Buen final para Red Band Society, una serie con muy buenas intenciones

Imagen promocional de Red Band Society

Hace unas semanas FOX decidió retirar de la parrilla estadounidense una de sus series nuevas, “Red Band Society” así que todos supimos que era el fin. Eso sí, prometieron que iban a terminar de emitir los tres episodios que faltaban y así lo han hecho.

Ya dije en su día, allá por el mes de octubre, que la serie basada en “Polseres Vermelles” me estaba gustando y ha sido una pena que la audiencia en su país de origen no haya funcionado porque desde luego que no me ha parecido mala en ningún aspecto. Sí tenía cosas mejorables pero en su conjunto “Red Band Society” era una buena serie.

La serie producida por Steven Spielberg tenía bastantes cosas que decir, sobre todo en lo que a sus protagonistas se refería por ser adolescentes enfermos con sus miedos, sus sueños y sus esperanzas de cara al futuro, ya no solo con respecto a sus enfermedades, sino también a las relaciones con sus progenitores, los “parental issues” estaban en modo on como no podía ser de otra manera, sus amistades o en lo que tenía que ver con el amor.

Jordi (Nolan Sotillo) parecía que iba a tener mucho más protagonismo del que tuvo pero claro, Leo (Charlie Rowe) era el líder y un personaje mucho más interesante tal vez porque el actor lo hacía más creíble. Ahora, de todos los adolescentes enfermos he de decir que el personaje que más sobresalió fue el de Kara (Zoe Levin) que estaba claro que a pesar de ir de tía dura sin sentimientos por la vida, los tenía y que su estancia en el inverosímil hospital, porque lo era, la iba a cambiar.

Y entre los adultos tengo que volver a referirme a Octavia Spencer en el papel de Dena Jackson porque el suyo ha sido el papel más rico en lo que a los personajes adultos se refiere.

“Red Band Society”, como ya dije, daba buen rollo no jugando demasiado con el efecto lacrimógeno de las historias, hasta los tres últimos episodios en el que el drama estuvo a flor de piel por muchas cosas. Pero, sabiendo que era el final, creo que cerraron muy bien la historia primero llevándonos por la historia de la anorexia de Emma (Ciara Bravo) y el por qué de la misma, dejando un rayo de luz para que sus padres recapacitaran sobre todo también; después por todo lo sucedido con Kara y Hunter (Daren Kagasoff), que de adolescente poco tiene este; también por explicar mejor la enfermedad de Dash (Astro) aunque no es nada normal que alguien con fibrosis quística se pasee a sus anchas así y haga todo lo que este hacía; y por lo que pasa con Leo y Jordi.

Pero, se lucieron con Charlie (Griffin Gluck), ese pobre crío postrado en una cama con coma que cuando por fin abre los ojos no puede hablar ni mover excepto los ojos y las manos. Fue genial, todo sea dicho, que lo que sus compañeros seguro más querían de él, pasara al final.

Sí, me ha gustado “Red Band Society” y, como digo, es una pena que la hayan cancelado pero bueno, así es la vida seriéfila y estas cosas siempre pasan.

Moone Boy: Un crío, su familia y su amigo imaginario

Reparto de Moone Boy

Martin Moone (David Rawle) es un crío de doce años que vive en Boyle, Irlanda, con su familia. Su padre Liam (Peter McDonald) hace letreros en el garaje da casa y su madre Debra (Deirdre O’Kane) es asesora en un grupo de vigilancia de la obesidad. Luego están sus tres hermanas, la mayor Fidelma (Clare Monnelly) es la más responsable hasta que se enamora del líder del grupo de música de la iglesia Dessie (Ronan Raftery), Trisha (Aoife Duffin) más pendiente de sus auriculares y su música que de cualquier otra cosa y Sinéad (Sarah White) la pequeña con problemas de sobrepeso.

Pero la familia de Martin la forma alguien más a quien solamente puede él ver, Séan Murphy (Chris O’Dowd) su amigo imaginario que le acompaña en todo y que le da consejos, ideas y confianza. Martin no es el único que tiene un amigo imaginario, su amigo de carne y hueso Padraic O’Dwyer (Ian O’Reilly) también lo tiene, más de uno en su caso.
No es “Moone Boy” una serie centrada en las peripecias de Martin y su amigo imaginario Séan, sino que hay momentos para todos, al fin y al cabo es una serie familiar cómica en la que prácticamente todos los que la protagonizan tienen sus buenos momentos, aunque se echa en falta que los personajes de Trisha y Sinéad no tengan algo más de peso, en ocasiones.
David Rawle y Chris O'Dowd en Moone Boy
Algo que le da a la serie gran parte de su encanto, además, es que está ambientada a finales de los años 80. Concretamente la primera entrega se desarrolla en 1989 mientras que la segunda temporada nos lleva a 1990. Y, de vez en cuando la historia intercala alguna animación muy chula que suele venir precedida de un dibujo realizado por Martin, por lo que siempre está más que justificada. Y la música de los ochenta apela a la memoria de los nostálgicos así como ver una Master System anunciada por televisión o a David Hasselhoff con una camisa horrenda cantando en el muro de Berlín tras su caída, la del muro que la de David no llegó hasta años después.
También “Moone Boy” nos acerca a un típico pueblo irlandés, ya que la serie se rueda en Boyle realmente, y a las costumbres de sus habitantes ya sea al ir a misa, en el colegio o en determinadas celebraciones.
Dibujo de Moone Boy
Creada por Chris O’Dowd, al que muchos recordareis como Roy en la divertida “The IT Crowd”, basándose en experiencias propias, “Moone Boy” llegó a las pantallas británicas de la mano del canal Sky en el año 2012. La cadena la renovó para seis episodios más y el año pasado se emitieron. Hasta la fecha hay doce geniales episodios, algunos grandiosos todo sea dicho, y el mes que viene llegará la tercera temporada con seis más.
“Moone Boy” es una comedia realmente divertida y muy recomendable. Así que no me queda más que agradecer una vez más a quien me la descubrió su recomendación.

La importancia de llamarse Olivia Pope

Kerry Washington como Olivia Pope en el episodio Run de la cuarta temporada de Scandal

La foto podría ser spoiler, sí, pero quienes veáis “Scandal” y no hayáis llegado aún a la cuarta temporada de la serie, que volvió de su parón navideño hace una semana, podéis imaginaros muchas cosas con la misma. Incluso podría ser una foto de Kerry Washington en la próxima película de Quentin Tarantino ¿o no? Pero para no estropear nada a nadie, avisaré de los spoilers a su debido tiempo.

“Scandal” es una serie cuya trama política siempre me ha parecido lo más interesante porque, sinceramente, esta con sus diversos argumentos puede ser una de las series más rocambolescas de la historia de la televisión. Engancha, sí, pero todo hay que verlo con perspectiva. Ya lo he dicho en alguna ocasión, el rollo que se trae la señorita, por llamarle algo, Pope con Fitz (Tony Goldwyn) me aburre bastante porque están estirándolo hasta el infinito y más allá y una se cansa, tanto que al final me he hecho pro-Mellie (Bellamy Young) porque será una bruja pero con razones, muchas, para serlo, y dentro de la maldad de los personajes, la suya se entiende.

Porque hasta quien parecía el único personaje de “Scandal” en tener conciencia cae en la tentación y hace algo muy reprochable.¿Quién es bueno en esta serie? Su protagonista desde luego que no. Olivia Pope es inteligente cuando tiene que serlo, hace bien su trabajo y va de dura por la vida cuando, en realidad, es capaz de debilitarse en una fracción de segundo por diferentes motivos, sobre todo los del corazón.

Pero Olivia Pope se ha olvidado de la moral, ella cree estar por encima del bien y del mal y no creo que sea solo por su trabajo, sino por cómo se ha moldeado. Gladiadora se hace llamar, sí, una gladiadora que juega sucio siempre que puede, que es arrogante y que solo por su nombre piensa que es intocable. La importancia de llamarse Olivia Pope, vaya, es esa en definitiva, hacer lo que hace sin sufrir ninguna consecuencia… ¿O no?

Y a partir de aquí spoilers, así que si no llevas la serie al día, deja de leer hasta nuevo aviso.

Kery Washington en el episodio Run de Scandal, cuarta temporada

Noveno episodio de la temporada cuatro de “Scandal”, noviembre de 2014. Olivia Pope se elige a ella misma porque no quiere elegir entre Fitz y Jake (Scott Foley) y así se lo hace saber a este, a quien no duda en engatusar una vez más, aunque él no es que ponga mucha resistencia, todo sea dicho. Dispuestos a tener una noche loca empezando por el piano (léase entre líneas), Jake va a por una manta y Olivia se queda bailando y bebiendo su copaza de vino (esta chica no comerá pero lo del bebercio que no le falte) cuando de repente alguien se la lleva.

Así que en el episodio de la vuelta de la serie tras las vacaciones, “Run” teníamos que ver qué le pasaba a la protagonista de “Scandal”, en lo que parecía más un episodio embotellado de esos en los que se reducen costes apareciendo un solo escenario (básicamente es lo que se ve en la mayor parte del capítulo).

Con “Run” los responsables de la serie de Shonda Rhimes cambiaron el chip con un episodio centrado única y exclusivamente en Olivia Pope. Vemos cómo la secuestran, quiénes la secuestran, y cómo se la meten doblada con su compañero de celda, en una jugada que a mí me pareció previsible. Y tuvimos que escuchar esa frase… “Voy a sacarnos de aquí porque soy Olivia Pope”. Bueno, más o menos era algo así pero lo que Liv quería decir es que por ser quién es es capaz de arreglarlo que sea.

La frase dejaba bastante que desear o era puro autoconvencimiento, pero según pasaban los minutos… Olivia “MacGyver” Pope ¿en serio? A ver, si la protagonista de “Scandal” fuera agente de la CIA, del FBI, de la Interpol o de una agencia ultrasecreta del gobierno de su país yo podría entender ciertas cosas, pero por llevar los genes de su madre y de su padre, una no se convierte de la noche a la mañana en una badass de ese calibre capaz de fabricar ganzúas con aros de sujetadores.

Olivia MacGyver Pope en Run, 4x10 Scandal

Hasta eso podría pasar pero si tienes visiones en sueños, eres capaz de desmontar una arandela con una ganzúa/aro de sujetador para coger la tubería de un lavabo y golpear a un tío varias veces con ella, matándole seguro, para robarle las llaves de dónde estás atrapada y una pistola por si acaso, te sale otro tío malote y ¿no eres capaz de disparar a la primera? No, te lo piensas, con tan buena puntería que le metes un tiro entre ceja y ceja, literalmente, y cuando consigues abrir la puerta, que te lleva más que desmontar el lavabo… ¡Zas! Te encuentras en no sé dónde con una pantalla de croma enorme y quien creías muerto (el de de la celda, doble obviedad) te dice que “para dentro Romerales”*.

Y obedeces porque, primero te has deshecho de la tubería y segundo de la pistola tan alegremente. Y así acaba el episodio. Veré el siguiente, claro, para ver si siguen con la historia o nos dan la versión desde fuera, los amigos de Olivia y sus dos queridos tratando de encontrarla.

Fin de los spoilers.

La verdad es que habiendo visto la tercera temporada de la serie en solo cuatro jornadas y haberme encantado la intriga de la misma, la cuarta entrega me está decepcionando, más que nada porque aunque está teniendo algunos buenos momentos, quedan diluidos con todo lo rocambolesco de las situaciones que se están dando.

No sé, tal vez se me esté agotando la paciencia con “Scandal”, desde luego que con su protagonista no tengo ninguna pero eso no viene de ahora sino del principio porque si no lo habéis adivinado ya, Olivia Pope no me cae nada bien.

Ganadores de los Globos de Oro 2015

Tina Fey y Amy Poehler en los Globos de Oro 2015

¡Lo que hace la falta de tiempo! Hasta hoy no me he podido sentar tranquilamente a escribir sobre los Globos de Oro, celebrados hace catorce días en Los Ángeles y presentados por tercera y última vez (al menos de momento) por Tina Fey y Amy Poehler con mucha brillantez y humor.

Los ganadores de la noche fueron:

Mejor Serie – Drama: The Affair

Mejor Serie – Comedia: Transparent

Mejor Miniserie o Película para Televisión: Fargo

Mejor Actor – Drama: Kevin Spacey por “House of Cards”

Mejor Actriz – Drama: Ruth Wilson por “The Affair”

Jeffrey Tambor y su Globo de Oro 2015

Mejor Actor – Musical o comedia: Jeffrey Tambor por “Transparent”

Mejor Actriz – Musical o comedia: Gina Rodriguez por “Jane the Virgin”

Mejor Actor de Miniserie o Película para Televisión: Billy Bob Thornton por “Fargo”

Mejor Actriz de Miniserie o Película para Televisión: Maggie Gyllenhaal por “The Honourable Woman”

Mejor Actor de Reparto de Serie, Miniserie o Película para Televisión: Matt Bomer por The Normal Heart

Mejor Actriz de Reparto de Serie, Miniserie o Película para Televisión: Joanne Froggatt por “Downton Abbey”

Joanne Froggatt y su Globo de Oro 2015

Sorpresas hubo durante la noche, y no solo por la aparición de Margaret Cho imitando al dictador de Corea del Norte, como ya hiciera en “30 Rock” con el padre del mismo. Hubo claros favoritos como “Transparent” y Jeffrey Tambor que ganaron, pero también sorpresas como digo empezando porque “True Detective” no se llevó nada alzándose “Fargo” con la victoria en la categoría de Mejor Miniserie o Película para Televisión.

En los Globos de Oro siempre se suele premiar a recién llegadas, sean series o actores y actrices y en la última edición no podía haber sido de otra manera. A la citada “Transparent” se unió “The Affair” como Mejor Serie de Drama y en las categorías de interpretación Gina Rodriguez se llevó la palma entre las habituales en comedia y Ruth Wilson en drama. Me alegré por Joanne Froggatt ya que por fin su buena actuación en “Downton Abbey” ha sido premiada.

Lo que han dejado claros estos Globos de Oro son varias cosas. Lo sabido, que Tina Fey y Amy Poehler podrían presentarlos (u otros premios, por qué no) y nunca nos cansaríamos de ellas (y las echaremos de menos); que la televisión está cambiando y que no solo las series de cable triunfan sino que las de plataformas online como Amazon y Netflix tienen mucho que decir; y también que he de ver “Transparent” (el piloto no me desagradó) y “Fargo”.

Globos de Oro 2015: Nominaciones y predicciones seriéfilas

Globos de Oro

Esta noche en Los Ángeles, de madrugada al otro lado del charco, Tina Fey y Amy Poehler volverán a hacer de maestras de ceremonias en la 72 edición de los Globos de Oro. En la categoría de televisión los nominados, con mis predicciones, son:

Mejor Serie – Drama

-Downton Abbey

-The Good Wife

-House of Cards

-Juego de Tronos (Game of Thrones)

-The Affair

Sigo votando por mi querida “Downton Abbey”.

Mejor Serie – Comedia

-Girls

-Orange Is the New Black

-Transparent

-Silicon Valley

-Jane the Virgin

Creo que la sorpresa del año ha sido “Transparent” así que voto por ella.

Mejor Miniserie o Película para Televisión

-Olive Kitteridge

-True Detective

-Fargo

-The Missing

-The Normal Heart

Creo que debería ganar “True Detective” sin ningún problema.

Mejor Actor – Drama

-Kevin Spacey por “House of Cards”

-Liev Schreiber por “Ray Donovan”

-James Spader por “The Blacklist”

-Dominic West por “The Affair”

-Clive Owen por “The Knick”

Mi voto para Kevin Spacey.

Mejor Actriz – Drama

-Robin Wright por “House of Cards”

-Julianna Margulies por “The Good Wife”

-Viola Davis por “Cómo Defender a un Asesino” (How to get Away With Murder)

-Claire Danes por “Homeland”

-Ruth Wilson por “The Affair”

Creo que la señora Julianna Margulies tiene otra gran oportunidad de resultar ganadora. Viola Davis… ¿De verdad?

Mejor Actor – Musical o comedia

-Don Cheadle por “House of Lies”

-Ricky Gervais por “Derek”

-Jeffrey Tambor por “Transparent”

-William H. Macy por “Shameless”

-Louis C.K. por “Louie”

Jeffrey Tambor dará la campanada, seguro.

Mejor Actriz – Musical o comedia

-Lena Dunham por “Girls”

-Edie Falco por “Nurse Jackie”

-Julia Louis-Dreyfus por “Veep”

-Taylor Schilling por “Orange Is the New Black”

-Gina Rodriguez por “Jane the Virgin”

Me da que Julia Louis-Dreyfus se lo llevará como ya hiciera con el Emmy.

Mejor Actor de Miniserie o Película para Televisión

-Martin Freeman por “Fargo”

-Billy Bob Thornton por “Fargo”

-Matthew McConaughey por “True Detective”

-Woody Harrelson por “True Detective”

-Mark Ruffalo por The Normal Heart

All right, all right, all right! Matthew McConaughey.

Mejor Actriz de Miniserie o Película para Televisión

-Jessica Lange por “American Horror Story”

-Maggie Gyllenhaal por “The Honourable Woman”

-Frances McDormand por “Olive Kitteridge”

-Frances O’Connor por “The Missing”

-Allison Tolman por “Fargo”

Voto por Maggie Gyllenhaal.

Mejor Actor de Reparto de Serie, Miniserie o Película para Televisión

-Jon Voight por “Ray Donovan”

-Alan Cumming por “The Good Wife”

-Bill Murray por “Olive Kitteridge”

-Colin Hanks por “Fargo”

-Matt Bomer por The Normal Heart

Algo me dice que sonará el nombre de Bill Murray.

Mejor Actriz de Reparto de Serie, Miniserie o Película para Televisión

-Allison Janney por “Mom”

-Uzo Aduba por “Orange Is the New Black”

-Kathy Bates por “American Horror Story”

-Michelle Monaghan por “True Detective”

-Joanne Froggatt por “Downton Abbey”

No sé qué pinta Michelle Monaghan entre las nominada pero… Allison Janney FTW!!

Doll & Em: Una comedia diferente y divertida

Careta de Doll & Em

Doll (Dolly Wells) rompe con su novio y sin saber muy bien qué hacer llama a Em (Emily Mortimer), su mejor amiga, quien le compra un billete de primera clase para que vuele desde Londres a Los Ángeles. Doll se convierte en la asistente de Em en lo que al principio parece una buena idea pero en lo que al final pondrá a prueba su amistad de toda la vida.

Y es que Em es Emily Mortimer, la actriz de cine, teatro y televisión que está rodando una película en Hollywood a kilómetros de distancia de su hogar y familia, que están en Nueva York. Para que su amiga esté ocupada la contrata para que le ayude con los guiones, la ropa, los cafés… Pero a pesar de que su amiga tenga la estima baja por su reciente ruptura, la de la actriz no lo está menos ya que se nos muestra como una mujer con muchas dudas en lo que respecta a su profesión y capacidad actoral.

De repente Dolly empieza a ganarse a la gente de la que se rodea Emily tanto en el rodaje de la película como en una fiesta y los celos acaban apareciendo, bueno celos y tonterías que Emily acaba haciendo o diciendo cosas que no debería.

Fotograma de Doll & Em

Dolly Wells y Emily Mortimer, como sus personajes, son amigas desde que eran unas crías y llevaban años intentando escribir algo juntas y ese algo se convirtió en 2013 en “Doll & Em” una comedia agridulce que primero emitió el canal británico Sky Living en febrero de 2014 y después hizo lo propio la HBO estadounidense un mes más tarde.

Lo de agridulce lo digo porque “Doll & Em” tiene momentos muy divertidos, pero también otros en los que el tono no baja hasta llegar al drama pero que sí que se convierten en agrios por cosas que suceden o que se dicen las protagonistas. Su primera temporada consta de seis episodios, el estándar británico, y de verdad que merece la pena porque los guiones, coescritos por sus creadoras y quien ha dirigido todos los capítulos, Azazel Jacobs, están muy bien y ambas actrices se lucen.

Emily Mortimer a mí, particularmente, tras verla en “The Newsroom” no me tiene que demostrar nada pero el descubrimiento de esta pequeña joya ha sido el de Dolly Wells que es muy divertida y cuyo personaje tiene mucho jugo.

Hay que destacar los cameos de la serie que han sido bastantes, desde Susan Sarandon a Andy García pasando por John Cusack, Chloe Sevigny o Ben Chaplin. Pero también el gran personaje de Buddy, interpretado por Jonathan Cake, que tiene una relación muy chula con Doll y que acaba comprendiéndola incluso más que su amiga del alma.

Emily Mortimer y Dolly Wells en la primera temporada de Doll & Em

Es interesante lo que plantea “Doll & Em” en lo que a explorar una amistad se refiere, pero también por todo ese trasfondo hollywoodiense que está presente en las seis entregas de la temporada. El trabajo de los asistentes, las fiestas, las sesiones de fotos, el trabajo en un estudio/localización y la separación de clases que allí hay…

La serie ha sido renovada para una segunda entrega que esperemos que llegue pronto porque a mi esta serie me ha dejado con ganas de mucho más. Muy recomendable serie británica.

Las últimas risas con Miranda (revisionados aparte)

Miranda Hart en la finale de Miranda

Imagen BBC/Gary Moyes

 Y “Miranda” llegó a su fin… Y nos ofreció las últimas risas y las últimas lágrimas… Lágrimas no de humor, precisamente, como en otras ocasiones, porque la cosa se puso seria como no habíamos visto en ninguna de las tres temporadas y en ninguno de sus dieciocho episodios.

Como terminó la tercera temporada empezó el primer especial, emitido en el Reino Unido el día de Navidad. Miranda tenía dos peticiones de matrimonio delante: la de Mike (Bo Poraj) y la de su Gary (Tom Ellis), el amor de su vida, el chico por el que estaba loca desde la universidad. ¿Fácil elección? Lo fácil es lo que hace, huir a su tienda.

Spoilers hasta nuevo aviso, no sigas leyendo si aún no has visto el final de esta serie “such fun”.

Fotograma de la finale de Miranda

Imagen BBC/Gary Moyes

Stevie (Sarah Hadland) va tras su amiga que acaba diciendo que se casará con la primera persona que entre por la puerta de la tienda pero esa es la gran Penny (Patricia Hodge), su madre. No cuenta, claro, y el siguiente es Mike pero Miranda quiera a Gary y así se lo hace saber. Claro que ni puede haber pedida como dios manda, porque a esta chica le pasan cosas muy extrañas normalmente, ni Gary le dice a Miranda que la quiere, y eso a ella le crea indecisión.

Esa indecisión surge más después de que Miranda y Stevie riñan porque la segunda está convencida de que su relación nunca será igual, y hagan las paces porque siempre desde que se conocen han estado la una para la otra. Es otra clase de amor, al fin y al cabo.

Y llega la conversación seria, la más seria de todas las que ha habido. Gary le dice a Miranda que si no confía en él, ella no puede porque no le ha dicho que la quiere, y él afirma que no cree que ella confíe en sí misma nunca.

Y así, con el “Think Twice” de Céline Dion sonando antes y después de la partida de Gary, el corazón de Miranda, y probablemente el de todos, se rompe.

Fin de los spoilers del primer especial.

El segundo especial y episodio final de “Miranda” llegó a las pantallas del Reino Unido con el año nuevo. ¿Qué esperar? Que la protagonista y Gary se reconciliaran, porque es lo que tenía que pasar ¿no? Sería lo esperado, el final feliz para la protagonista porque, merecía serlo.

Unos cuantos más spoilers, así que ya sabéis.

Penny ve cómo los sueños de casar a su hija se esfuman aunque trata de remediarlo, y eso que por fin Miranda se enfrenta a ella y la hecha de casa. Mientras Miranda se transforma completamente en una persona que no es, su madre y amigos hacen una intervención, con psiquiatra de por medio, porque creen que está depre.

Miranda Hart y Sarah Hadland en la finale de Miranda

Y deprimida está, sí. Porque Miranda quiere a Gary, no se imagina la vida sin Gary y quiere que él vuelva a toda costa con ella. Así que Stevie la quiere ayudar a pesar de que ahora vive juntas y se quedará sin habitación. Llama al restaurante pero Gary no está, dicen algo de una boda y ella y Miranda entran en pánico porque creen que Gary va a casarse con otra.

Pero no, Gary quiere a Miranda y van todos, familia, amigos, conocidos, galopando hasta el restaurante para que Miranda y Gary se den el sí quiero. Con Heather Small cantando eso de “What have you done today to make you feel proud?” y Gary Barlow al piano cantando otra cosa.

Y Penny llora, y yo lloriqueo porque, revisionados aparte, estas son las últimas risas que nos ofrece “Miranda” no sin antes la propia protagonista se gire por última vez a la cámara a dedicar unas palabras a los espectadores.

Tom Ellis y Miranda Hart en la finale de Miranda

Fin de los spoilers.

Grande “Miranda”, grande. Ya le dediqué una entrada cuando finalicé hace casi dos años las tres temporadas. No me voy a repetir, podéis leerla tranquilamente pero sí quiero decir que si no conocéis la serie no dudéis en buscarla por ahí, porque es muy divertida y tiene unos personajes realmente buenos.

Tres temporadas, dieciocho episodios más dos especiales para llegar a los veinte. Carne de revisionado seguro, y de recuerdos, buenos recuerdos.

No quiero acabar sin dar las gracias, aunque no me vaya a leer , a Miranda Hart por ofrecernos esta serie y por ser como es, porque si no lo fuera “Miranda” no sería ni un tercio de divertida. Y también quiero volver a dar las gracias a todos los que, hace dos años, llenasteis de comentarios Twitter a cuenta del regreso de la serie para la tercera temporada, porque sin esos comentarios nunca la hubiese visto.

Such fun!