Southland, una fantática serie policíaca

Promo de Southland

Hace años, marzo de 2011 según dejé constancia en este post, me enganché a una serie nueva que empezó a emitir Nitro, (canal de Antena 3), se llamaba, “Southland” y pensé que había visto la primera temporada completa porque desapareció sin más de la parrilla. No la olvidé, lo poco que vi me dejó tan satisfecha que decidí ponerme con ella en condiciones algún día y gracias a Internet así ha podido ser.

No me han durado mucho sus cinco temporadas, no porque en realidad el número total de episodios sea solamente cuarenta y tres, sino porque “Southland” es tan buena que es imposible no consumirla con ganas desmedidas en unas pocas jornadas. El problema llega al final, cuando no quieres que se acabe.

Creada por Ann Biderman, producida por Christopher Chulack y John Wells (quienes ya habían estado juntos en otra maravilla llamada “Turno de Guardia” [Third Watch]) e interpretada principalmente por Michael Cudlitz, Regina King, Ben McKenzie y Shawn Hatosy, la serie nos lleva a las calles de Los Ángeles donde los patrulleros tienen que lidiar con diferentes problemas diarios, los detectives de homicidios con crímenes de sangre y los agentes dedicados a las bandas con todo lo relacionado con estas, aunque en ocasiones las diferentes divisiones mencionadas coinciden en un tema relacionados con ellas.

Ben McKenzie y Michael Cudlitz en Southland

Así, al inicio de la serie, a la división de patrulleros de Hollywood llega el novato idealista Ben Sherman (Ben McKenzie) a quien le asignan al veterano John Cooper (Michael Cudlitz) como su instructor durante el año que duran sus prácticas, por así llamarlas, un período en el que los novatos se descubren como policías o no. Cooper y Sherman provienen de lugares diferentes, Ben es de familia rica pero por algo que sucedió en ella decidió hacerse policía, mientras que John es de familia humilde y se hizo policía poque su padre mató a su novia cuando era un adolescente.

Por su parte, en homicidios está la detective Lydia Adams (Regina King), valiente y rápida como una bala a la hora de correr detrás de los sospechosos; cuyo mejor amigo es su compañero Russell Clarke (Tom Everett Scott) a quien confía prácticamente todo, algo que también hace con su madre, con quien vive. Lydia proviene de los barrios bajos de la ciudad así que sabe bien a qué se enfrenta en muchos de sus casos.

En el departamento especializado en bandas encontramos también a dos compañeros y muy buenos amigos, los detectives Nate Moretta (Kevin Alejandro) y Sammy Bryan (Shawn Hatosy) quienes tienen que vérselas con diferentes grupos que se matan y roban entre sí sin importarles las víctimas colaterales de sus acciones.  Si algo deja claro “Southland” es que en la ciudad de Los Ángeles hay una tasa de crimen alto, hablamos de una ciudad enorme, pero que el problema de las bandas contribuye en gran medida a que así sea.

Jenny gago y Regina King en Southland

Hay más policías con protagonismo, entre los patrulleros, por ejemplo, Dewey Dudek (C. Thomas Howell), Chickie Brown (Arija Bareikis) o el sargento Terry Hill (Jamie McShane), aunque más adelante aparecen Lucy Liu y Anthony Ruivivar como los agentes Jessica Tang y Hank Lucero, respectivamente. En homicidios habrá mucho movimiento junto al escritorio de Lydia, por allí pasan otros detectives: Rene Cordero (Amaury Nolasco), Josie Ochoa (Jenny Gago) y Ruben Robinson (Dorian Missick); mientras que en la división de bandas está el jefe de Nate y Sammy, Daniel Salinger (Michael McGrady) que tiene su historia también.

“Southland” es cruda y muy realista en la forma de narrarnos la acción, y de esta hay mucha, ya que no se escatiman persecuciones a la carrera o en coche, y de vez en cuando, aunque esto es lo menos, hay algún tiroteo. Pero es que en la mayoría de episodios, con ese estilo documental, con esa cámara al hombro, es capaz de meternos allí con los agentes de la ley: en el coche con Coop o Bryant, en las calles por donde la detective Adams persigue a quien ose echar a correr delante de ella.

Es además una serie multirracial cuyos casos resultan de lo más interesantes y ágiles, porque así es “Southland” también, una serie tan ágil que no da respiro en los cuarenta y dos minutos que duran sus episodios. Y, de los policías también se nos cuentan sus historias personales: los problemas de Coop con la espalda, su padre o su sexualidad; los daddy issues de Sherman, su estupidez con las mujeres y su transformación; los problemas de Bryant con su mujer, de Moretta con su hija o de Dewey con el alcohol; lo dura que le resulta la maternidad a Adams…

Kevin Alejandro y Shawn Hatosy en Southland

Historias muy interesantes, bien realizadas y filmadas además de un estupendo reparto es lo que tiene “Southland”. Sobre este hay mucho que decir, ya que hay intérpretes que se lucen muy mucho. Es el caso, en especial, de Michael Cudlitz y Regina King, aunque no puedo olvidarme de Shawn Hatosy, que tiene escenas de brillantez, estando Ben McKenzie bien y C. Thomas Howell dejando un personaje tan odioso a veces que acabas cogiéndole hasta cariño.

Y el reparto, quitando los cuatro principales mencionados al principio, dio muchas vueltas, habiendo secundarios que brillaron muy mucho como Jenny Gago (Adams y Ochoa hacen un dúo policíaco femenino de lo mejorcito que se ha visto) o Dorian Missick, ambos fantásticos en su interacción con Regina King; Lucy Liu que tenía mucha química con Michael Cudlitz o alguien que aparece poco pero que en todo lugar donde sale deja su huella, Gerald McRaney.

Tristemente, “Southland” se quedó en cinco temporadas, aunque hay que darle gracias a TNT de que la rescatara tras su cancelación por parte de NBC quien emitió la primera entrega en 2009. TNT le dio una nueva vida en forma de cuatro temporadas antes de su cancelación en 2013.

Regina King, Ben McKenzie, Michael Cudlitz y Shawn Hatosy en una promo de Southland

Ahora, he de ponerle un pero, le sobran los últimos cinco minutos por un innecesario cliffhanger que, seguramente de saber que la cancelaban, se hubieran ahorrado. A no ser que se haga una segunda lectura por el personaje con el que acaba todo, y la verdad es que prefiero no hacerla.

Fantástica, de verdad, de esas que perduran en la memoria con cariño.

Anuncios

Una muy floja temporada pone fin a siete temporadas de Rizzoli & Isles

Angie Harmon y Sasha Alexander en la séptima temporada de Rizzoli & Isles

Anoche mismo, Calle 13 emitió los dos últimos episodios (de un total de ciento cinco que finalizaron en la TNT estadounidense en septiembre) de “Rizzoli & Isles” serie que desde que la estrenara, he visto a pesar de llegar a aburrirme soberanamente porque poco a poco sus casos se acabaron convirtiendo en lo más flojo que haya visto jamás en una serie policíaca.

La séptima entrega, de hecho, ha sido el fiel reflejo de lo que la serie creada por Janet Tamaro, basada en las novelas de Tess Gerritsen, ha ido ofreciendo en los últimos tiempos, pero en peor todavía. Para muestra de ello la resolución muy chapucera y rápida de lo que centró la sexta entrega. Alguien la había tomado con Jane (Angie Harmon) y todo queda en casi nada, al final. Hubiese sido mejor un cierre en plan episodio doble y se habrían ahorrado la peor entrega de la serie.

Que sí, que “Rizzoli” (para mí siempre será así su título porque Janey es la principal de toda la historia digan lo que digan) nunca ha engañado al espectador en lo que le iba a ofrecer, pero como serie de policías ha dejado bastante que desear, y me reafirmo en lo que he dicho durante años, que llegaría al final de la misma por los personajes.

He seguido llamando pesada a la doctora Maura Isles (Sasha Alexander), pero es que esa cuarta entrega con toda su poco interesante historia familiar me dejó muy harta de ella, aunque el trabajo de la actriz ha sido bueno y el personaje ha tenido sus momentos. ¿Qué se puede decir de Jane? Con sus defectos y sus virtudes, desde el primer momento fue el alma de la serie, al fin y al cabo el 95% de todo giraba alrededor de ella.

Angie Harmon y Bruce McGill en la finale de Rizzoli & Isles

Mamá Rizzoli, Angela (Lorraine Bracco), es de esos personajes que deberían tener su serie propia por entrañables, y el fantástico Vince Korsak (Bruce McGill) es de esos a los que se les coge cariño desde el principio. Además, sobre este, siempre pensaré que su relación con Jane era mucho más interesante, sobre todo desde mitad de la serie, que la de ella con Maura.

Frankie (Jordan Bridges) mejoró con los años y las incorporaciones de Idara Victor como Nina Holiday y de Adam Sinclair como Kent Drake, aportaron algo a las historias, sobre todo humor en el caso del segundo.

Temporada floja con un episodio dirigido por Angie Harmon, otro por Sasha Alexander y con la presencia en uno de ellos de la otrora Christine Cagney de “Cagney & Lacey”, Sharon Gless (a la que desaprovecharon, muy mucho), serie con la que han comparado a “Rizzoli & Isles” pero que nunca le llegó a la suela de los zapatos.

El final hecho para homenajear a siete años de serie y para tocar la fibra sensible del espectador con mucha despedida, mucho cambio y un recuerdo merecido y realmente triste, al desaparecido detective Barry Frost que también lo era para recordar al actor que le dio vida durante cinco temporadas, Lee Thompson Young.

Mom, fantástica tragicomedia en su segunda temporada

Allison Janney y Anna Faris en la segunda temporada de Mom

Soy fan de “Mom” desde el primer día. Ya dije al término de su primera entrega el año pasado que no me costó nada engancharme y hoy en día se ha convertido en mi comedia de cabecera. La segunda temporada de la serie de CBS (en España se puede ver en TNT y Neox) finalizó su emisión el pasado jueves y largos se harán los seis meses sin ella, porque desde hace un tiempo está renovada para una tercera temporada.

La segunda entrega rompió con la segunda desde el principio ya que el escenario principal se trasladó de la casa de los Plunkett hasta un motel, primero, y un edificio de apartamentos, pasando por la casa de Marjorie (Mimi Kennedy), siempre dispuesta a ayudar a Christy (Anna Faris), Bonnie (Allison Janney) y compañía.

Un acierto que Marjorie se haya convertido en personaje fijo porque su personaje no solo aporta, sino que es de los buenos y se complementa a la perfección con las protagonistas. Otro cambio importante es que el lugar de trabajo de Christy apenas ha aparecido, y es que es esa parte de la serie a la que estaba claro que no iban a poder sacar jugo, pero tampoco han salido demasiado los hijos de Christy. Acertado también haber recuperado a Regina (Octavia Spencer) y fichado a Jill (Jaime Pressly)

La segunda temporada se ha caracterizado por los palos que se le han dado a Bonnie y Christy, las protagonistas de esta fabulosa tragicomedia que es “Mom”.

Y a partir de aquí, spoilers, así que no sigas leyendo si aún no has visto la temporada o no la llevas al día.

Kevin Pollack y Allison Janney en la segunda temporada de Mom

En los últimos episodios de la primera temporada, Christy fue a buscar a Alvin (Kevin Pollack) y aunque Bonnie en un primer momento no quiso saber nada de él, al final aceptó las razones por las cuáles él la había abandonado con la recién nacida hija de ambos, y acabó metiéndose en su vida teniendo una segunda oportunidad con ambas.

Poco le duró, tristemente porque Alvin ha dado mucho juego, porque un infarto acabó con su vida de repente… ¡Estando en la cama con Bonnie! La pena de Christy fue grande, la de Bonnie mayor y al final esta, por otras cosas también, acabó cayendo de nuevo en las drogas y el alcohol despertando el “odio” de su hija y la necesidad de intervención de sus amigas de AA.

Mientras Christy no solo tiene que lidiar con su madre sino con la rebeldía de su hija Violet (Sadie Calvano) y con las ganas de su hijo Roscoe (Blake Garrett Rosenthal) de vivir con su padre Baxter (Matt Jones), quien ha rehecho su vida con una una chica con dinero y que vive en una gran casa y tiene un buen empleo.

Fin de los spoilers.

Promo de la segunda temporada de Mom

La serie fue hilarante en su primera entrega pero la segunda ha tenido un tono más trágico de ahí que la catalogue de tragicomedia porque aunque en “Mom” se utilice el humor a cada rato, se hace para ocultar el drama no solo el de Bonnie o Christy, sino también el de Marjorie, Jill o el de Regina.

Larga vida a “Mom”, porque ella lo vale por lo que hace disfrutar y por los personajes y el buen trabajo de la siempre grande Allison Janney, Anna Faris y el resto del elenco, en su mayoría.

Más de lo mismo en la quinta temporada de Rizzoli & Isles

Bruce McGill y Angie Harmon en la quinta temporada de Rizzoli & Isles

El martes pasado finalizó la quinta temporada de “Rizzoli & Isles” en España con el emisión del decimoctavo episodio en Calle 13. A través de ese número de entregas, que arrancaron con la ausencia del detective Barry Frost (Lee Thompson Young) y su posterior episodio homenaje, se ha podido ver más de lo mismo pero no es una crítica negativa si se sigue esta serie, y es que ya he dicho en alguna ocasión que no engaña a nadie, aunque cierto es que se podían currar un poco más los casos policiales.

Estos han vuelto a ser más que previsibles. No es fácil tratar de jugar a saber quién es el asesino con la serie de Janet Tamaro porque, realmente, resulta muy fácil descubrir al asesino o asesina de turno en la mitad del metraje de cada episodio. Previsibles también han sido algunas tramas como la de Angela (Lorraine Bracco) en su búsqueda de empleo ¿dónde iba a acabar trabajando para seguir saliendo en pantalla que donde ha acabado? Blanco y en botella, vaya.

Pero es que “Rizzoli & Isles” se sigue sustentando en sus personajes, no solo en las dos protagonistas principales, Jane Rizzoli (Angie Harmon) y Maura Isles (Sasha Alexander), sino en el resto del elenco porque Frankie (Jordan Bridges) ha adquirido más importancia en los casos policiales desde que ha dejado el uniforme atrás, y la presencia de Vince Korsak (Bruce McGill) siempre es estupenda, sobre todo en las escenas con Jane. De todas formas ¿soy la única que piensa que entre el detective y mamá Rizzoli podría haber algo? Veremos, porque se podría dar el caso, perfectamente.

Si en la cuarta temporada la historia familiar de Maura ocupó mucho metraje innecesario en mi opinión, esta vez su historia personal ha sido menor, limitándose a una relación amorosa. Jane, por su parte, ha pasado por malos tragos como un par de pérdidas, la de Barry Frost incluida, pero se ha resarcido salvando varias vidas.

TNT, canal que la emite en Estados Unidos, renovó hace unas semanas “Rizzoli & Isles” para una sexta temporada que arrancará el mes que viene. Para verla en España habrá que esperar hasta el otoño, seguramente, aunque con los parones en su país de origen, al final volveremos a ver la temporada sin demasiada diferencia temporal.

Sí, tendrá episodios mejores y episodios peores, será previsible año sí y año también pero por los personajes, yo no me bajo del carro hasta que se termine.

Brillante e hilarante primera temporada de Mom

Allison Janney y Anna Faris en el episodio 1x14 de Mom

Me gustó el piloto de “Mom” y no me costó nada engancharme a la sitcom creada por Gemma Baker, Eddie Gorodetsky y Chuck Lorre. Claro que desde el principio se les coge cariño a los personajes y el reparto no lo hace nada mal, sobresaliendo la siempre grande Allison Janney y Anna Faris que me ha sorprendido para bien.

Durante los veintidós episodios de la primera entrega, que finalizó en la CBS estadounidense la semana pasada, los guiones han hecho humor con las adicciones, el embarazo adolescente, la dejadez parental, el amor o el desamor. Hasta han hecho comedia de algo tan serio como es el cáncer pero es que “Mom” tiene unos guiones muy divertidos. Eso sí, no es comedia 100% porque la serie tiene su drama, ese al que también le sacan el lado cómico pero que te hace emocionarte a partes iguales. Por tanto estamos ante una tragicomedia porque la vida de sus protagonistas no es nada fácil.

Christy (Anna Faris) y Bonnie (Allison Janney) son las piezas fuertes de esta serie. Se llevan mal pero se quieren. Se enfadan pero se arreglan. Empiezan a no aguantarse y se vuelven a acabar entendiendo y, probablemente, la una sea la mejor amiga de la otra y viceversa. El trabajo de Faris es realmente bueno pero es que para quienes seguimos su carrera, probablemente desde “El Ala Oeste” (The West Wing), el nombre de Allison Janney son palabras mayores porque la actriz llena la pantalla con cada aparición. Puede hacer drama pero ojo, la comedia le va también como anillo al dedo.

He de mencionar a Sadie Calvano que interpreta a Violet, la hija de Christy y nieta de Bonnie, con frescura, y a quien hace de su hermano Roscoe, Blake Garrett Rosenthal, que es un niño verdaderamente adorable. Geniales las apariciones del padre de este, Baxter (Matt Jones) y no menos las de Luke (Spencer Daniels), el novio de Violet, que tiene escenas cortas normalmente pero deja huella en todas.

Octavia Spencer, Allison Janney, Mimi Kennedy y  Anna Faris en el episodio 1x19 de Mom

Pero si hay alguien con quienes tanto Faris como Janney se complementan al 100% esas son Mimi Kennedy y Octavia Spencer. La primera es la guardiana de Christy en Alcohólicos Anónimos que tiene una historia pasada con Bonnie, de quién podría decirse que es su archienemiga pero con pinzas, porque en el fondo, por puyas que se echen, no se llevan mal. La segunda es otra alcohólica en recuperación que se tiene que enfrentar a un grave delito que comete pero tendrá a las tres antes mencionadas apoyándola.

La primera temporada de “Mom”, como digo, ha tenido momentos brillantes e hilarantes y un final realmente bueno que además de hacerme reír consiguió también emocionarme. Una de mis series de cabecera de la temporada y una de las pocas que me voy a guardar.

CBS ya la ha renovado (¡gracias!) así que “Mom” volverá a las pantallas de Estados Unidos en septiembre. En España la emisión en castellano sigue su curso en TNT así que la temporada que viene también volverá a nuestro país. ¿Qué esperar de la segunda entrega? Risas, momentazos madre e hija y el desarrollo de la trama parental que han dejado abierta en la primera temporada. Lo del trabajo de Christy en el restaurante se queda en un muy segundo plano y probablemente así siga.

Las Reglas del Juego: el gran equipo de estafadores

Promo de la tercera temporada de Las Reglas del Juego

Cambiaron las reglas del juego durante cinco temporadas en cuatro años de emisión, aunque en la versión original tomaban ventaja que al fin y al cabo esa es una de las acepciones de “Leverage”, “Las Reglas del Juego” en España. Setenta y siete episodios se grabaron, setenta y siete entregas en las que el equipo protagonista ayudó a quienes lo necesitaban ejerciendo de unos Robin Hood modernos para vengarse de quienes pensaban que podían fastidiar a indefensos para salirse con la suya.

Todo empezó cuando el antiguo investigador de seguros Nathan Ford (Tomothy Hutton), Nate para los amigos, es contactado por un hombre para que le ayude a a recuperar unos planos aeronáuticos que supuestamente le roba la competencia. Pero cuando ese hombre les engaña y quiere acabar con ellos, el equipo decidirá actuar contra él e iniciar así su ayuda a quienes lo necesitan.

Actores de Las Reglas del Juego
Ese equipo liderado por el cerebro, Nathan, lo componen Sophie Devereaux, una actriz británica mala en el escenario pero genial a la hora de estafar, experta en arte y con una gran capacidad para poner diferentes acentos; Eliot Spencer (Christian Kane), un matón muy entrenado y resistente capaz de quitarse a cinco tíos de encima sin despeinarse y muy aficionado a la cocina además de buen cantante; Parker (Beth Riesgraf), sin apellido conocido, una hábil ladrona a la que siempre parece faltarle un tornillo; y Alec Hardison (Aldis Hodge), el hacker y friki del grupo.

Ellos cinco son los protagonistas y el alma de la serie porque los personajes están realmente bien y como grupo se mejoran los unos a los otros. En realidad “Las Reglas del Juego” merece ser vista solamente por conocerles a ellos porque se les coge mucho cariño desde el principio.

Timothy Hutton, Gina Bellman y Mark A. Sheppard en la quinta temporada de Las Reglas del Juego
La primera temporada siempre será la mejor y más completa para mí, tal vez porque la concebieron como una historia con principio y fin por si la cancelaban pero lejos de ello, hubo cuatro más con bajones, todo sea dicho, aunque hubo capitulazos en cada una de ellas. En la última mismamente hicieron tres episodios diferentes a los habituales, uno protagonizado por Parker; otro por ella misma, Eliot y Hardison; y otro por Sophie y Nathan que me recordó mucho a las series ochenteras detectivescas.

Mi golpe preferido siempre será “El Golpe del David”, repartido en dos partes como los episodios doce y trece de la primera temporada pero hubo otros muy buenos como aquel en el que vimos a Eliot de cocinero por primera vez, o los de la noche de las chicas y la de los chicos en las que en dos episodios diferentes pero en el mismo período de tiempo se veía qué hacían Sophie y Parker en su noche libre y lo mismo con Hardison, Nate y Eliot.

Con sus pegas, que se las pongo sobre todo por algunos episodios algo aburridos, pienso que “Las Reglas del Juego” es una serie digna de ver por muchas de sus historias y, recalco de nuevo, sus cinco personajes principales. Hay que decir que durante la segunda temporada Gina Bellman apenas apareció ya que fue madre y su hueco fue bien cubierto por la siempre cumplidora Jeri Ryan (“Shark”, “El Cuerpo del Delito – Body of Proof”) pero se notó su ausencia.

Y, no puedo acabar sin hacer dos menciones especiales. Una a la bonita historia de amor que viven  Nate y Sophie con ese cierre de oro, y otra al gran secundario de la serie, James Sterling (Mark A. Sheppard), el antiguo compañero de Nate en la aseguradora que acaba intentando echarle el guante. Brillante siempre.

Me ha entretenido, sí.

La finale de Las Reglas del Juego

Timothy Hutton y Gina Bellman en la finale de Las Reglas del Juego

AXN finalizó la emisión de la serie “Las Reglas del Juego” (Leverage) hace justo dos semanas, tres meses después de que la serie pusiera punto y final a sus cinco temporadas en Estados Unidos.

No estuvo mal “El Golpe del Largo Adiós” (The Long Goodbye Job) como punto y final a esta entretenidilla serie que nunca llegó a la calidad de su primera temporada pero que en todas sus entregas contó con episodios más que reseñables. Pero de eso ya hablaré cuando le dedique una entrada al global de la serie.

Este episodio empieza con Nate (Timothy Hutton) esposado en una habitación donde una mujer le hace preguntas sobre el golpe que habían dado y le pregunta cómo murieron sus compañeros. Fue un momento WTF total porque ¿podrían acabar la serie matando a todos menos a Nate? No era una opción.

En 42 minutos nos muestran el que es el último golpe del grupo liderado por el propio Nate en el que se montan una gran estafa y logran. una vez más, salir indemnes. No es spoiler, todos los episodios han acabado así y el último no podía ser menos. Así, en este último golpe se incluyeron todos los elementos característicos de “Las Reglas del Juego” como:

-La estafa.
-El robo de algo.
-La pelea de Elliot (Christian Kane).
-El hackeo de Hardison (Aldis Hodge).
-Parker (Beth Riesgraf) y su descenso por algún lado.
-La efectiva actuación de Sophie (Gina Bellman) y esta vez tanto como ladrona como sobre las tablas.

Aldis Hodge, Beth Riesgraf y Christian Kane en la finale de Las Reglas del Juego
Un buen episodio, como digo, para cerrar la serie que además dejó la puerta abierta a que pudiera haber más serie , a pesar de esa propuesta final que prácticamente cierra el episodio, o incluso un spin off con varios de los personajes.