Estreno de The Following

Promo de The Following

El guarda de una prisión de Virginia se pasea por los pasillos de la misma. Se cruza con unos compañeros que le saludan y sale en su coche tras su jornada laboral. No tardamos en descubrir que no era un guarda, sino un asesino en serie llamado Joe Carroll (James Purefoy) que iba a ser ejecutado en breve tras ocho años en el corredor de la muerte.

Así empieza “The Following”, una serie creada por Kevin Williamson, guionista de la saga “Scream” entre otros trabajos, en la que la antítesis de Carroll es el policía que lo capturó, Ryan Hardy (Kevin Bacon), que se retiró tras darle caza y escribió un libro sobre él. La estrenó TNT en España, menos de una semana después de su emisión original en Estados Unidos, el pasado martes.

A Hardy le llama el FBI para que colabore, en calidad de asesor, para dar caza al asesino de nuevo, un asesino que llevaba una vida totalmente normal dando clases de literatura en la universidad y estando casado. Un hombre que creaba fascinación en sus alumnos y que también parece crearla en sus seguidores y es que, sin destripar nada del episodio porque lo mejor es que os animéis a verla, cualquier persona puede ser un ayudante de Carroll. En el piloto, de hecho, salen más de uno.

El planteamiento es muy interesante y el piloto me ha gustado. Es un poco “Mentes Criminales” (Criminal Minds) en el sentido de que la unidad con la que colabora Hardy es la de Análisis de la Conducta, el BAU de la citada serie, y por lo truculento de la historia que me sorprendió ese giro que hay en los diez minutos finales.

De momento, parece una serie muy a tener en cuenta a la que tanto Kevin Bacon como James Purefoy ponen carisma porque el resto de los personajes, de momento, no me dicen nada aunque, bien es cierto que no les han dado demasiada cancha. Espero que siga igual de bien que como ha empezado.

Anuncios

El Avispero, entretenida tv-movie policíaca

Hace unas semanas TNT emitió en España “El Avispero” (Hornet’s Nest), una tv-movie policíaca basada en un best seller de la escritora Patricia Cornwell que fue estrenado en TNT Estados Unidos en marzo de este mismo año y que es producción propia.

Con Virginia Madsen como la más famosa del reparto, “El Avispero” presenta al joven periodista Andy Brazil (Robbie Amell) que va a escribir una serie de artículos sobre la policía del pueblo estadounidense en el que se desarrolla la acción, que no pasa por sus mejores momentos, para lo que tendrá que formar equipo con la jefa de la sección de investigación Virginia West (Sherry Stringfield a la que la idea de tener que hacer de canguro no le gusta nada.

Los asesinatos de unos hombres son el centro de parte policial del filme, investigación llevada por West, claro, pero también hay escenas que nos ayudan a conocer a los personajes: los mummy issues de Andy, la relación a ninguna parte de Virginia, los problemas conyugales de la jefa Judy Hammer (Madsen) o sus intentos de mantener a raya a quienes intentan hacerle la cama.

Y, puede parecer un telefilme de sobremesa que lo es, claro, pero bien hecho, con personajes interesantes y actores que cumplen dándoles vida, en especial quien lleva mucha parte del peso de la historia, Sherry Stringfield.

Disfruté de la tv-movie y me pareció bastante recomendable. Ojalá se decidieran a hacer más o una serie porque se ve que Cornwell, quien tiene una breve aparición en la película, ha escrito una serie de libros con estos personajes.

Estreno de Perception en AXN

Anoche mismo el canal AXN estrenó la serie “Perception” con la emisión de sus dos primeros episodios. La serie devuelve a Eric McCormack a la televisión en un papel protagonista, algo que no ha tenido desde “Will y Grace”. En Estados Unidos la emite TNT y habrá segunda temporada el año que viene.

Me perdí el episodio piloto que pensé grabar para visionar con tiempo pero el segundo fue una buena muestra para no hacerlo porque no me convenció y no, esta vez no voy a aplicar mi regla del tercer episodio para decidir si sigo con ella o no porque lo que cuenta “Perception” no es nuevo. McCormack es Daniel Pierce, un doctor con mcho talento pero excéntrico y esquizofrénico que es recultado por una antigua alumna suya agente del FBI, Kate Moretti (Rachael Leigh Cook), para que le ayude a resolver casos supuestamente complejos y digo supuestamente porque lo del segundo episodio no me pareció para nada difícil.

Así que la serie es un procedimental más en la que su protagonista principal es una especie de asesor al que con su inteligencia parece que no le cuesta nada dar con la resolución de los casos de turno. Claro que este tiene una mejor amiga imaginaria, con la que habla aunque esté en público, y para tranquilizarse se pone música en un walkman (¿en serio?) y empieza a mover los brazos como si de un director de orquesta se tratase.

Como no me parece que esta serie de ningún aliciente mejor me dedico a otras que tengo pendientes y que probablemente me llenen más.

Black Mirror: interesante inicio, tedioso final

Había leído algo sobre la serie británica “Black Mirror”, o miniserie porque consta de tres episodios y no sé si realizarán más, y aprovechando que el canal TNT los emitió en maratón hace un par de semanas, aproveché a ver el primer capítulo para ver si me gustaba y a grabar los dos siguientes.

El primer episodio me gustó. Fue… grotesco, esa es la palabra que mejor le va. Trataba sobre una princesa inglesa secuestrada cuyo captor le obliga a leer lo que pide mientras la graba en un video que cuelga en Internet (en una web similar a Youtube). La petición del secuestrador es de lo más extraña. Está dirigida al Primer Ministro y le pide que antes de las tres de la tarde (si no me confundo de hora) de ese mismo día tiene que mantener relaciones sexuales con un cerdo (sí, sí, con un cerdo) en directo para todas las cadenas del país. Si no lo hace, matará a la chica.

Ahí empieza una interesante crítica sobre la sociedad y los medios de comunicación. ¿Qué hacer cuando la vida de alguien está en tus manos? ¿Un político tiene que ceder ante las amenazas? ¿Puede estar la gente en general interesada en ver algo de esa clase por televisión? ¿Reacciona la prensa correctamente ante determinados acontecimientos?

Un interesante episodio y lo más salvable de esta serie porque los dos siguientes capítulos son muy aburridos, en mi opinión. En el segundo hay mucha ciencia ficción, de hecho los protagonistas viven en un mundo en el que se dedican a dormir, ver la televisión y a pedalear. Pedaleando consiguen puntos para poder comprar comida y bebida de las máquinas expendedoras, por ejemplo, pero también para salvar las penalizaciones que tienen en caso de hacer zapping y no querer ver el programa que está sintonizado.

Si se pierden los puntos o no se puede continuar pedaleando se baja de posición en el pedestal para convertirse en limpiador. Pero, también hay otra forma de subir de nivel, dependiendo de cómo se mire, y es a través de un programa tipo “Operación Triunfo” en el que el jurado es muy exigente y capaces de mandar a los candidatos, que aceptan o no, al canal porno.

La tercera historia es la de una tiranía, la de los recuerdos ya que se nos muestra un mundo en el que la gente tiene un chip implantado que puede mostrar momentos ya vividos como si se hubieran grabado en video solo que se han grabado con los ojos. Así, el protagonista está convencido de que su mujer le ha engañado por otro y decide que tal vez sea mejor vivir en la ignorancia.

Cada episodio es crítico, sí, pero como decía el primero es el único que para mí merece la pena. Los otros dos se hacen pesados y eso que duran únicamente cincuenta minutos.

Cuarta temporada de Las Reglas del Juego

El pasado viernes, con un doble episodio AXN puso fin a la emisión de la cuarta temporada de “Las Reglas del Juego” (Leverage), una serie original del canal TNT estadounidense que suele programarla por verano si mal no recuerdo y que está renovada hasta por una sexta entrega.

Ninguna temporada será tan buena como lo fue la primera, tal vez por la frescura, pero la serie se sigue dejando ver. Algunos casos son mejores que otros pero los cinco protagonistas forman un buen equipo y tienen mucha química.

En esta temporada ha habido más de lo mismo: personas timadas que buscan que el grupo liderado por Nate (Timothy Hutton) les ayuden, peleas, técnicas para hacer estafas, inflitraciones en edificios y bastante humor que eso en esta serie nunca falta aunque también haya sus momentos dramáticos. Ah, y también ha habido tiempo para el amor, esperado por otra parte.

Ha habido episodios muy dignos como los dos en los que se contaba qué habían hecho en la misma noche las chicas, Sophie (Gina Bellman) y Parker (Beth Riesgraf) por un lado; y los chicos por otra, Nate, Hardison (Aldis Hodge) y Elliot (Christian Kane). Y, no ha faltado otro archienemigo para Nate, porque siempre le salen aunque el equipo siempre triunfa, claro, que para eso son los protagonistas.

Sigo recomendándola para pasar un buen rato con unos personajes que es imposible que no caigan simpáticos.

Final de la primera temporada de la divertidísima 2 Broke Girls

Aunque a veces me salga, me niego a llamar “2 Broke Girls” por su nombre en castellano, “Dos Chicas Sin Blanca” porque el doblaje no le hace justicia aunque bajo ese nombre se puede seguir la serie en España en TNT.

La he seguido al día desde que comenzó en CBS allá por el mes de septiembre, con sus parones y todo, y antes podía haber hablado de ella a fondo pero como nunca es tarde ¿qué mejor ocasión de explayarme que tras ver el doble episodio final emitido la semana pasada en Estados Unidos?

Max Black (Kat Dennings) es una chica que no lo ha tenido nada fácil en su vida pero sus referencias a cosas pasadas siempre son en tono humorístico. Apenas le da para pagar el alquiler de su piso en Williamsburg (una zona del neoyorkino barrio de Brooklyn) y tiene dos trabajos: es niñera por el día de una ricachona de nombre Peach (Brooke Lyons) que no es que toque mucho a sus hijos Brad y Angelina (Brangelina, vaya); mientras que por la tarde-noche trabaja en una cafetería.

La némesis de Max es la otrora millonaria Caroline Channing (Beth Behrs), que se ha quedado sin nada más que con lo puesto y su caballlo Chestnut, porque su padre ha sido encarcelado. Así que la chica, con sus tacones de aguja y su collar caro al cuello logra empleo en la misma cafetería donde trabaja Max. Y, al principio chocan porque son completamente opuestas pero Max ayuda a Caroline alojándola en su casa, el caballlo va en el lote, y esta promete ayudarla con su negocio de cupcakes porque a Max se le da muy bien hacerlas y le gustaría poner su propio negocio. Caroline sabe de negocios y juntas intentan en cada episodio lograr dinero para conseguirlo.

Max es una chica con mucha personalidad y sin pelos en la lengua que no duda en meterse con su amiga aunque Caroline va aprendiendo de su nueva amiga poco a poco y, a diferencia de lo que se podía pensar en un momento, aunque Caroline fuese una niña rica de una zona bien de Nueva York y rubia, por qué no decirlo, a pesar de pintarla un poco pija e ir todo el día en sus tacones, no la han pintado tonta en ningún momento. Algo de agradecer porque podría haber sido una caricatura que en ningún momento es.

Además de Max y Caroline, hay más personajes que salen en todos, o casi todos, los episodios y que forman una gran fauna porque otro nombre no se les puede poner. Así, tenemos a Han (Matthew Moy) el dueño de rasgos orientales de la cafetería muchas veces blanco de las burlas por su corta estatura, su forma de vestir o su nula vida amorosa; Earl (Garrett Morris) un DJ de edad avanzada que parece ser la voz de la experiencia y que en realidad es lo más parecido a un padre que ha podido tener Max; Oleg (Jonathan Kite) el cocinero del lugar, un ucraniano pervertido que siempre tiene palabras para las mujeres, ya sean nuestras dos protagonistas o cualquier otra chica que se ponga en su camino y que le guste como puede ser Sophie (Jennifer Coolidge) que llegó a mitad de temporada aproximadamente desde Polonia y que trae loco al cocinero y de vez en cuando da trabajo a las chicas ya que tiene una empresa de limpieza.

Los guiones están muy bien escritos, tanto que los comentarios sexuales, que son muchos, no son soeces sino muy ingeniosos. Las situaciones cómicas están servidas un episodio sí y otro también y los actores están perfectos en sus personajes y se nota que disfrutan con lo que hacen porque parece que se aguantan la risa en cada escena.

Una buenísima sitcom que siempre deja buen sabor de boca y una buena ración de risas y carcajadas. En septiembre más. Qué larga se hará la espera.

Final de la primera, y probablemente última, temporada de Alcatraz con homenaje a Bullit incluido

Aviso de spoilers.

El lunes FOX terminó de emitir la primera temporada de “Alcatraz” y TNT hizo lo propio, en versión original como también la ha emitido desde su estreno unas horas después de al otro lado del charco, aunque el próximo martes habrá repetición de la jugada en castellano.

La season finale, y probablemente fin de serie porque FOX no parece que esté muy por la labor de darle una segunda oportunidad, fue un episodio doble. En el primero el equipo va tras Garrett Stillman, un atracador de bancos que consigue la tercera llave que abre la puerta del alcaide James (Jonny Coyne) aunque acaba muerto; mientras que en el segundo el objetivo es quien parece ser el jefe de todos los presos aparecidos, Tommy Madsen (David Hoflin), el abuelo de la policía protagonista Rebecca Madsen (Sarah Jones).

Y Rebecca encuentra a su abuelo, no le dispara cuando debe y él… la mata. Porque sí, la chica le dice que puede dispararle sin más porque ni siquiera le conoce pero él le pega unas cuchilladas y muere en el hospital. Claro queda que si la serie continuara a Rebecca la salvaría el doctor Beauregard (Leon Rippy) metiéndole sangre de alguno de los presos como hizo con Lucy (Parminder Nagra).

El episodio final estuvo bien aunque lo más destacable fue ese clarísimo homenaje a la película “Bullit” que protagonizara el gran Steve McQueen en los años 60, con el Beetle apareciendo en un par de ocasiones a principio de la cuesta y en plena persecución.

He de admitir que esperaba más de “Alcatraz” pero que ha sido lo suficientemente interesante para no dejarla de lado. Lo cierto es que lo que más me ha gustado ha sido la historia de la cárcel, los presos y ver a ese gran alcaide convertido en el mejor personaje de la serie, en mi opinión. Vale que la premisa argumental no era esa sino que los presos desaparecieron en 1963 y aparecieron por algo, pero la serie hubiese tenido mucho más potencial si se hubiesen centrado en la cárcel y en cómo vuelven los presos y cómo se las apañan cincuenta años después.

<p align=justifyY es que no se le consigue coger simpatía a ninguno de los principales personajes: Jorge García no consigue hacer olvidar al Hurley de "Perdidos" (Lost) con su personaje, Diego Soto; Sam Neill no destaca como Emerson Hauser que por muy misterioso que sea no consigue crear simpatía alguna y su relación con Lucy como que importa una mierda; ella sale más en la cárcel que fuera de ella y su personaje podría haber dado mucho más de sí en el tiempo real pero no, decidieron dejarla en coma; y Rebecca…. la chica no lo ha hecho mal pero vaya que policías mejores hay.

La última entrega de la temporada no ha aclarado mucho y me he quedado con ganas de ver al alcaide fuera en 2012 pero no ha sido así. El final me pareció digno porque queda cerrado, más o menos, pero también abierto a una posible vuelta si hicieran caso de mi teoría. Si “Alcatraz” regresa es probable que la vea pero si no, no la echaré de menos.