Tercera entrega de Madam Secretary: Las tramas de Henry me siguen sin convencer

3x21 de Madam Secretary

La recién finalizada tercera temporada de “Madam Secretary” ha seguido la línea de su segunda entrega. Por una parte están las tramas políticas y sociales a las que se enfrenta la protagonista, Elizabeth McCord (Téa Leoni), que de normal son bastante interesantes y cercanas a la realidad, incluso se adelantan a ella en ocasiones; por otra las de su marido Henry (Tim Daly), que a mí nunca me convencen. Entiendo que a Tim Daly le tengan que dar su protagonismo, pero la serie va sobre ella, no sobre él y en la parte política a la que se enfrentan Elizabeth y su equipo es donde “Madam Secretary” brilla. En ese sentido no han encontrado un buen equilibrio para mi gusto, y Henry funciona mejor en las conversaciones con su mujer e hijos que actuando de agente por mucho que eso acabe repercutiendo a veces en la trama política.

Sigue siendo una buena serie aún así, y esas tramas políticas enseñan cómo funciona la política, ya no solo la estadounidense sino la mundial, y dan que pensar, en especial cuando son de carácter más social. En ocasiones ambas incluso se mezclan.

Téa Leoni y Sebastian Arcelus en la tercera entrega de Madam Secretary

Antes nombraba al equipo de la secretaria de Estado, y es que son parte muy importante de que todo funcione. Ellos también tienen sus pequeñas historias. Así, durante los veintitrés episodios hemos sido testigos de la reunión de Nadine (Bebe Neuwirth) con su hijo o de su nueva relación sentimental; de los problemas maritales de Jay (Sebastian Arcelus), que casualmente quien hace de su mujer en la serie, Stephanie J. Block, es su mujer de verdad, y de cómo sufre un secuestro sin comerlo ni beberlo en un episodio lleno de tensión; de una nueva relación de Daisy (Patina Miller) y sus consecuencias; de parte de la historia de Matt (Geoffrey Arend) a raíz de la religión; y de una confesión nada sorprendente de Blake (Erich Bergen).

Me sigue gustando bastante “Madam Secretary” aunque, seguiré esperando que las tramas de Henry me digan más.

The Last Man on Earth sigue en su línea en su tercera entrega

Promo de la tercera temporada de The Last Man on Earth

Si no es la serie más friki de la televisión (los fans de “The Big Bang Theory” pondrían el grito en el cielo al leer esto) poco le falta a “The Last Man on Earth” para ello. En su tercera temporada ha seguido en su línea, con episodios mejores y peores, que en algunos se ha quedado algo atascada, pero con raciones de sonrisas y risas aseguradas casi siempre.

Con una nueva, e impresionante localización, el otrora Phil ya conocido solamente como Tandy (Will Forte), Carol (Kristen Schaal), Gail (Mary Steenburgen), Todd (Mel Rodríguez), Melissa (January Jones) y Erica (Cleopatra Coleman), acompañados de Lewis (Kenneth Choi) tras huir precipitadamente de Malibú en una línea argumental trepidante, han seguido con sus aventuras y desventuras. Encontrar ese edificio cual sede de Google (si nunca habéis visto cómo es la sede de la empresa, buscar que seguro que os quedáis con la boca abierta), y cambiar de escenario le ha hecho muy bien a la serie ya que por sus características y su contenido, el edificio se ha convertido en un personaje más. Cómo no, teniendo en cuenta que había agua corriente, inodoros, comida y electricidad. Un chollo sin tener que pagar alquiler alguno.

3x03 de The Last Man on Earth

Así, los personajes han tenido sus historias más o menos interesantes. En lo que a menos se refiere, se lleva la palma Melisa porque ya desde que estaban en Malibú, el personaje por su estado psicópata repentino empezó a ser muy sobrante. De los dieciocho episodios de la temporada de “The Last Man on Earth”, Melisa ha sobrado en quince por lo menos.

Sin embargo la desaparición de Gail en la que la audiencia sabía dónde estaba pero los personajes no, sí que creó algo de intriga, porque Gail es de los mejores personajes y la evolución durante la temporada de su relación con Carol ha estado muy bien. Ha quedado claro de nuevo que Todd es un santo con momentazos en su relación de amistad con Tandy y Erica nunca ha calado en mí, pero bueno, no molesta. Lewis creo que ha aportado también.

Eso sí, el alma de esta serie siempre es y será Will Forte y su Tandy, eso es algo innegable aunque si la serie fuera de él con Carol únicamente, creo que sería igual de buena porque ¡menuda pareja!

Fotograma de la tercera temporada de The Last Man on Earth

Durante esta temporada de “The Last Man on Earth” ha habido también una novedad, un episodio sin nuestros protagonistas (aunque se les viera en vídeo brevemente), dedicado a la figura de una mujer que vivía nen un bunker desde que el virus se iniciara y que no se atrevía a salir por miedo a morir, Pamela (Kristen Wiig), un personaje que tal vez recuperen para la siguiente entrega, aunque todo depende de la agenda de la actriz, y que seguro que daría mucho juego.

FOX ha decidido renovarla y yo me alegro porque, aunque a veces los episodios no sean tan redondos, “The Last Man on Earth” es diferente, fresca y divertida generalmente. Desde luego que sigo recomendándola.

Batiburrillo crítico en la tercera temporada de American Crime

Promo de la tercera temporada de American Crime

Una pena. Tras dos muy buenas temporadas de una calidad que muchas series con mucha más audiencia quisieran para ellas, la tercera temporada de “American Crime”, y más que probable última, no ha estado para nada a la altura. La premisa con la que se inició el pasado doce de marzo la entrega prometía, una trama interesante en la que un padre, Luis Salazar (Benito Martínez), dispuesto a encontrar a su hijo desaparecido hace el mismo trayecto que realizó este desde México, para acabar en la misma granja donde el chico estaba trabajando y recabar información sobre el posible paradero del muchacho, siendo testigo del maltrato de los propios capataces, mexicanos también, las deplorables condiciones de higiene del lugar y la dejadez de los dueños y su falta de escrúpulos ante las vejaciones, violaciones y muertes accidentales o no que se suceden en ella.

Ahí entra Jeanette Hesby (Felicity Huffman), ama de casa suspicaz con su familia política a raíz de enterarse de lo que sucede, quienes dirigen la granja junto a su marido, que decide que no puede aguantar más mentiras y quiere romper con su vida, la única que conoce desde hace mucho tiempo y lo que le produce el sustento para vivir, ya que también se da cuenta de que no tiene absolutamente nada y que en el estado donde vive la libertad de una mujer casada está limitada por su marido.

Lili taylor y Timothy Hutton en la tercera temporada de American Crime

Ese argumento ya hubiese bastado para los ocho episodios de la temporada (parece que en un principio iba a tener diez así que la recortaron), Pero no, John Ridley tenía que liar la historia introduciendo más protagonistas para hacer su denuncia, supuestamente a cómo está la servidumbre del siglo XXI, en especial la mano de obra inmigrante. Así de repente aparece la historia del matrimonio Coates,  Clair (Lili Taylor) y Nick (Timothy Hutton), en la que ella contrata a una chica de Haití llamada Gabrielle Durand (Mickaëlle X. Bizet) para que cuide de su hijo y le enseñe francés, y es que la mujer no sabe inglés.

Una decisión que Nick no entiende, nada raro teniendo en cuenta que lo pintan como si su hijo le importase nada y con un resentimiento hacia su mujer al decidir ser madre y dejar de trabajar en su empresa. Resentimiento mutuo, por otra parte, porque Clair no entiende el rechazo de Nick hacia su hijo. Claro que eso se queda en nada teniendo en cuenta que Gabrielle empieza bien en la casa pero en poco tiempo sufre extrañas lesiones que Clair afirma que se hace ella misma, pero hay gato encerrado porque la actitud de la jefa se vuelve más y más despótica.

Regina King en la tercera temporada de American Crime

La tercera historia es la de Kimara Walters (Regina King), una asistente social especializada en ayudar a menores, principalmente que se prostituyen y son esclavos de sus chulos. Ciertamente no es que pegue casi nada con las otras dos, a excepción de ser otro tipo de servidumbre que muestra a personas en peligro.

Cada tema por separado hubiese dado para una temporada y así, esta tercera entrega de “American Crime” hubiese estado más acertada porque episodio tras episodio, quitando los dos primeros, me ha dejado sensación de batiburrillo, de querer abarcar mucho y quedarse en poco. Porque es cuando al final se dice “estamos aquí reunidos para asegurarnos de que se haga justicia”, criticar a la justicia así no creo que haya sido muy efectivo, la verdad. Aunque, al final hay que darse cuenta de que las víctimas siguen sin voz ni justicia porque a pocos importan.

Lástima porque su calidad es excepcional pero no ha sabido estar a la altura de las temporadas predecesoras. Si no hubiese sido por ellas y por el buen trabajo, una vez más, de un reparto donde también han repetido Richard Cabral y Connor Jessup (para ser bastante mal utilizados todo sea dicho) y aparecido en papeles secundarios Sandra Oh, Janel Moloney, Cherry Jones, Ana Mulvoy Ten o Tim Dekay, tal vez la hubiese dejado. Reparto donde esta vez han brillado más Regina King y Felicity Huffman.

Felicity Huffman en la tercera temporada de American Crime

Si ABC decide cancelarla, y todo indica que así será, “American Crime” se marchará dejando un mal sabor de boca a pesar de dos temporadas muy buenas. Una pena, insisto.

Broadchurch cierra su andadura de forma dura, como siempre ha sido

Reparto de la tercera temporada de Broadchurch

El lunes finalizó en el Reino Unido la emisión de “Broadchurch”, no solo de su tercera temporada estrenada siete semanas antes, sino de la serie creada por Chris Chibnall. Todo empezó en 2013 con el cadáver del niño Danny Latimer en la playa de la localidad donde se desarrollan los acontecimientos, caso que siguió en la segunda temporada dos años después con el duro juicio para encarcelar al culpable y cuyos últimos resquicios se han visto en este 2017 en la vida del otrora matrimonio feliz Latimer, formado por Beth (Jodie Whittaker) y Mark (Andrew Buchan).

Esta tercera y última entrega ha llevado a Alec Hardy (David Tennant) y Ellie Miller (Olivia Colman) a investigar la violación de una mujer de la localidad, Trish Winterman (Julie Hesmondhalgh) en la fiesta de cumpleaños de su amiga Cath Atwood (Sarah Parish). Con todos los hombres que acudieron como sospechosos, los dos investigadores van acotando la lista de sospechosos hasta centrarse en un puñado de hombres que estaban o no invitados al evento.

Sarah Parish y Julie Hesmondhalgh en la tercera temporada de Broachurch

El espectador, de nuevo, ha podido jugar a intentar adivinar quién pudo cometer tal acto y bueno, lo cierto es que personalmente no me sorprendió demasiado el duro desenlace porque era una de las posibilidades que había pensado a cuenta de una línea argumental que no tenía mucho que ver con lo principal.

Dura ha sido “Broadchurch” desde el principio, mostrando el dolor de manera cruda, primero con el caso Latimer durante dos temporadas y lo que ha coleteado del mismo en esta tercera como decía al principio, y finalmente con toda la historia de Trish, su sufrimiento y una explicación de lo acontecido totalmente impactante y espeluznante.

Andrw Buchan y Jodie Whittaker en la tercera temporada de Broadchurch
No ha sido la mejor de las tres temporadas, cierto es, aunque sí ha sido toda una demostración de poderío y denuncia tanto en lo que a las violaciones se refiere como a la pornografía y al peligro de la tecnología en menor medida, pero sí ha sido una buena temporada con fantásticas interpretaciones una vez más de la pareja protagonista, así como de quienes ya demostraron en las otras temporadas de lo que eran capaces, caso de Jodie Whittaker y andrew Buchan, fabulosos siempre, sin olvidar a Carolyn Pickles dando viada a la aguerrida periodista Maggie Radcliffe; y, por supuesto, de Julie Hesmondhalgh.

Olivia Colman y David Tennant en la última escena de Broadchurch

Se nos ha ido “Broadchurch”, una serie realmente buena, interesante y sin altibajos que tocó techo en la segunda temporada, para mí la mejor de las tres sin lugar a dudas. Se la echará de menos, así como a los inspectores Hardy y Miller, protagonistas de la última escena, como no podía ser de otra manera, unos minutos de conversación fenomenales en los que no faltó el anorak naranja de Ellie, como se puede ver en la imagen superior.

La tercera temporada de You’re the Worst me ha parecido mejor de lo esperado

Chris Geere y Aya Cash en la tercera temporada de You're the Worst

Había visto más críticas negativas que positivas a la tercera temporada de “You’re The Worst” pero, incluso con pereza para ponerme con ella, esta es de las de maratonear también por la corta duración de sus temporadas y porque, en España, TNT siempre la estrena al poco de su emisión en Estados Unidos y con sesión doble.

La verdad es que sin haberme parecido nunca una gran serie, sí me parece entrenida por las andanzas de los personajes y por esas relaciones de pareja tan extrañas que muestra. No ha pasado lo contrario con esta entrega que también ha reafirmado mi nivel de manía hacia Jimmy (Chris Geere) que se inició en la temporada anterior a cuenta de la depresión de caballo sufrida por su novia Gretchen (Aya Cash). Ella tiene lo suyo, también, pero en el tiempo de relación que llevan, ha hecho lo que no ha conseguido Jimmy: madurar.

Gretchen sigue arrastrando esa depresión yendo a terapia y Jimmy sufre una pérdida que le hará sufrir también queriendo demostrarle a todo el mundo lo fastidiado que está. Ahora, aumentará su inspiración novelistica.

Edgar (Desmin Borges) sigue siendo el maduro del grupo a pesar de arrastrar ese síndrome de estrés postraumático que ha dejado el mejor episodio de la temporada. Su inspiración llegará en forma de humor, ya que la improvisación le hace sacar al creador humorístico que tiene dentro.

Promo de la tercera temporada de You're the Worst

Para dar de comer aparte es Lindsay (Kether Donohue) que me hacía gracia al principio pero que se ha convertido en una petarda, especialmente por su exorbitante egoísmo, en especial con su marido Paul (Allan McLeod), quien promete, espero, un cambio en la cuarta temporada. Cambio que lleva pidiendo a gritos desde hace tiempo.

Algún episodio de esta temporada de “You’re the Worst” sí ha sido prescindible pero han habido buenos momentos como el episodio de Edgar al que me he referido antes, el de la boda o el del Sunny Funday convertido en la divertida búsqueda de un bar escondido en el que hubo algunos guiños a otras series, o eso me pareció a mí.

No ha estado mal la temporada, así que a la cuarta me apunto.

Genial tercera entrega de esa delicia llamada Mozart in the Jungle

Gael García Bernal en la tercera temporada de Mozart in the Jungle

La semana pasada me acompañó al trabajo la tercera temporada de “Mozart in the Jungle” que Amazon lanzó el pasado nueve de diciembre  a través de su plataforma de vídeo. Serie para maratonear donde las haya, la tercera temporada ha seguido mostrando por qué es una delicia seriéfila, a pesar de que un par de los episodios de la segunda mitad de los diez que forman la temporada pecaron de poco ritmo.

La temporada dos terminó con la Sinfónica de Nueva York en espera a cuenta de la burocracia y del capitalismo, por lo que el maestro Rodrigo (Gael García Bernal) tuvo que decidir cuál iba a ser su siguiente paso, al igual que Hailey (Lola Kirke) y el resto del grupo. En Venecia se encuentran ambos por casualidad: él trabajando en el concierto de retorno de una diva de la ópera, La Fiamma (Monica Bellucci), y ella despedida por con quien se fue de gira, el chelista Andrew Walsh (Dermot Mulroney).

Monica Bellucci y Gael García Bernal en la tercera temporada de Mozart in the Jungle

A sabiendas de que Rodrigo está allí y con los músicos en pie de guerra luchando por sus derechos y un acuerdo justo con la junta, Gloria (Bernadette Peters) viaja junto al maestro Thomas Pembridge (Malcom McDowell) a la ciudad italiana para convencer a Rodrigo de que vuelva y ayude a desbloquear las conversaciones.

Así que de vuelta a Nueva York, al fin la orquesta vuelve a ponerse manos a la obra mientras Rodrigo, tiene nuevas ideas que traen de cabeza a Gloria y Hailey decide dar dos pasos al frente en lo que tanto a su vida amorosa como a su vida profesional se refiere.

Pasan más cosas en esta tercera temporada de “Mozart in the Jungle” pero no es plan de destriparlas todas. Solamente diré que los episodios de Venecia están fantásticamente realizados y son de lo mejorcito de la temporada, aunque he de decir que el episodio del bautizo me pareció hilarante, porque en esta serie aunque se pueda encuadrar en el género dramático el humor no falta, y el del falso documental bastante bien llevado.

Promo de la tercera temporada de Mozart in the Jungle

Me sigue gustando mucho esta serie, de hecho sus temporadas me parecen tan cortas que siempre acabo con ganas de mucho más. Así que solo puedo cruzar los dedos para que mi deseo se cumpla. Amazon, por favor, renueva “Mozart in the Jungle”.

The Fall: Muy buen cierre para una serie brillante

Fotograma del episodio 3x04 de The Fall

Paul Spector (Jamie Dornan), alias Peter Baldwin, es malherido estando bajo custodia policial al llevar a los agentes dirigidos por la detective superintendente Stella Gibson (Gillian Anderson) al lugar en el que está su última víctima, alguien a quien conocía de antes, Rose Staggs (Valene Kane).

Víctima y verdugo son llevados al mismo hospital algo que provoca que Rose enseguida quiera ir a casa porque aunque no lo haya visto con claridad, sabe que Paul está allí. De ello se entera la prensa también porque, recordemos, en la segunda temporada Spector se había declarado culpable ante Stella. Paul tiene heridas de consideración pero parece que lo más grave es que parece haber perdido la memoria de los últimos años.

Con su nombre, apellidos, foto y profesión en la prensa, a su mujer Sally Ann (Bronagh Waugh) le viene una buena encima, sobre todo cuando, sin que Gibson esté de acuerdo, se la quiere acusar de encubrimiento y sus hijos empiezan a tener problemas en el colegio. ¿Qué hacer? Buscar una salida a la desesperada.

Jamie Dornan en la tercera temporada de The Fall

Mientras tanto vemos la recuperación de Paul y cómo parece una persona totalmente diferente al frío y despiadado asesino en serie que sabemos que es. La policía sigue tratando de recopilar todas las pruebas en su contra que pueda porque el abogado de Spector y su ayudante harán lo posible para buscar agujeros en la investigación para lograr la libertad de su cliente.

Y, finalmente se desvela el por qué Paul es como es, las razones que le llevaron a tener esa obsesión voyeurista, narcisista y psicópata, aunque creo que la historia deja caer algunas frases que hacen que podamos pensar que aún había mucho más antes de que Spector, Baldwin mejor dicho, acabara donde acabase en su preadolescencia.

La tercera y última temporada de “The Fall” la forman seis horas que se toman su tiempo para narrar las cosas pero que en ningún momento se hacen lentas, al contrario, llegan incluso a saber a poco. Es todo muy psicológico en realidad, no solo por el estado del acusado sino por lo que sucede a los personajes cuyas vidas ha salpicado: Sally Ann, Rose Staggs, el jefe Jim Burns (John Lynch), Katie Benedetto (Aisling Franciosi) o la propia Stella.

Bronagh Waugh en la tercera entrega de The Fall

Y lo que se cuenta no está nada edulcorado. Ni el trasfondo de Paul-Peter, ni lo que trata de hacer Sally Ann, ni la historia de Katie cuya transformación a cuenta de su enamoramiento es realmente fuerte, ni lo que sucede a mitad del episodio final, que resulta tan violento que se hace duro hasta mirar la pantalla sin retirar la vista de la misma. Toda esta historia de maldad creada y escrita por Allan Cubitt se resume, en parte, en el diálogo que tienen Rose y su hija (transcripción aproximada):

-Rose: “…y la princesa lanzó a la rana contra la pared”

-Niña: No mamá, ahora llega el beso.

-Rose: Esa es Disney cariño, este es el cuento original.

La tercera temporada me ha gustado mucho y creo que “The Fall” ha finalizado de muy buena manera. Con dureza, claro, porque la historia por lo que nos ha narrado desde el principio la ha tenido y el cierre así lo requería; con una investigación que nunca ha decaído y con dos antagonistas que no tan ben el fondo compartían ciertas similitudes. Solamente tengo que poner un par de peros. El primero versa sobre Sally Ann y los hijos de Paul. Tal vez no hiciera falta explicar mucho más pero a la pobre mujer la vemos con la mirada perdida por última vez y no sabemos mucho más de lo que le sucederá, aunque pueda intuirse. El segundo es sobre la propia Stella porque de Paul-Peter sabemos mucho, de la detective superintendente me hubiese gustado saber aún más de su pasado. Nos han dado piezas de un puzle pero algunas se han quedado por el camino. No eran necesarias para la investigación, pero no me hubiesen sobrado tampoco.

Fotograma final de The Fall

Brillante me ha parecido “The Fall” en su conjunto, una historia muy bien narrada y ejecutada de la que deberían hacer más temporadas con un caso diferente. Muy recomendable.