Las últimas risas con Miranda (revisionados aparte)

Miranda Hart en la finale de Miranda

Imagen BBC/Gary Moyes

 Y “Miranda” llegó a su fin… Y nos ofreció las últimas risas y las últimas lágrimas… Lágrimas no de humor, precisamente, como en otras ocasiones, porque la cosa se puso seria como no habíamos visto en ninguna de las tres temporadas y en ninguno de sus dieciocho episodios.

Como terminó la tercera temporada empezó el primer especial, emitido en el Reino Unido el día de Navidad. Miranda tenía dos peticiones de matrimonio delante: la de Mike (Bo Poraj) y la de su Gary (Tom Ellis), el amor de su vida, el chico por el que estaba loca desde la universidad. ¿Fácil elección? Lo fácil es lo que hace, huir a su tienda.

Spoilers hasta nuevo aviso, no sigas leyendo si aún no has visto el final de esta serie “such fun”.

Fotograma de la finale de Miranda

Imagen BBC/Gary Moyes

Stevie (Sarah Hadland) va tras su amiga que acaba diciendo que se casará con la primera persona que entre por la puerta de la tienda pero esa es la gran Penny (Patricia Hodge), su madre. No cuenta, claro, y el siguiente es Mike pero Miranda quiera a Gary y así se lo hace saber. Claro que ni puede haber pedida como dios manda, porque a esta chica le pasan cosas muy extrañas normalmente, ni Gary le dice a Miranda que la quiere, y eso a ella le crea indecisión.

Esa indecisión surge más después de que Miranda y Stevie riñan porque la segunda está convencida de que su relación nunca será igual, y hagan las paces porque siempre desde que se conocen han estado la una para la otra. Es otra clase de amor, al fin y al cabo.

Y llega la conversación seria, la más seria de todas las que ha habido. Gary le dice a Miranda que si no confía en él, ella no puede porque no le ha dicho que la quiere, y él afirma que no cree que ella confíe en sí misma nunca.

Y así, con el “Think Twice” de Céline Dion sonando antes y después de la partida de Gary, el corazón de Miranda, y probablemente el de todos, se rompe.

Fin de los spoilers del primer especial.

El segundo especial y episodio final de “Miranda” llegó a las pantallas del Reino Unido con el año nuevo. ¿Qué esperar? Que la protagonista y Gary se reconciliaran, porque es lo que tenía que pasar ¿no? Sería lo esperado, el final feliz para la protagonista porque, merecía serlo.

Unos cuantos más spoilers, así que ya sabéis.

Penny ve cómo los sueños de casar a su hija se esfuman aunque trata de remediarlo, y eso que por fin Miranda se enfrenta a ella y la hecha de casa. Mientras Miranda se transforma completamente en una persona que no es, su madre y amigos hacen una intervención, con psiquiatra de por medio, porque creen que está depre.

Miranda Hart y Sarah Hadland en la finale de Miranda

Y deprimida está, sí. Porque Miranda quiere a Gary, no se imagina la vida sin Gary y quiere que él vuelva a toda costa con ella. Así que Stevie la quiere ayudar a pesar de que ahora vive juntas y se quedará sin habitación. Llama al restaurante pero Gary no está, dicen algo de una boda y ella y Miranda entran en pánico porque creen que Gary va a casarse con otra.

Pero no, Gary quiere a Miranda y van todos, familia, amigos, conocidos, galopando hasta el restaurante para que Miranda y Gary se den el sí quiero. Con Heather Small cantando eso de “What have you done today to make you feel proud?” y Gary Barlow al piano cantando otra cosa.

Y Penny llora, y yo lloriqueo porque, revisionados aparte, estas son las últimas risas que nos ofrece “Miranda” no sin antes la propia protagonista se gire por última vez a la cámara a dedicar unas palabras a los espectadores.

Tom Ellis y Miranda Hart en la finale de Miranda

Fin de los spoilers.

Grande “Miranda”, grande. Ya le dediqué una entrada cuando finalicé hace casi dos años las tres temporadas. No me voy a repetir, podéis leerla tranquilamente pero sí quiero decir que si no conocéis la serie no dudéis en buscarla por ahí, porque es muy divertida y tiene unos personajes realmente buenos.

Tres temporadas, dieciocho episodios más dos especiales para llegar a los veinte. Carne de revisionado seguro, y de recuerdos, buenos recuerdos.

No quiero acabar sin dar las gracias, aunque no me vaya a leer , a Miranda Hart por ofrecernos esta serie y por ser como es, porque si no lo fuera “Miranda” no sería ni un tercio de divertida. Y también quiero volver a dar las gracias a todos los que, hace dos años, llenasteis de comentarios Twitter a cuenta del regreso de la serie para la tercera temporada, porque sin esos comentarios nunca la hubiese visto.

Such fun!

Miranda llegará a su fin con dos especiales de Navidad

Promo de Miranda

Tanto hablaban en mi timeline de Twitter de la comedia británica “Miranda” que en febrero de 2013 me puse a verla y en una semana la ventilé porque, como ya dije tras ese visionado, es “such fun”. Mucho tiempo levamos esperando los fans de la serie a que vuelva y su creadora y protagonista principal, Miranda Hart, avisó que hasta 2015 no podría ser por sus compromisos.

Pero no habrá que esperar hasta el año que viene y es que antes habrán dos especiales de Navidad con los que, tristemente, “Miranda” llegará a su fin como la propia Hart anunció el otro día cuando presentó su libro sobre la serie “The Best of Miranda”. La actriz ha dicho que el libro es para celebrar la serie y para homenajear a quienes la han hecho posible y a quienes la hemos visto.

La verdad es que es una pena que se acabe porque nos vamos a quedar con una veintena de episodios y es que a veces las buenas series tienen muy pocos (ejemplos hay muchos a lo largo de la historia) y en especial las británicas con esas temporadas tan cortas.

Al menos siempre nos quedarán los revisionados para disfrutar de la torpeza y frikadas de Miranda, del “such fun” y otras frases de su madre Penny (Patricia Hodge), de su amiga Stevie (Sarah Hadland) y su forma de hacer aparecer la careta de la cantante Heather Small e imitar su voz cantando “What Have you Done Today to Make you Feel Proud”, y de ver en qué queda la relación de la protagonista y su amado Gary (Tom Ellis).

Sí, echaré de menos “Miranda” y creo que será carne de revisionado cada poco tiempo porque es una de las comedias más hilarantes que he visto en la vida. Pocas me han hecho llorar tanto de risa.

Si no la habéis visto nunca os la recomiendo muy mucho.

Miranda, una serie inglesa such fun

Reparto de Miranda

La expresión que Penny (Patricia Hodge), la madre de la protagonista, suelta más de una vez en cada episodio sirve a la perfección para definir “Miranda” una comedia de la BBC creada y escrita (con colaboradores, hay que darles crédito también) por la actriz Miranda Hart a partir de su semiautobiografía y el programa de la emisora radiofónica BBC Radio 2 “Miranda Hart’s Joke Shop” (La Tienda de Bromas de Miranda Hart).

En una semana he visto las tres temporadas que hay hasta el momento, la tercera entrega acabó la semana pasada, dieciocho episodios en total y he de decir que “Miranda” me ha hecho llorar… de risa. Es una comedia muy divertida con personajes que muchas veces rozan lo hilarante y con unos actores que cumplen muy bien dándoles vida. Desde luego que ha sido todo un descubrimiento y me ha servido para ver a Miranda Hart en un papel completamente distinto al que hace en “Llama a la Comadrona” (Call the Midwife).

Miranda Hart y los fruit friends de Miranda
¿De qué trata “Miranda”? Bueno, Miranda es una treintañera de un metro ochenta y cinco de altura algo entrada en carnes (le encanta comer, basta con escuchar lo que desayuna) y muy torpe que al obtener una herencia decidió montar una tienda de bromas y contratar a su mejor amiga Stevie (Sarah Hadland) como gerente.

Miranda es una friki en toda regla que se inventa historias increíbles, que se pone a cantar cuando tiene ocasión porque las frases de las canciones las puede aplicar en sus conversaciones, y que se fabrica amigos de fruta. Además a Miranda le encanta vivir sola porque así puede hacer peculiares competiciones si que nadie la vea y en vez de correr galopa (esto es algo que todo el mundo ha hecho alguna vez sí o sí). Además, interactua con el espectador diciendo cosas a cámara o simplemente con sus miradas y gestos.

Sarah Hadland en Miranda

Competiciones de lo más extravagantes también las hace con Stevie porque si Miranda es friki, su amiga no lo es menos. No obstante siempre que puede saca la foto de Heather Small, la cantante del grupo británico M-People, y le pregunta a Miranda, cantando, eso de “what have you done today to make you feel proud?” (¿qué has hecho hoy que te haga sentir orgullos?) imitando a Small. Se llevan muy bien pero también se hacen rabiar y Miranda se mete mucho con la altura de Stevie porque le saca medio cuerpo. Pero Stevie es su consejera.

De quien no quiere consejos Miranda es de su madre porque Penny siempre quiere emparejarla ya que desea que su hija salga de la soltería. Penny pretende normalmente que Miranda no vaya a los actos sociales a los que la invitan para que no la deje en ridículo, algo que suele suceder, pero en el fondo se parecen más de lo que creen. Penny se caracteriza por su frase, la anteriormente mencionada “such fun” (tan divertido) pero no hay que olvidar su tendencia a decir “what I call” (lo que llamo) y una palabra normal después o cómo las palabras ofensivas las dice omitiendo otras normales en la misma frase. Su hija también omite pronunciar correctamente cualquier palabra con la raíz sex (sexo, sexual…).

Patricia Hodge y Miranda Hart en Miranda
Y no, Miranda no tiene novio pero está enamorada de quien siempre le ha gustado desde que se hicieran amigos en la universidad, el cocinero Gary (Tom Ellis), un chico muy guapo y muy buena persona también con el que hay una TSNR (tensión sexual no resuelta) palpable pero ambos insisten más de una vez en que son amigos. Gary, además, entiende muy bien a Miranda y no la suele juzgar por nada.

En el primer episodio Gary vuelve desde Hong Kong, si mal no recuerdo, para quedarse y le contrata Clive (James Holmes), el dueño del restaurante de al lado de la tienda de Miranda. Y de vez en cuando también aparece Tilly (Sally Phillips) una antigua amiga del colegio de la protagonista que siempre le pone motes como Queen Kong, que cuando la llaman por teléfono o le mandan un mensaje siempre coge el móvil y suelta su frase característica “bear with” (aguanta) y que puede llegar a ser irritante con su forma de hablar.

Tom Ellis en Miranda
No, no hay nadie normal en “Miranda” y ahí reside parte del encanto de la serie también que, es muy recomendable y que tiene episodios brillantes, sobre todo en la primera y en la segunda temporada. La tercera no está nada mal, ojo, pero no brilla tanto. Mi episodio preferido, uno de la segunda temporada en el que Penny y Miranda visitan al psicólogo, simplemente espectacular.

Por cierto, la serie tiene muy buena música.