New Girl se marca una buena sexta temporada, tal vez la del cierre definitivo

Promo del 6x11 de New Girl

Hace dos semanas que “New Girl” finiquitó su sexta temporada en Estados Unidos y aún no hay noticias de si FOX la renovará o no. Hace un año casi dije que la sexta tendría que ser la última entrega de la serie para que no estiren el chicle más de lo necesario pero ahora tengo sentimientos encontrados porque la sexta temporada de la serie ha sido buena, teniendo episodios muy disfrutables pero sobre todo la vuelta de Nick (Jake Johnson) a ser el que era, de Winston (Lamorne Morris) a no ser prescindible y de Jess (Zooey Deschanel) a no ser tan cargante.

La verdad es que a diferencia de lo que aportó en la anterior entrega, el personaje de Reagan (Megan Fox) se ha quedado en poco, más teniendo en cuenta que Nick y Jess se han acercado más, que para eso están hechos el uno para el otro aunque no lo quisieran/supieran admitir. Lástima el poco uso de Ally (Nasim Pedrad), que ha tenido casi todas sus escenas con Winston integrándose en el grupo en la recta final de temporada.

Nasim pedrad y lamorne Morris en la sexta temporada de New Girl

Pero la pareja por excelencia de “New Girl” es la que debería tener un spin off, Schmidt (Max Greenfield) y Cece (Hannah Simone) que son adorables. Y después de lo que les sucede al final de esta entrega, de verdad que me gustaría saber cómo se las apañan en su próxima aventura (hasta ahí se puede decir para no spoilear nada).

Así que ahora me daría pena, verdaderamente, de que “New Girl” llegase a su fin porque a pesar de sus altibajos, especialmente desde su tercera entrega, siempre ha sabido remontar el vuelo gracias en gran medida a que sus personajes son de los buenos y quieres seguir viendo lo que les sucede, y a que, siempre lo diré, los episodios en los que el grupo es el protagonista son los mejores siempre de la serie.

Max Greenfield y hannah Simone en la sexta temporada de New Girl

Si “Five Stars For Beezus” ha sido el último episodio de “New Girl” habrá sido una finale muy satisfactoria, no solo de temporada sino para la serie, pero si FOX le da un año más creo que más de uno y de una nos llevaremos un alegrón para ver cómo los guionistas siguen las tramas abiertas en dicho episodio. Crucemos los dedos.

Anuncios

La misma calidad de siempre en la sexta temporada de Llama a la Comadrona

Especial Navideño de la sexta temporada de Llama a la ComadronaHace una semana finalizó su emisión en el Reino Unido la sexta temporada de la fantástica  “Llama a la Comadrona” (Call the Midwife), serie cuya entrega arrancó con el ya típico especial navideño que llevó a buena parte del reparto a Sudáfrica para grabar el que ha sido uno de los mejores episodios de toda la serie.

Fue un pistoletazo de salida por todo lo alto que nos sacó de la londinense zona de Poplar, donde se sitúa la acción siempre, para mostrarnos la realidad de otras embarazadas y la importante tarea de quienes las ayudaban, así como sus costumbres y los problemas acarreados tanto por ellas como por otros factores. El episodio también sirvió para que conociéramos a alguien a quien ojalá podamos ver alguna vez más, la doctora Myra Fitzsimmonds, a quien interpretó de manera sobresaliente la actriz irlandesa Sinéad Cusack.

Charlotte Ritchie y Jack Ashton en la sexta temporada de Llama a la Comadrona

Durante la temporada regular, especial navideño aparte, la Nonnatus ha tenido mucho movimiento, ya que alguna cara nueva ha pasado por allí, y otras han estado desaparecidas buena parte de la entrega, algo que ha sido para bien, la verdad, ya que hay historias que se desgastan antes que otras y la ausencia de determinados personajes hace un gran favor a otros.

Así, se ha vuelto a incidir en el trauma de la hermana Mary Cynthia (Bryony Hannah) con lo que ello ha conllevado, ver los terribles tratamientos que tan a la ligera se utilizaban en psiquiátricos que parecían auténticas cárceles; también se ha retomado la historia de la talidomida, problema que nunca debe olvidarse por los efectos que tuvo; y también se han mostrado los métodos anticonceptivos y los malos tratos.

Linda Bassett y Victoria Yeates en la sexta temporada de Llama a la Comadrona

Los años sesenta están instalados en la serie y con ellos se han visto mejoras en el trabajo de las comadronas así como en la vida de los habitantes de Poplar. Los sigue habiendo pobres, sí, pero sus condiciones son algo mejores de lo que se mostraba al empezar la serie. Los casos clínicos de la semana han sido bastante emotivos, como de costumbre.

La vida personal de las protagonistas también ha tenido cabida, como siempre, y si esta temporada ha demostrado algo eso ha sido que Trixie (Helen George), quién me lo iba a decir al principio, se ha acabado convirtiendo en el mejor de todos los personajes con permiso de uno de los grandes fichajes de la serie que llegó en la cuarta entrega, la enfermera Phyllis Crane, un gran personaje gracias a cómo está escrito y a la maravillosa labor de quien le da vida, Linda Bassett. Pero también, que esta serie tiene a una de las grandes parejas de la pequeña pantalla, a quienes nadie, absolutamente nadie, gana en lo que a ser adorables se refiere: el doctor Patrick Turner (Stephen McGann)y Shelagh (Laura Main). Ellos han protagonizado gran parte de la temporada con su historia matrimonial.

Stephen McGann y Laura Main en la sexta temporada de Llama a la Comadrona

Calidad siempre y emotividad también en “Llama a la Comadrona” que volverá en Navidad con otro especial y en enero de 2018 con otra temporada aunque, ni corta ni perezosa, BBC la renovó el pasado mes para tres años más, por lo que, afortunadamente, la serie de Heidi Thomas la tendremos para rato.

Un caso recurrente centra la sexta temporada de Rizzoli & Isles

Bruce McGill y Angie Harmon en la sexta temporada de Rizzoli & Isles

El último episodio de la sexta temporada de “Rizzoli & Isles” se emitió en España el pasado martes de la mano de Calle 13, así que toca comentar la temporada, la penúltima por cierto.

Un caso recurrente centra la entrega, ya que muchas veces se recurre a él, y es que parece que alguien la tiene tomada con Jane Rizzoli (Angie Harmon) a quien hacen daño y cabrean muy mucho a través de sus efectos personales o de las personas a las que quiere.

El equipo ayuda a investigar quién puede estar detrás de Jane, mientras tienen que lidiar con otros casos que, como siempre, han sido más o menos interesantes aunque, como novedad, en algunos de ellos ni nos han dado pie a poder acertar quién era el asesino o la asesina porque no teníamos sospechosos donde elegir. Esta serie tuvo tiempos mejores en lo que a investigación policial se refiere porque se han vuelto bastante vagos a la hora de pensar en casos no haciendo más que repetir tramas que ya hemos visto antes, y con ello me refiero a secuestros y amenazas, principalmente.

Y no solo de “Rizzoli & Isles” bebe esta serie a la hora de repetir fórmulas ya vistas, a las pruebas del último episodio y ese cliffhanger final me refiero, porque previsible no era, para nada (nótese la ironía) lo que iba a suceder.

Pero a pesar de criticarla y de alegrarme de que la séptima temporada vaya a ser la última, porque ya era hora, sigo con “Rizzoli”, que así la llamo yo porque por mucho que haya dos personajes en su título, todo gira alrededor de Jane, porque los personajes molan, y hay algo que nunca han dejado de alimentar: la gran relación de Jane con el genial Vince Korsak (Bruce McGill), que me parece mejor incluso que la que pueda tener con Maura (Sasha Alexander).

Sexta temporada de Downton Abbey: Las últimas ocho tazas de té

Promo de la sexta temporada de Downton Abbey

Esta es una entrada prácticamente sin spoilers, las cosas que comento son por encima, no spoilean nada en concreto pero si no quieres saber nada de nada, lee bajo tu responsabilidad. Eso sí, si no has visto las cinco anteriores temporadas de la serie completas, no leas el post.

Se acabó lo que se daba. La sexta temporada de “Dowton Abbey” llegó a su fin el pasado domingo en el Reino Unido con la emisión del octavo episodio de la sexta y última temporada de la serie creada y escrita por Julian Fellowes. Tan solo queda el especial navideño para que “Downton Abbey” acabe para siempre.

Las últimas ocho tazas de té han sabido a despedida, principalmente porque los ocho episodios han servido para cerrar tramas. Si el año pasado el señor Carson (Jim Carter) y la señora Hughes (Phyllis Logan) se prometieron, este han jurado sus votos matrimoniales frente a amigos, sirvientes y miembros de la familia Crawley.

Phyllis Logan y Jim Carter en la sexta temporada de Downton Abbey

Lejos del drama de otras temporadas, la vida de Anna (Joanne Froggatt) y John Bates (Brendan Coyle) ha sido más tranquila a pesar de los infructuosos intentos de ser padres. Quien más ha sufrido entrecla servidumbre de Downton ha sido el pobre Thomas (Rob James-Collier) quien sobra en la finca porque Robert (Hugh Bonneville) está dispuesto a ahorrar gastos ya que los tiempos han cambiado y ya no se necesitan tantos empleados. Thomas no reconoce hasta el final el por qué de su apatía pero, por suerte, siempre ha tenido en Baxter (Raquel Cassidy) a su aliada.

Mientras, Daisy (Sophie McShera) es animada por todos para que haga varios exámenes y así sacarse un título, y Molesley (Kevin Doyle) tendrá mucho que ver en ello. Por su parte, los Crawley tienen alguna lucha familiar. La primera entre Isobel (Penelope Wilton) y Violet (Maggie Smith) en la que acaban involucrando a Cora (Elizabeth McGovern) a cuenta del hospital del pueblo.

Matthew Goode, Michelle Dockery y Allen Leech en la sexta temporada de Downton Abbey

Tom (Allen Leech) regresa casa para seguir siendo el confidente familiar de Mary (Michelle Dockery), cada vez más cómoda llevando las riendas de Downton y a la que le sale un pretendiente, el piloto Henry Talbot (Matthew Goode) a quien ella preferiría no amar. De pretendientes va la cosa, porque a Edith (Laura Carmichael) le sale otro Bertie Pelham (Harry Hadden-Paton) porque Edith se merece ser feliz ya que lo suyo nunca ha sido un camino de rosas. Al enemigo, enemiga en este caso, lo tiene en casa. Esa es Mary a quien, por fin, Edith hará frente, algo que debió hacer mucho tiempo atrás.

Me ha gustado la sexta temporada de la serie aunque le tengo que poner algunos peros. El primero de ellos es la rapidez con la que se lleva la relación de Mary y Henry Talbot, recordando cómo fue todo con Matthew (Dan Stevens), el romanticismo ha brillado por su ausencia y se ha notado mucho que había prisa por contar esta parte de la historia. Lo segundo, que no haya habido tantas escenas entre Isobel y Violet, teniendo poco protagonismo la primera, y tampoco demasiado la segunda. Por último, que la redención de Thomas haya sido tan dolorosa, siempre ha ido de malote, pero de malote con corazón en el fondo, y ha sufrido mucho.

Rob James-Collier y Raquel Cassidy en la sexta temporada de Downton Abbey

Cosas muy buenas han sido los problemas de recién casados de Elsie Hughes y Charles Carson, han dejado momentos cómicos y tiernos; también el nuevo papel de Edith como editora lo de la revista de su fallecido marido Michael Gregson (Charles Edwards), algo que daría pie a un interesante, seguro, spin off.  También ha habido un momento digno de película gore y se ha mostrado de diferentes formas el cambio de tiempo, y es que “Downton Abbey” empezó en 1912 y nos deja casi década y media después. Y hay una visita inesperada, la de una antigua empleada de Downton, Gwen (Rose Leslie), que vuelve a reencontrarse con algunas de las personas con las que se llevaba bien.

La mejor de las ocho tazas de té ha sido la última, de hecho si no hubiera otro episodio más, sería un final bastante satisfactorio. El episodio cerró algunas cosas pero también sirvió para ver las dos caras de Mary y la última parte de la evolución de Edith. A Mary le cantan las cuarenta y la única que lo hace amablemente es su madre. Pero si algo nos ha enseñado Mary en seis temporadas es que su apariencia de chica dura, o abusona como la llaman, no es más que su escudo protector y que lo usa aunque no deba y con quien no debe, muchas veces.

Laura Carmichael en la sexta temporada de Downton Abbey

Y si alguien ha evolucionado en seis temporadas, esa ha sido Edith a la que nunca se la ha tomado muy en serio entre los Crawley y la que más sorpresas ha acabado dando. Insisto, el spin off de su vida como editora sería algo muy interesante ahora que, seguro, ha ganado muchas más simpatías de las que tenía antes de la última temporada.

El especial de Navidad pondrá punto y final a la andadura de “Downton Abbey” y tengo un par de deseos. Uno es que a Edith le sonrían las cosas, otro es que Baxter y Molesley acaben siendo más que amigos porque lo suyo es la tensión sexual no resuelta más elegante que he visto. En poco más de un mes, el final.

Temporadas cinco y seis de Poker de Reinas: El final de una divertida comedia

Valerie Bertinelli, Wendie Malick, Betty White y Jane Leeves en la sexta temporada de Poker de Reinas celebrando el 93 cumpleaños de Betty

Imagen: Getty mages/TVLand

Una se cansa de esperar a que los canales de televisión se pongan a emitir temporadas nuevas de las series que sigue, y siendo series que emiten en canales de cable y digitales,  la extrañeza de que estos tarden tanto en volver a dar episodios nuevos hace que se pierda la paciencia. Bendito Internet.

Una serie que he seguido desde que el extinto SET (después AXN White) la estrenara en septiembre de 2011, ha sido “Poker de Reinas” (Hot in Cleveland). Sus cuatro primeras las vi en televisión, la quinta se hizo esperar y de sopetón me enteré que AXN White la emitía a hora intempestivas por la mañana cuando siempre había dejado las tardes-noches de los sábados o domingos para los episodios. Para mi sorpresa, me avisaron de que habían cambiado el doblaje así que decidí que si quería acabar de ver las aventuras de las que yo llamo “las chicas de plata”, mejor recurría a la red de redes y así me hice con las temporadas cinco y seis, las dos últimas.

Así que he pasado de ver “Poker de Reinas”  a ver “Hot in Cleveland” y aunque el doblaje que tenía la serie no era malo (del nuevo por curiosidad escuche las voces de cada una y me horroricé), donde esté la versión original con esos acentos y esas formas de expresarse, que se quite lo demás.

¿Qué se ha visto en las dos últimas temporadas de “Poker de Reinas”? Lo más importante es que recuperaron el buen trabajo de las dos primeras entregas y que no han habido altibajos, me he reído mucho con todos los episodios, 48 en total de los de ver en maratón, además, con las buenas historias y la variedad de las mismas.

Craig Ferguson en la quinta temporada de Poker de ReinasLas chicas han tenido sus historias amorosas, como siempre, y ahí es Joy (Jane Leeves) la que ha destacado más porque ha tenido hasta tres pretendientes, uno de los cuales era Simon (Craig Ferguson), quien la dejó plantada en el altar y padre de su hijo. Muy buena la dinámica entre ellos pero imposible de superar todos y cada uno de los momentos entre Joy y su jefe Bob (Dave Foley). Menudo fichaje el de este hombre que apareció pasada la mitad de la cuarta temporada y llegó para aparecer en buena parte de los episodios.

Me alegré mucho del fichaje esporádico de Mamie Sue (Georgia Engel) en la cuarta entrega porque Elka necesitaba una amiga de su edad, más o menos. Una pena que, su presencia no haya sido demasiada en las dos últimas temporadas porque Mamie es un personaje de los que dejan huella por muchas cosas, desde su ingenuidad hasta sus sorprendentes comentarios o actos.

En la temporada cuarta de “Poker de Reinas” se hizo un episodio en directo, el decimotercero titulado “It’s Alive” (Estás Vivo), y el arranque de la quinta fue de la misma manera, en directo con uno de los mejores capítulos por lo hilarante de toda la situación. Y se notó que era en directo porque Valerie Bertinelli, quien da vida a Melanie, no podía evitar poner la cabeza hacia atrás para que no se la viera partirse de risa. Siempre se ha notado que en lo de esconder las ganas de reír, le cuesta. Pero eso hace su interpretación mucho más natural, al fin y al cabo.

Episodio animado de Poker de Reinas, temporada 5

Ese sería uno de los episodios a destacar de las dos últimas entregas, también se pueden resaltar otros. En la quinta temporada el episodio animado (“The Animated Episode”), el número dieciocho. La verdad es que en lo que a humor se refiere es el peor de las temporadas cinco y seis; pero su originalidad es indudable con una Elka (Betty White) a lo Willy Wonka y Mami Sue como los Oompa Loompa y las chicas con unas personalidades muy caricaturescas.

¿Y qué decir de la llegada en el episodio séptimo de la temporada de George Clooney? Qué perrito más adorable.

En la temporada seis hubo un fantástico episodio a lo “Scandal” con un decorado similar a la sala en la que Olivia Pope y Asociados discuten sus casos. Pero hay que quedarse con ese doble final, sin duda, como no solo un gran broche de oro para esta divertida serie, sino como un gran episodio con un cierre fantástico a seis temporadas de risas, amoríos, situaciones de todo tipo y amistad, sobre todo, amistad.

Betty White con el perrito George Clooney en la quinta temporada de Poker de Reinas

En ninguna serie he visto una despedida tan real como la de “Poker de Reinas”. Primero hay que mencionar el episodio especial con tomas falsas y comentarios de las actrices en el que Valerie Bertinelli, por ejemplo, decía que ella estaba en estado de negación porque no quería acabar y que decía que se iban de vacaciones pero que volverían porque creerlo era menos duro para ella; y sus compañeras Jane Leeves y Wendie Malick decían que delante de Valerie no se podía hablar del final (qué casualidad que algo así pase realmente hacia el final de la serie).

Ese episodio fue un regalo, por las tomas falsas tan divertidas que hay siempre y que no han dudado en mostrar en episodios similares, pero también por escuchar lo que Betty White, Jane Leeves, Wendie Malick y Valerie Bertinelli tenían que decir sobre sus personajes, sus compañeras (amigas, porque lo son), y el final de “Poker de Reinas”.

Dave Foley y Jane Leeves en Poker de Reinas

Imagen: zap2it.com

Final, como decía, fantástico en mi opinión y sincero porque Valerie Bertinelli dio un discurso a sus amigas en el que más que su personaje, era ella la que hablaba y la que, al igual que demostró con la risa en muchas ocasiones, no pudo dominar las lágrimas.

He disfrutado mucho esta serie que TVLand estrenó en Estados Unidos en 2010 y que fue creada por Suzanne Martin. siempre he dicho que es imposible no pensar en “Las Chicas de Oro” (The Golden Girls) por la similitud muchas veces de la historia, sobre todo porque las protagonistas sean cuatro amigas, tengan sus ligoteos, sus problemas o de vez en cuando sus hijos vayan a verlas.

“Poker de Reinas” es, principalmente, la historia de amistad de esas cuatro amigas, tres desde hace tiempo y una que hacen de casualidad, porque la casualidad hace que aterricen en Cleveland. Unas amigas con una personalidad totalmente diferente a las que magníficamente han dado vida las cuatro actrices ya mencionadas. Betty White solo pensaba quedarse para el piloto y aguantó hasta el final porque a esta señora deberían ponerle un monumento sin pensarlo dos veces.

Promo del final de Poker de Reinas

Divertida, entrañable a veces y recomendable. Qué genial haber conocido a Joy Scroggs, Victoria Chase alias “tengo un anuncio importante que hacer”, Melanie Moretti y Elka Ostrovsky. Gracias por las risas.

Downton Abbey cerrará sus puertas tras la sexta temporada

Había rumores y finalmente se han confirmado. La sexta temporada de “Downton Abbey” será la última y el castillo de los Crawley cerrará oficialmente sus puertas, como no podía ser de otra forma, el 25 de diciembre de este año 2015 con el especial de Navidad que desde la segunda temporada llevan ofreciendo.

Los rumores se confirmaron unos días antes de que el creador y guionista de la serie, Julian Fellowes y el productor ejecutivo Gareth Neame, así como la cadena ITV, se pronunciaran al respecto. El propio Gareth Neame ya ha afirmado que prometen una última entrega llena del “drama habitual y de la intriga pero con el entusiasmo añadido de descubrir cómo y dónde terminas todos”.

No me he podido resistir a compartir la foto publicada en el muro de Facebook de “Downton Abbey” en el que se da las gracias a la serie, pero yo me guardo mis agradecimientos personales para fin de año cuando haya concluido.

Lo que sí quiero expresar es mi alegría porque, aunque por una parte se hará extraño que el otoño no empiece con la llegada de “Downton Abbey” (como un usuario puso en Twitter – siento no recordar el nombre-, y creo que ya parafraseé, “la primavera llega con la primera taza de té de ‘Downton Abbey'”), creo que seis temporadas son más que suficientes y que es mejor terminar cuando se está en lo alto que cuando se pierde calidad.

Tal vez la serie haya pecado a veces de repetir historias aunque, yo le perdono todo incluso los momentos WTF (What the Fuck) que haberlos los ha habido, aunque sí que no me ha gustado por dónde han acabado yendo algunos personajes como el señor Bates (Brendan Coyle), bueno al principio, prescindible al final. Por encima de los errores y redundancias, “Downton Abbey” nos ha dado muy buenos personajes y nos ha permitido descubrir a un grupo de actores y actrices realmente fenomenal, porque Maggie Smith, grande, se lleva siempre mucho mérito pero me parece injusto no alabar el trabajo de prácticamente el resto e incluso de muchos de los intérpretes episódicos o que han salido en un puñado de capítulos.

En otoño empezará la recta final y ya tengo algunos deseos como que la señora Hughes (Phylis Logan) y el señor Carson (Jim Carson) tengan u bodorrio por todo lo alto, que Anna (Joanne Froggatt) y Bates puedan ser felices y tener un bebé, que Mary (Michelle Dockery) aprenda a apreciar a su hermana Edith (Laura Carmichael) y que esta pueda acabar feliz.

Revisionando Perdidos: La Sexta temporada

Poster de la sexta temporada de Perdidos

Publico esto cuando se cumplen exactamente tres años del final de la serie. El  23, como no podía ser de otra forma, de mayo de 2010 finalizó la sexta y última temporada de una serie que ha marcado mucho a muchos y que se ha convertido por derecho propio en una de las mejores de la televisión, desde ese magnífico episodio piloto  a su polémico y brillante episodio final con baches de por  medio, todo sea dicho porque de las seis temporadas algunas fueron fantásticas y muy buenas mientras que hubo un par con muy buenos episodios pero regulares en general (léase la larguísima segunda entrega y la última).

NAVEEN ANDREWS

Centrándome en la sexta temporada diré que sin estar mal del todo, pero regular en comparación con las temporadas 1, 3, 4 y 5, jugaron al despiste con esos flashsideways pero llevando toda la historia de forma bastante coherente. El inicio es muy bueno pero después la historia del Templo y Dogen fue un rollo que dejaron de forma muy superficial por la prisa que tenían que darse en cerrar todo.

A veces, lo que pasa en ese mundo paralelo es aún si cabe más interesante que lo de la Isla, donde se tarda en entrar en materia. Por suerte, hay episodios muy aclaratorios como “Ab Aterno” con la historia de Richard o “Al Otro Lado del Mar” con la de Jacob y el Señor de Negro.

Desmond y Charlie en la sexta temporada de Perdidos

En realidad cuando se dice que no se explicó casi nada, admito haberlo dicho al poco de haber visto la final sin todavía haberla procesado del todo, no es verdad ya que se explica prácticamente todo. A excepción de Jacob, en la quinta entrega dejaron más que explicado toda la historia de Dharma, las mujeres embarazadas y demás. Y en esta sexta, supimos del juego de los dos hermanos y de sus normas.

MARK PELLEGRINO, ALLISON JANEY, TITUS WELLIVER

Los daddy issues se entienden sobre todo porque el origen de todo, digamos que ese juego entre Jacob y su hermano, los tenía. Jacob admite ante Jack que eligió a personas rotas como él, que no eran felices. Su relación queda muy bien retratada en los dos episodios en los que se les ve tanto de niños como de mayores, los ya mencionados “Ab Aeterno” y “Al Otro lado del Mar”. Jacob sentía envidia de su hermano porque era el favorito de su “madre”. Cuando al Señor de Negro, de niño, se le aparece su verdadera madre, porque es especial, y le dice que no pertenece allí, él se rebela y decide irse con las personas que iban con su madre en el barco cuando naufragaron.

Se especuló que Madre fuera el humo negro pero nunca lo he creído, ni siquiera atraía a las personas a la Isla como hacía Jacob, complemente era una mujer atrapada en un trabajo del que estaba harta y que vio una oportunidad en la embarazada a la que rescató ya que un bebé podría ser su sucesor, pero acabó con dos. Además, si fuera el humo negro ¿para qué matar a la gente quemándola o con una piedra?

De hecho, le da las gracias al Señor de Negro cuando la mata. Ella sabía que pasaría y por eso cede a Jacob el testigo. Un Jacob que se muestra envidioso y celoso de su hermano porque se supone que él iba a ser el protector de la Isla. Pero como Madre hizo que no pudiera salir nunca de la Isla y una vez muerto y convertido en humo negro junto con Jacob inició ese juego en el que el propio Jacob hizo las reglas, su único propósito era salir de allí, lo que iba a conseguir con el electromagnetismo.

Hurley, Jack, Kate, James y Jacob en la sexta temporada de Perdidos

Todo muy bien explicado, diría yo. Y, al final la revelación más importante e interesante de toda la sexta temporada. El por qué de ese misterio de la Isla, el por qué de protegerla y el por qué de que los losties llegaran a ella. Es más, no hay que olvidar que las reglas impedían ayudar a quienes iban a ser los candidatos pero sí manipularles de alguna manera. Eso les pasó a Richard, a Ben, a Widmore y hasta a Claire.

Y así, nos plantamos en ese final, final que he vuelto a ver hoy para terminar este revisionado. Un final que he vuelto a ver por tercera vez, todo sea dicho, y que me ha llenado los ojos de lágrimas una vez más. No puedo evitarlo, dije que seguramente siempre que lo viera me haría llorar y es lo que pasa.

CYNTHIA WATROS (OBSCURED), DANIEL DAE KIM, ELIZABETH MITCHELL, JOSH HOLLOWAY, IAN SOMERHALDER

Un final que me sigue pareciendo muy bueno, tanto por lo que pasa en la Isla como en esos flashsideways donde unos y otros se reencuentran en ese lugar que crearon inconscientemente para volver a encontrarse de nuevo, ese lugar del que tienen que partir juntos para pasar página aún sin saber adónde van. Un final y una explicación que a mí siempre me valdrán porque sigo pensando que la serie acabó como quería, con todos juntos.

“The End”, el punto y final, muestra además a Hugo como el nuevo Jacob porque, como Ben le dice, siempre ha sabido cuidar de la gente. Y es que en la última temporada el papel de Hurley fue más relevante en lo referido a la toma de decisiones y al liderazgo que en toda la serie. Si en la Isla hasta Jack le sigue, uera de ella una vez entiende lo que pasa gracias a Desmond, es quien guía a otros a ver lo que deben.

Jack, Hugo y Kate en la finale de Perdidos

Y, vista de nuevo, sin prisa y con más pausas de las que pretendía en un primer momento, y disfrutada más si cabe que la primera vez, sigo creyendo que “Perdidos”, “Lost” es una de las grandes series de este siglo y de la historia, principalmente por lo bien escrita que está y esos fantásticos personajes, en su mayoría.

¿Que si la volveré a revisionar? Darlo por hecho aunque, de momento tengo una larga tarea con los extras de mis DVD’s.