así, Mary Shannon (Mary McCormack) fue madre (en el último episodio de la cuarta temporada se puso de parto), y decidió quedarse con la pequeña Nora. Su hermana Brandi (Nichole Hiltz), que había huido de su propia boda, sabemos que se va a vivir con su hermanastro a Florida y como entra en una espiral de autodestrucción, la madre de las criaturas, Jinx (Lesley Ann Warren) deja a su hija mayor sola con su bebé para ir a ayudar a su hija pequeña.

Aunque, Mary no está sola porque Mark (Bryan Callen), el padre de la cría se muda a Albuquerque para ayudar a criarla y cuando Jinx se va pide ayuda a su madre Joanna (Mimi Kennedy), que era la directora del instituto de Nueva Jersey donde estudiaba Mary y es que Mark y ella se conocían de allí.

Pero, aunque al principio pudiera parecer que la temporada se iba a centrar en los problemas de Mary para compaginar trabajo y maternidad, más teniendo en cuenta el muy buen segundo episodio titulado “Cuatro Masrshals y un Bebé” (4 Marshals and a Baby) donde la pequeña Nora es cuidada hasta por la persona más insospechada; la segunda mitad de la temporada está marcada por el regreso de James Wiley Shannon (Stephen Lang) quien abandonó a su familia dejando a Mary, que era una cría de unos siete años, al cargo de su hermana pequeña y su madre alcohólica.

James huyó para que a su familia no le pasara nada pero Mary le detiene, claro que el hombre es muy listo y escapa, pero su hija lo es más y le da caza, acabando muerto en un tiroteo cuando se pone entre la trayectoria de la bala y Mary. Así, los daddy issues de nuestra protagonista acaban de una manera agridulce, su padre se iba a morir de todas todas a causa de un cáncer terminal y lo hizo evitando que a ella le pasara nada, y los mummy-sister issues también cuando Jinx y Brandi vuelven a Albuquerque, Brandi embarazada de un bebé que piensa quedarse y al que criará con ayuda de su madre y de su hermana que también, claro, ayudarán con Nora.

La oficina de Protección de Testigos casi cierra pero Stan McQueen (Paul Ben-Victor) acaba con un puesto en Washington y evita su cierre. También consigue una novia, Lia (Tia Carrera), a la que conoce en clase de baile y con la que baila el tango (Tia Carrere y el tango unidos para siempre); y Marshall (Frederick Weller)… Le pide a Abigail (Rachel Boston) que se case con él y ella, como no, acepta, pero esta le dice que tenga una charla con Mary y, ese es uno de los momentos más agridulces de la finale, cuando Mary libera a Marshall. Sabes que seguirán siendo amigos, pero Marshall no estará siempre disponible cuando ella le necesite. Algo que realmente no es malo para ninguno de los dos.

De ahí que al final decida presentar en sociedad al tipo con el que se ha estado viendo, Kenny (Josh Hopkins), un divorciado con un bebé al que conoce en el parque.

Sí, la finale fue agridulce. La pregunta estaba en el aire ¿se quedarán Mary y Marshall juntos? Los actores no querían que sus personajes acabaran así y lo cierto es que para que el final fuera más creíble la gran amistad que les une se tenía que quedar en eso.

Quitando un episodio que fue al peor, el resto de la temporada ha estado bien, el final me ha convencido aunque sí, la sensación ha sido agridulce.

Y no puedo terminar sin mencionar algunos de los mejores momentos de la temporada como lo hilarante que resultó ver a Marshall vestido de mujer imitando a una drag queen cantando el célebre “I will Survive” de Gloria Gaynor, las apariciones de Will McCormack como el agente del FBI Rober O’Conner y sus discusiones con Mary (Mary McCormack es su hermana en la vida real), la vuelta de Raph (Cristián de la Fuente) en un episodio o las siempre fantásticas narraciones con voz en off de Mary al principio y al final de los episodios.

Primera temporada de Murder One, eterna y aburrida

Creo que fue el mes pasado cuando ví una gran oferta en la Fnac. Cada temporada de “Murder One” costaba poco más de doce euros y pensé en comprarlas, pero antes decidí conseguir los episodios para hacerme una idea de cómo era la serie antes de lanzarme a comprarla y… acerté.

“Murder One” es una serie legal que fue creada por Steven Boccho (“Canción Triste de Hill Street – Hill Street Blues”, “Un Médico Precoz – Doogie Howser M.D.”, “Policías de Nueva York – NYPD Blue”), Charles H. Eglee y Channing Gibson, y emitida entre 1995 y 1997 (en España la pasaron por Telecinco). Cuenta el caso de Jessica Costello, una cría de quince años que fue violada y asesinada en el apartamento en el que vivía. El principal sospechoso del caso es Neil Avedon (Jason Gedrick) un actor de televisión famoso que mantenía una relación sentimental con la víctima y el personaje más llorón de la historia de la televisión.. Avedon contrata al reputado abogado Teddy Hoffman (Daniel Benzali) para que le defienda porque jura que es inocente.

Hoffman es el principal personaje de la serie pero conocemos a los abogados que trabajan para él, a destacar Justine Appleton (Mary McCormack), que en algunos episodios tienen casos propios, a su mujer Annie (Patricia Clarkson) y a su hija Sophie.

La lista de personas que participan en el juicio es muy extensa pero destacan Richard Cross (Stanley Tucci), amigo de Avedon que conocía a la víctima y es que acaba siendo su cuñado; el doctor Graham Lester (Stanley Camel) que trató a Neil; la exmujer de Cross; el policía que detuvo a Avedon, Arthur Polson (Dylan Baker), la hermana de Jessica, Julie (Bobbie Phillips); o la ayudante del fiscal Miriam Grasso (Barbara Bosson).

Veintitres episodios tiene la primera temporada y básicamente se centran en el caso Avedon, aunque hay en varios capítulos, como decía antes, que se ven casos que tienen los miembros del bufete de Teddy, casos totalmente de relleno, como la mitad de la serie.

Sí, la primera temporada de “Murder One” me ha aburrido, de ahí que haya pasado muchas partes hacia delante. Podrían haber contado todo el caso en la mitad de episodios, o incluso menos, yendo directos al grano. Pero en vez de eso, la alargaron. En su día fue novedoso eso de tratar un caso en una temporada completa, pero si no mantienes la tensión, si no hay giros en el argumento, es normal que una se canse.

Eso sí, hay alguna parte buena en “Murder One” y es que el personaje de Teddy Hoffman es muy buen, extraño que no estuviera en la segunda temporada; también ver por ahí a una veinteañera Mary McCormack demostrando sus dotes interpretativas; y a Barbara Bosson (esposa por aquel entonces de Boccho y mujer de Furilo en la ya mencionada “Canción Triste de Hill Street”) que tiene interesantes batallas ennlos juzgados con Teddy para demostrar que avedon es culpable. No me olvido de Stanley Tucci, perfecto en su papel.

No recomiendo la serie y no me extraña que solamente durara dos temporadas. Aburre y mucho por lo que ¡menos mal! que no hice caso a mi vena consumista.

Tercera temporada de Al Descubierto

El pasado jueves se emitió el último episodio dela tercera temporada de “Al Descubierto” en AXN. A diferencia de las season finale de la primera y de la segunda temporada, el final de la tercera entrega no acabó con un cliffhanger pero es que algo ha cambiado a lo largo de la temporada, la más floja de las tres que ha contado con algún capítulo interesante. No me he aburrido, ojo, pero el cambio ha sido bastante drástico.

La familia de la inspectora Mary Shannon (Mary McCormack) fue muy importante durante la primera y la segunda temporada. en esta tercera ha quedado muy relegada, tanto que a Jinx (Lesley Ann Warren), su madre, apenas la hemos visto y su hermana Brandi (Nichole Hiltz) estuvo desaparecida durante varios capítulos. Ese cambio se dio más o menos a mitad de temporada después de que ras estar prometidos, Mary y Raph (Cristián de la Fuente) rompieran su compromiso.

Ya no es que la familia de Mary no apareciera, a pesar de que a Brandy se la viera con su novio Peter (Joshua Malina) o con el nuevo hermano Shannon, una historia sin mucho sentido en realidad, pero es que la dinámica Mary-Marsall (Frederick Weller) quedó bastante rota ya que en vez de ir siempre los dos con los testigos, han pasado casi a tener un testigo cada uno, por lo que las grandes conversaciones entre ambos han ido desapareciendo.

La serie es buena, entretiene y los personajes son interesantes pero ¿por qué un cambio tan brusco? No era necesario. La presencia de Allison Janney se quedó en nada cuando podía haber dado mucho juego, y he echado de menos al nuevo personaje que apareció la temporada pasada, Eleanor (Holly Maples), que tenía muy buena química tanto con Stan (Paul Ben-Victor) como con Mary. Ahora, tengo ganas de ver la cuarta temporada, por supuesto, a ver si Mary se da cuenta de una vez de que su mejor amigo, el marshal Marshal Mann está coladito por ella.