Comedias: Últimas temporadas de Mom, Life in Pieces, Angie Tribeca y Kimmy Schmidt

Pensaba que había escrito sobre mis comedias de cabecera cuyas cuarta y segunda temporada finalizaron en CBS a finales de mayo. Son, respectivamente, “Mom” y “Life in Pieces”. Así que aprovecho a comentar sus temporadas y las de otras dos comedias que sigo en cuanto aparecen, prácticamente, como son “Angie Tribeca” y “Unbreakable Kimmy Schmidt”.

Temporada 4 de Mom

Mom

Sigue en plena forma tras cuatro años de problemas, soluciones, reuniones de alcohólicos anónimos y esa relación de amor-reproches entre las protagonistas Christy (Anna Faris) y Bonnie (Allison Janney). Los primeros episodios muy centrados en Bonnie y su novio Adam (William Fichtner) no hicieron que la entrega se iniciara muy bien pero enseguida “Mom” recuperó su buen ritmo de siempre y dejó de lado un poco a Adam y desterró casi al completo a los hijos de Bonnie y su exmarido, que tras las dos primeras temporadas ya perdieron la práctica totalidad del piso que tenían.

“Mom” son Bonnie y Christy y las secundarias de lujo como Marjorie (Mimi Kennedy), Jill (Jaime Pressly) y Wendy (Beth Hall). Adam ha sido un buen añadido a la historia y de vez en cuando aparecen otros personajes ya conocidos como el abogado Steve (Don McManus), al que siempre es genial ver, y otros episódicos.

La quinta temporada, tras el encuentro de Bonnie con un familiar al que no conocía, promete. Además puedes seguir explorando las tramas de Jill o de Marjorie, por ejemplo, siempre interesantes. El tira y afloja de Christy y su madre puede seguir dando risas, sonrisas y entretenimiento muchos años porque, en el fondo, cada temporada los responsables de “Mom” añaden cosas para no estancarse

Temporada 2 de Life in Pieces

Life in Pieces

Este año no han tardado tanto, afortunadamente, en anunciart la renovación de la genial “Life in Pieces”. Me han seguido entreteniendo mucho estas cuatro historias cortas semanales sobre los Short y su mundo, algunas de las cuales han sido realmente hilarantes. Aunque normalmente son historias individuales, han habido episodios en los que las historias estaban conectadas entre sí, algo que ayuda al desarrollo de personajes y las relaciones entre ellos. El final de temporada, por ejemplo, ha sido un muy buen ejemplo de ello, aunque nos han dejado en cliffhanhger hasta noviembre, que si no me equivoco, es cuando la serie estrenará su tercera temporada.

Sí que tengo que reprochar una cosa a esta temporada de “Life in Pieces” y es lo poco que ha salido la adorable Sophia (Giselle Eisenberg). Aunque tal vez haya quedado compensado con todas las escenas robadas por quien hace de su padre Tim, Dan Bakkedahl, todo un descubrimiento de actor cómico.

Tercera temporada de Angie Tribeca

Angie Tribeca

Seguramente ninguna temporada de “Angie Tribeca” superará a la de su presentación. Sigue sin engañar, en una serie absurda con parodias del género policial que siempre acaba resultando ridícula y que a veces puede llegar a rozar la verguenza ajena. Pero entretiene mucho y sus episodios parecen durar un pestañeo de lo rápido que se pasan.

En esta entrega Angie (Rashida Jones) y compañía de han enfrentado a un asesino en serie en varios de los episodios, por lo que ha tenido bastante de seriada en vez de episódica.

Los cameos también han seguido y a lo largo de los diez episodios se ha podido ver, entre otros, a Mary McCormack, repitiendo su personaje de la segunda temporada, Chris Pine, Natalie Portman y a Alfred Molina, que supongo que por su trabajo en “Feud” no haya podido aparecer más que en unos tres episodios brevemente.

No es una maravilla, pero “Angie Tribeca” entretiene y una vez al año su consumo se agradece. A ver si la renuevan.

Promo tercera temporada Unbreakable Kimmy Schmidt

Unbreakable Kimmy Schmidt

Normalmente esta serie tendría un post escrito con mucho entusiasmo para ella sola, como acostumbro a hacer pero lo cierto es que la tercera temporada de “Unbreakable Kimmy Schmidt” no ha estado a la altura de sus predecesoras. De hecho, a veces (nunca pensé que diría esto) Kimmy (Ellie Kemper) me ha resultado hasta cansina y es que si un personaje ha brillado para mí esta temporada, esa ha sido Lillian (Carol Kane).

Kimmy ha tenido momentos buenos, claro, también Titus (Titus Burgess) y, como no, Jacqueline (Jane Krakowski) pero los episodios no me han parecido tan redondos, ni de lejos, como sus predecesores.

Ya la temporada pasada empezó titubeante hasta que resurgió a los pocos episodios, pero en esta le ha costado hasta llegar al ecuador de la entrega donde sí que han habido episodios mejores y la voz de Kimmy dejó de retumbarme en los oídos. Apariciones estelares a parte de la citada Laura Dern, las de Josh Charles, Ray Liotta, Tina Fey, Jon Hamm y la hilarante Maya Rudolph, además de viejos conocidos de “30 Rock” como Judah Friedlander, Scott Adsit, John Lutz y Chris Parnell.

Hay algo necesario, más flashbacks del búnker y que vuelva Laura Dern porque el despliegue cómico y dramático que hizo en un momento en el episodio en el que salió fue espectacular, y que Tina Fey escriba más episodios por favor.

A ver si la cuarta entrega llena más.

Segunda temporada de Shades of Blue: Corrupción, mafia y sangre

Reparto de la segunda temporada de Shades of Blue

El pasado domingo finalizó con episodio doble en Estados Unidos y Canadá, que nunca lo digo pero las series allí van a la par, la segunda entrega de “Shades of Blue”, una serie que me enganchó en su primera tanda de episodio y que me ha hecho disfrutar de nuevo durante estos siguientes trece capítulos. No será un serión ni mucho menos pero su cometido lo cumple así que su temprana renovación para una tercera temporada la recibí con alegría a pesar de que, para que llegue, falta mucho todavía. Pero ¡menudo cliffhanger!

Tras el final de su primer año, había que ver qué pasaba con Harlee (Jennifer Lopez) tras terminar con su peor pesadilla, y con Woz (Ray Liotta) al que acechaba el FBI con el agente Robert Stahl (Warren Kole) teniéndole muchas ganas. Una vez resuelto de una satisfactoria manera todo eso, el grueso de la temporada se ha dividido entre los fantasmas de Harlee; los intentos del grupo liderado por Woz, acechado esta vez por Tom Verco (Dov Davidoff) de Asuntos Internos, quien está dispuesto a descubrir cueste lo que cueste qué pasó con su amigo y colega en el departamento Donnie Pomp (Michael Esper); el mafioso Bianchi (Ritchie Coster) al que el FBI quiere pillar junto con la candidata a la alcaldía, expolicía y buena amiga de Woz y algo menos de Harlee, Julia Ayres (Anna Gunn); y la insana obsesión de Stahl con Harlee, que trata por todos los medios de permanecer lo más cerca que puede y de descubrir qué pasó con Miguel (Antonio Jaramillo).

Ray Liotta y Jennifer Lopez en la segunda temporada de Shades of Blue

Hay alguna otra trama relacionada con los componentes del grupo y con la familia de Woz, pero el grueso de la temporada se resume en lo anterior. Cuando hay un mafioso de por medio, siempre hay problemas, aunque con una banda de policías que no juega según las reglas, corruptos al fin y al cabo, las dificultades llegan solas. Y por ellas a veces sigue sorprendiendo en los berenjenales que, principalmente, Harlee y Woz se meten.

Pero las tramas de “Shades of Blue” están muy bien hiladas y la forma de cerrarlas durante la entrega ha estado bien. Ha habido sangre, además, alguna que otra persecución y momentos de intriga. Eso sí, el caramelo nos lo han quitado otra vez de la boca dejando a Harlee y Woz como los han dejado.

Primera temporada de Shades of Blue

Reparto de Shades of Blue

Cuando leí que Jennifer López iba a protagonizar una serie policíaca, me picó la curiosidad así que cuando NBC estrenó “Shades of Blue” en enero, época de midseason, empecé a verla y la verdad es que me enganchó ya en su piloto.

La serie presenta a la detective de Nueva York Harlee Santos, López cómo no, que forma parte del grupo de policías corrupto que lidera quien hace tiempo la sacó de un gran lío relacionado con su novio Miguel (Antonio Jaramillo) y padre de su hija Cristina (Sarah Jeffery), el teniente Matt Wozniak (Ray Liotta), Woz para los amigos.

Harlee le debe mucho a Woz y además tiene problemas financieros ya que el colegio de su hija no es barato. Sus problemas se incrementan cuando el agente Robert Stahl (Warren Kole) se acerca a Harlee y le hace su topo para destapar la corrupción. Harlee actúa por el bien de su hija pero Wozniak, que tiene contactos importantes, enseguida descubre que hay un topo en su equipo y se vuelve algo paranoico, claro que en Harlee es en quien más confía además de en sí mismo.

Así, a lo largo de trece episodios se ve cómo Harlee trabaja con el FBI para librarse de la acusación pero también cómo miente e intenta evitar lo inevitable mientras trata, asimismo, de que su equipo salga indemne de la situación y con algunos problemas familiares que surgen con la reaparición de Miguel en escena. Los problemas, por supuesto, se acrecentan episodio tras episodio.

No es “Shades of Blue” la típica serie en la que los protagonistas tienen que atajar un problema mientras resuelven un caso, ya que lo importante es esa investigación en la que han metido a Harlee y lo que acarrea, sin que apenas haya caso episódico en las trece entregas de la temporada.

La verdad es que me ha parecido una temporada entretenida e interesante con un final realmente bueno y tengo ganas de ver por dónde van los tiros en la segunda temporada, ya que a un mes de su estreno la cadena ya anunció que habría más el año que viene. No es una serie de esas que pasarán a la historia, ni mucho menos, pero se deja ver y tiene giros varios, lo que siempre se agradece si no son demasiado rocambolescos.