Angie Tribeca, una amena, paródica y surrealista comedia policíaca

Hayes MacArthur y rashida Jones en la primera temporada de Angie Tribeca

Leí un artículo el pasado sábado en TV.com sobre por qué darse un atracón con la serie de TBS “Angie Tribeca”. En realidad lo leí muy por encima pero decidí que, teniendo tiempo, por qué no iba a darle una oportunidad a esta comedia creada por Steve Carell y su mujer Nancy Walls Carell que, al parecer parodiaba a las series policíacas.

No es que pensara darme ese atracón al que el artículo se refería, la verdad, pero no pude resistirme a hacerlo porque a pesar de lo ridícula que en ocasiones puede resultar, “Angie Tribeca” es una comedia amena, paródica y surrealista con la que se pasa un buen rato.

El nombre de la serie es el de su protagonista, a la que da vida de forma fantástica Rashida Jones. Angie es una dura detective de homicidios del Departamento de Policía de Los Ángeles a la que, cómo no, el primer día le endiñan un compañero al que no quiere tener porque ella se basta y se sobra para detener a quien haga el mal. Además, Angie, cómo no, tiene una historia no muy buena con sus compañeros policías que no voy a espoilear pero que la define como policía con trauma, para variar.

Reparto de Angie Tribeca

No tardará el detective Jay Geils (Hayes MacArthur) en ganarse a su compañera, y tampoco tardará la “tensión sexual no resuelta” en aparecer, como en todas esas series de chica-chico investigadores, prácticamente.

Los casos son de traca: desde un ventrílocuo muerto a una extorsión al alcalde, pasando por una serie de panaderos asesinados, el robo de un cuadro, el contrabando de hurones, el asesinato de pasajeros en la primera clase de un avión o unos ladrones de bancos cockney. Es más, la parodia no está en el tipo de casos, yo la encuentro más en esos lugares típicos a los que Tribeca y Geils van, en los que prácticamente todas las series con investigaciones nos han llevado alguna vez, léase un campo de golf, un banco, un avión, la cárcel o un museo. Si hasta en el último episodio hay un secuestro con bomba incluida y nos dejan en cliffhanger… Los guionistas de “Angie Tribeca” saben lo que hacen.

Todo ello no hace el humor de “Angie Tribeca”, sino que hay mucho más empezando por la presentación a los “CSI Miami” en la que alguien, normalmente el oficial Dave (Andreas Wigand), acaba gritando al estilo The Who y que también vomita episodio sí y episodio también porque los novatos siempre lo hacen; hay objetos que aparecen de repente porque sí y las bolsas que lleva Tribeca son dignas de Mary Poppins; y hay personajes que repiten frases sin razón aparente, claro que pensándolo bien en las series policíacas eso también pasa.

Hayes MacArthur, Rashida Jones y Alfred Molina en la primera temporada de Angie Tribeca

El surrealismo está en lo que dicen los personajes, con cara seria siempre que esto es una serie policíaca, pero también en lo que hacen, obviamente, porque muchas cosas de “Angie Tribeca” son de comedia física pura y dura, sobre todo por parte de Rashida Jones. Uno de sus puntos fuertes a la hora de parodiar son las persecuciones, alguna desmerece algo a las demás pero por lo general son muy divertidas.

¿Qué decir de los personajes? La protagonista se toma su trabajo muy en serio, no cambia de cara porque la situación no suele requerirlo y nunca coge vacaciones; Geils es más alegre que su compañera pero se le escapan las cosas más fácilmente ya que es ese personaje algo tontín que tiene que tener toda serie de este tipo que se precie. Después tenemos al jefe, el teniente Chet Atkins (Jere Burns) que normalmente habla a grito pelado sin tener motivo para ello haciendo que parezca que está echando una bronca continua a la persona con la que interactúe; al doctor Edelweiss (Alfred Molina), el jefe del laboratorio criminalístico que siempre aparece con algún tipo de discapacidad aunque no la tenga y que tiene unos equipos bastante raros para sacar pruebas, y a su ayudante la forense Monica Scholls (Andrée Vermeulen), que lo sabe todo aunque no esté dentro de su especialidad.

Deon Cole en Angie Tribeca

En la comisaría también están el detective DJ Tanner (Deon Cole) y su perro pastor alemán David Hoffman, un robaescenas en toda regla. Nótese los nombres de los últimos mencionados, a los que podemos añadir los del ventrílocuo Fisher Price, el bar donde se reúnen los ladrones llamado Robby McBanks o la compañía aérea Air Jordan.

Y acabo mencionando alguno de los cameos de la serie como los de Lisa Kudrow, Bill Murray, Danny Trejo, Gene Simmons, Adam Scott o James Franco.

Habrá más porque TBS la ha renovado para otra temporada, habrá que ver si al igual que hizo con esta hace dos semanas, también se animan a emitirla del tirón. Divertida, así es “Angie Tribeca”.

Fargo: Un asesino, un escurridizo sospechoso, capas de nieve y sangre, mucha sangre

Poster de la primera temporada de Fargo

Bemidji es un pueblo tranquilo de Minnesota en el que nunca pasa nada. El invierno azota con frío y capas de nieve en calles y carretera. Un ciudadano del lugar, Lester Nygaard (Martin Freeman), es sacado de quicio por su mujer, lo que parece algo habitual. Un coche se estampa a las afueras de la ciudad y la policía encuentra el cadáver congelado de un hombre en ropa interior.

Ese mismo día la tranquilidad acaba en Bemidji porque hay tres víctimas más, todas relacionadas con Lester: su mujer, un excompañero de clase que le hacía bullying y el jefe de policía, Vern (Shawn Doyle). Claro que sabemos quién es el culpable, el propio Lester que aunque no se manche las manos de sangre, literalmente, más que con su mujer, el responsable del cadáver congelado, un asesino profesional llamado Lorne Malvo (Billy Bob Thornton) es quien acaba con los otros dos.

Martin Freeman y Billy Bob Thornton en la primera temporada de Fargo

Aunque Bill Oswalt (Bob Odenkirk), el nuevo jefe de policía, no le deje investigar el caso Nygaard, la agente Molly Solverson (Allison Tolman) está convencida de que Lester no es una víctima, tanto por las afirmaciones de un testigo como por las pruebas que va recogiendo, sobre todo cuando acaba uniendo el caso del cadáver congelado con el de Lester. Quien creerá en sus instintos será otro policía, Gus Grimly (Colin Hanks), que se cruza con Malvo en Duluth, ciudad del mismo estado, y su padre  Lou (Keith Carradine), expolicía que regenta una cafetería.

Mientras Molly busca pruebas para demostrar que está en lo cierto, vemos la transformación de Lester y cómo se las gasta Lorne Malvo no solo matando, sino asustando a quienes le pagan por llegar al fondo de algún asunto o engañándoles con una astucia increíble. A Malvo le acaba buscando no solo Molly, sino también otros matones por la muerte del excompañero de clase de Lester, y hasta los federales.

Colin Hanks y Allison Tolman en la primera temporada de Fargo

“Fargo” toma del filme de  1994 de Joel y Ethan Coen muchos elementos, no solo el título sino los paisajes nevados que hacen que la fotografía de la serie sea fantástica, pero también la personalidad de varios personajes, aquí mucho más desarrollada por las casi diez horas de duración de la serie. También toma prestada, por así decirlo, la inclusión de la sangre porque esta “Fargo” es muy sangrienta, pero es que mucha gente acaba mal en ella.

Geniales los guiones aunque a veces tienen más palabrería de la necesaria, sobre todo en la trama de uno de los clientes de Malvo, Stavros Milos (Oliver Platt), trepidante la música aunque extraña para este tipo de serie y brillante el reparto, en especial Billy Bob Thornton con un personaje que deja huella, Martin Freeman mostrando a la perfección el cambio radical de Lester y Allison Tolman como la agente de policía con más luces de todos los que salen, porque se supone que esto fue un hecho real pero las fuerzas del orden quedan como unas ineptas por lo que no hacen.

Interesante y bien hecha. Voy por la segunda temporada, que acabó el pasado lunes mismo en la FX estadounidense, así que en breve la comentaré.

Primera temporada de Eres lo Peor

Aya Cash y Chris Geere en la primera temporada de Eres lo Peor (You're The Worst)

Por una recomendación empecé a ver “Eres lo Peor” (You’re The Worst), y también me animé porque Comedy Central iba a estrenarla en España. Hace seis semanas de eso y terminada está la primera entrega porque la serie de FX no tiene muchos episodios por temporada. La segunda tendrá trece y ya va por la mitad en Estados Unidos, y llegará a España en noviembre.

La serie es una comedia sobre las relaciones, amorosas principalmente, aunque las de amistad juegan un papel muy importante. La trama empieza cuando Jimmy (Chris Geere), un joven escritor británico que vive en California, conoce a Gretchen (Aya Cash), una relaciones públicas, en la boda de su exnovia, a la que solo va para cantarle las cuarenta. Ninguno quiere una relación seria y aún siendo conscientes que lo que tengan está abocado al fracaso, acaban en la cama.

Se podría decir que se convierten en follamigos, aunque la cosa no es tan fácil ya que pasan bastante tiempo juntos e incluso salen con otros amigos a pasarlo bien, principalmente con el compañero de casa de Jimmy, Edgar (Desmin Borges), y con la mejor amiga de Gretchen, Lindsay (Kether Donohue), que casualmente es la hermana de la ex de Jimmy.

Reparto de Eres lo Peor (You're The Worst)

En cada episodio Jimmy y Gretchen avanzan en su relación, pero les asusta en el fondo porque tal vez quieran dejar de ser esas personas tóxicas que se enorgullecen de ser y dar un paso más.

Tiene muy buenos momentos “Eres lo Peor”, principalmente por la interacción de sus personajes principales y por las cosas que les suceden. Los cuatro son imperfectos, mucho, pero resulta irónico que el más maduro sea Edgar a pesar de que sufre el síndrome de estrés postraumático tras haber estado en la guerra. Las relaciones amorosas, e incluso las de amistad o familiares, que se presentan son muy variopintas, tanto que a veces la relación tan peculiar de Jimmy y Gretchen parece hasta normal en comparación con la de Lindsay y su marido Paul (Allan McLeod), por ejemplo. Los guiones tienen chispa casi siempre y el reparto cumple. Recomendable para pasar veinte entretenidos minutos.

Scream Queens, mala con ganas

Promo de Scream Queens

Las series, al igual que el cine, son subjetivas. Lo que a alguien le puede gustar, a otra persona le puede parecer algo malo o viceversa, que para gustos los colores al fin y al cabo. Los tráilers están para mostrarnos lo que nos podemos encontrar en un largometraje o en una serie y tras los upfronts de mayo, los tráilers de las nuevas series made in USA están disponibles para que vayamos pensando qué podrá gustarnos y qué podemos descartar. Claro que hasta que no te pones con la serie en cuestión, no sabes realmente qué es lo que te vas a encontrar al 100%.

Yo no soy mucho de ver tráilers, me leo las sinópsis y el reparto y así suelo elegir qué series nuevas ponerme a ver. Luego ya actuará mi regla del cuarto episodio o no. Cuando hace unos meses decidí ver el avance de “Scream Queens” nueva serie de FOX creada por Ryan Murphy, Brad Falchuk y Ian Brennan, no me costó pensar que o bien podría ser un mierdón o resultar divertida.

Ya os digo que después de sufrir viendo los dos primeros episodios, que se estrenaron en Estados Unidos este mismo martes, ni regla del cuarto episodio ni nada, “Scream Queens” no merece mi atención porque logró sacarme de mis casillas con tanta estupidez, griterío histérico y personajes malos.

¿De qué va esta serie? En una universidad elitista, que solo hay que ver los edificios, una desagradable (aquí debería ir un insulto que omitiré) chica de nombre Chanel Oberlin (Emma Roberts) es la jefa suprema de la hermandad Kappa Kappa Tau, que esconde un secreto desde hace veinte años porque una de sus miembros murió tras dar a luz y sus compañeras tuvieron que deshacerse del cadáver.

Chanel tiene a tres secuaces llamadas Chanel #2 (Ariana Grande), Chanel #3 (Billie Lourd) y Chanel #5 (Abigail Breslin) que la siguen y le hacen caso a pesar de que las trate mal a cada momento. Pero por orden de la decana de la universidad, Cathy Munsch (Jamie Lee Curtis) deben aceptar a cualquier chica que quiera ser parte de la hermandad. Ahí es cuando las recién llegadas Grace Gardner (Skyler Samuels), Zayday Williams (Keke Palmer) o Hester Ulrich (Lea Michele) entran a formar parte de Kappa Kapa Tau para horror de las Chanel.

Total, que empiezan a haber asesinatos todos cometidos, excepto uno de los que se ve, por parte de alguien vestido de diablo. La prensa, por supuesto, acaba en la universidad informando sobre todo lo ocurrido.

Reparto de Scream Queens

En el fondo creo que “Scream Queens” es una serie que desborda parodia por todos los costados, quiero creer que nadie que esté detrás de semejante estupidez ha querido tomárselo muy en serio. Pero hay una fina línea entre la parodia burda y la inteligente y esta está en la primera categoría porque gracia no es que tenga. Los clichés están en todos lados, de hecho hay gracietas que se ven venir antes de tiempo y la mitad del reparto se hace inaguantable ya sea por su tontería o por los gritos emitidos.

De hecho, de todos los personajes que aparecen, que son bastantes, podría salvar a dos, la quien podría tener su propia serie, la guarda de seguridad Denise Hempville (Niece Nash) y la que actúa de abogada de las Kappa Gigi Caldwell (Nasim Pedrad). Ni siquiera Jamie Lee Curtis parece cómoda en el papel de decana, ni tiene mucho sentido la manía que le tiene a la hermandad dado lo que se ve en el segundo episodio.

¿Y cómo aguanté yo dos episodios? Admito que con el fast forward porque era superior a mí aguantar semejante chorrada. Nada, tachada de la lista sin otra oportunidad porque para mí no la merece. ¿De verdad que no podrían haber hecho algo más inteligente? ¿De verdad?

Hay que saber mezclar el humor con el “terror” (que si esto tiene terror dentro de tanta estupidez, que venga Freddy Krueger y acabe con todos), pero para que “Scream Queens” hubiera funcionado debería haber tenido humor y no dar terror por lo mala que es.

Si la habéis visto y la habéis disfrutado, enhorabuena. Yo, simplemente, no puedo. (Y que suenen Bryan Adams y Bon Jovi en esto…).

Gracias Netflix por Grace and Frankie

Lily Tomlin y Jane Fonda en la primera temporada de Grace and Frankie

Netflix está sobresaliendo con sus rescates de series y con las suyas propias. Una de las últimas que han estrenado ha sido “Grace and Frankie”, serie que llevaba tiempo esperando básicamente por su reparto encabezado por Lily Tomlin y Jane Fonda y con dos secundarios de lujo como son Martin Sheen y Sam Waterston.

Creada por Marta Kauffman, una de las responsable de “Friends”, y Howard J. Morris, la historia de “Grace y Frankie” arranca cuando dos matrimonios amigos, se reúnen en un restaurante para cenar. Los maridos, Robert (Martin Sheen) y Sol (Sam Waterston) tienen noticias para sus respectivas esposas, Grace (Jane Fonda) y Frankie (Lily Tomlin) pero nada que ella puedan imaginar. Y es que los dos hombres, abogados en el mismo bufete, llevan veinte años manteniendo una relación y es el momento de que sus mujeres sepan que van a abandonarlas para casarse el uno con el otro.

Sol y Robert acabarán viviendo juntos y Frankie y Grace forzosamente también, en la casa de la playa que los matrimonios compartían y a la que ni una ni otra están dispuestas a renunciar. La noticia no les sienta bien, claro, pero tendrán que aceptarla y aprender a vivir juntas. Porque, al principio Grace y Frankie no es que sean amigas, Frankie lo intenta pero Grace es dura de pelar y la ve como una persona extravagante que no va con su estilo más… clasista, por decirlo de alguna manera.

Martin Sheen y Sam Waterstone en la primera temporada de Grace and Frankie

Básicamente “Grace y Frankie” se centra en las dos protagonistas y en su manera de tirar hacia delante con su nueva vida, ya sea volcándose en el trabajo, tratando de enamorarse de nuevo o dándose cuenta, como es el caso de Frankie, que la relación con su ya exmarido nunca será la que era y que se tienen que acabar muchas cosas.

También se ven algunos problemas que surgen entre Sol y Robert y cómo lidian con ellos porque, su carácter, al igual que el de sus exesposas, también chocan bastante. Y, los hijos de los matrimonios tienen también buena parte de protagonismo. Por un lado están las hijas de Grace y Robert, Brianna (June Diane Raphael) y Mallory (Brooklyn Decker), y por otro los hijos de Frankie y Sol, con los peculiares nombres de Coyote (Ethan Embry) y Nwabudike (Baron Vaughn), Buddy para los amigos. En realidad los cuatro son como hermanos, aunque Coyote tuvo una historia con Mallory que trata de evitarlo por todos los medios.

Brooklyn Decker, June Diane aphael y Ethan Embry en la temporada 1 de Grace and Frankie

Trece episodios han formado la primera entrega de la serie y no ha habido uno malo, es más, los ha habido realmente buenos. “Grace and Frankie” se podría denominar tragicomedia porque el planteamiento no es nada agradable para sus protagonistas y se tratan algunos temas importantes como las adicciones, pero tiene más de comedia con un humor bastante irónico a veces y sarcástico otras, que logra la sonrisa y la risa.

Por mencionar algunos de los episodios que más me han gustado estarían el primero, llamado “The End” donde todo arranca; “The Funeral”, donde Grace se da cuenta de que no trata a Frankie como debería; “The Earthquake”; “The Elevator” que es un flashback para profundizar más en la historia previa o “The Bachelor Party” donde se critican prejuicios y aparece un “toro” mecánico más que peculiar.

Baron Vaughn en la primera temporada de Grace and Frankie

Fantástico el reparto al completo donde la química sobresale por todos los lados, ya sea en las escenas entre esas dos buenas amigas en la vida real como son Lily Tomlin y Jane Fonda, en las de Sam Waterston y Martin Sheen o en las de quienes hacen de hijos, o entre estos con los anteriormente mencionados. Y, además de esas ocho personas a las que ya he citado, hay que mencionar algunos cameos o apariciones más episódicas como las de Craig T. Nelson, Timothy V. Murphy, Ernie Hudson, Corbin Bernsen, Mary Kay Place, Nicholas D’Agosto o Joe Morton.

Muy recomendable “Grace and Frankie” una serie sobre las segundas oportunidades en la vida, porque cuando se cierra una etapa siempre se abre otra ¿o no? Y hablando de segunda, el año que viene habrá otra temporada. ¡Gracias Netflix!

Grace & Frankie temporada 1

American Crime: Crimen, culpables, mentiras

Promo de la primera temporada de American Crime

Aún no he hablado de las cancelaciones y las renovaciones para la temporada que viene, pero en breve llegarán mis comentarios al respecto. De las segundas una que ha habido por sorpresa diría yo ha sido la de “American Crime”, serie de midseason estrenada por ABC hace tres meses.

Creada por John Ridley, ganador de numerosos premios incluido el Oscar por la adaptación del guión de “12 Años de Esclavitud” (Twelve Years a Slave), “American Crime” no es una serie policíaca, se podría definir como un drama con dosis de suspense, pero básicamente es una historia de personas rotas a causa de un crimen, el asesinato de Matt Skokie y la violación a su novia Gwen (Kira Pozehl), que queda en coma.

Ese es el punto de partida para lo que se desarrolla después, una historia con muchos protagonistas que de una u otra forma se ven involucrados en el asunto. Por una parte están las familias de las víctimas: los Skokie, Russ (Timothy Hutton) y Barb Hanlon (Felicity Huffman) que llevan muchos años divorciados, su hijo Mark (David Hoflin) que les culpa a ambos de muchas cosas; y por otro los padres de Gwen, Tom (W. Earl Brown) y Eve (Penelope Ann Miller), que no pierden la esperanza de que su hija se despierte.

Caitlin Gerard y Elvis Nolasco en la primera temporada de American Crime

Su historia es dura porque los primeros han perdido a un hijo y poco a poco se enteran que no le conocían en absoluto, no es el buen chico que ellos pensaban que era, sino que estaba metido en asuntos turbios que acabaron causándole la muerte; mientras que a los segundos les pasa justamente lo mismo ¿pero vas a dejar de querer a tus hijos de la noche a la mañana por no ser lo perfectos que tú creías?

Después está quien tiene el dedo apuntador sobre él desde el principio, prácticamente, Carter Nix (Elvis Nolasco) que junto a su novia Aubry Taylor (Caitlin Gerard) tienen una historia desgarradora. Son una pareja con una seria adicción a las drogas. Carter ama a Aubry, Aubry ama a Carter pero no son buenos el uno para el otro porque no en el pozo en el que están nunca. Y si el dinero y/o la droga se acaban, ella se prostituye para que puedan tener otro chute.

Hector Tontz (Richard Cabral), un exintegrante de bandas chungas de México huido a Estados Unidos, afirma cosas de Carter cuando le detienen. Hector tiene lo suyo, no quiere ser deportado a su país porque sabe que será su fin y lo que hizo fue por una buena causa. Además, su deseo es poder estar cerca de su familia.

La noche de los hechos, Hector conduce un coche prestado por Tony Gutiérrez (Johnny Ortiz), que lo saca del taller de su padre Alonzo (Benito Martínez) sin que este lo sepa. Así que el chico, por ayudar a cometer un crimen indirectamente, porque el coche fue visto cerca de casa de Matt y Gwen, acaba en el correccional de menores. Su padre, que se ocupó de su hijo y de su hija al morir su mujer, siempre sobreprotegió a su vástago que acaba rebelándose y teniendo malas compañías. La línea para convertirse en un pandillero está muy cercana.

Felicity Huffman y Timothy Hutton en la primera temporada de American Crime

Familias rotas, personas rotas. De eso hay mucho en “American Crime”, una serie muy bien escrita y ejecutada de una forma elegante y nada común. Hay reflejos en espejos, planos que no muestran escenas completas o conversaciones que se escuchan íntegramente pero que no se ven porque lo que se nos muestra son primeros planos de personas pensativas.

Y se habla de racismo, de un crimen por odio, de divorcios malos, de descubrimientos incómodos, de cómo la familia debe apoyar a las víctimas, sean inocentes o culpables, de la pena de muerte, de la justicia de la inmigración o del menosprecio por ser diferente.

“American Crime” es lenta, pausadamente nos desgrana toda la historia y once episodios han sido suficientes para que la primera temporada se haya cerrado por completo con un último episodio que, personalmente, de todo lo que he visto en la temporada televisiva estadounidense 2014-2015, me ha parecido de lo mejorcito. Me ha llegado la historia, lo de la muerte de Matt Skokie ha sido lo de menos, lo más importante ha sido descubrir las historias delos personajes, verles caer, verles levantarse. Y no hay que alabar solo la escritura de los episodios sino al grupo de personas que se han metido en la piel de esas personas ficticias que perfectamente pueden vivir en cualquier lugar.

Richard Cabral en la primera temporada de American Crime

Particularmente, Elvis Nolasco, Caitling Gerard y Richard Cabral me han parecido de lo mejor. Felicity Huffman y Timothy Hutton siempre son solventes y lo han demostrado de nuevo, Benito Martínez ha estado muy bien y fantástica Regina King en el papel de Aaliyah, la hermana de Carter.

Una serie muy interesante y recomendable. No para todos los públicos, sí para quienes sin prejuicio alguno se sumerjan en ella y se dejen llevar por lo que se cuenta, todo desgracias prácticamente.

Entretenida, fresca e interesante primera entrega de The Last Man on Earth

Promo temporada uno de The Last Man on Earth

Un virus acaba con la vida de los habitantes de la Tierra. En Estados Unidos, Phil Miller (Will Forte) recorre todo el país tratando de encontrar a alguien en vano y acaba en su lugar natal, Tucson, Arizona. Allí toma una mansión como casa que llena de souvenirs de los lugares por los que ha pasado teniendo en su haber valiosas obras de arte de pintores como Van Gogh, una cabeza de tiranosaurus rex o la Constitución estadounidense.

Phil ocupa se tiempo haciendo que los coches abandonados se choquen entre sí, quemando cosas o en el bar donde habla con sus amigos, un nutrido grupo de pelotas de diversas formas y tamaños liderados, como no, por el Señor Wilson, todo un homenaje a la película “Náufrago” (Cast Away).

Pero su vida cambia de la noche a la mañana cuando decide acabar con su vida pero es salvado por una mujer de nombre Carol Pilbasian (Kristen Schaal) que, teniendo en frente al último hombre en la Tierra y siendo ella la última mujer en la Tierra, le convence de que su deber es perpetuar la especie para que no desaparezca del todo.

Phil, autoproclamado Presidente de los Estados Unidos, acabará cediendo a las exigencias de la peculiar Carol, pero las cosas se complicarán cuando se den cuenta de que, después de todo, tal vez ellos no sean las únicas personas sobre la faz de la Tierra.

Will Forte y Kristen Schaal en la primera temporada de The Last Man on Earth

Will Forte ha creado la, probablemente, serie más original y fresca de la temporada. Entretenida de principio a fin, aunque algún episodio de los trece que componen la primera entrega se tambalea un poco, tiene muchos momentos de humor y una pareja protagonista de campeonato porque Will Forte lo hace muy bien, pero Kristen Schaal lo borda, realmente.

FOX, cadena que emite “The Last Man on Earth” en Estados Unidos, ha decidido renovarla para una segunda temporada. Tal vez Will Forte no tenía todas consigo, porque en televisión nunca se sabe cuánto se puede durar en antena, pero sí que me hubiese gustado que habría ido más poco a poco en el tema de incluir más personajes. A Phil solamente le vemos solo un día en Tucson antes de la llegada de Carol, y juntos solos tampoco pasan mucho tiempo.

Pero con el final de temporada, en realidad tal vez haya sido mejor así porque, desde luego, la siguiente entrega será un punto y aparte en la historia de “The Last Man on Earth”, cuyos nuevos episodios ya espero con ganas a pesar de que quede mucho para poderlos ver.