Entretenida primera temporada de Designated Survivor

Promo Designated Survivor

Kiefer Sutherland volvía a la pequeña pantalla tras “24” para interpretar al presidente de los Estados Unidos por accidente, ya que siendo Tom Kirman, su personaje, secretario de urbanismo, se le designó el miembro del gobierno a permanecer en un lugar secreto mientras todo el gobierno estaba reunido en el Capitolio por si algo sucedía, como así pasa ya que el edificio de Washington DC queda reducido a escombros tras una gran explosión de la que no hay más que un superviviente, el senador Peter MacLeish (Ashley Zukerman) quien crea sospechas en la agente del FBI Hannah Wells (Maggie Q).

Así que lo que yo pensaba que iba a ser una serie sobre las dificultades de Kirkman en su recién adquirido cargo y en el ajuste que tiene que sufrir su familia ante la situación, “Designated Survivor” me dejó claro tras su piloto que tal vez Kirman se iba a tener que ajustar el cinturón para hacer frente a las situaciones que le creen su cargo y a mentalizarse de que se había convertido en el nuevos POTUS, pero también de que parte de la trama se iba a centrar en la investigación sobre la destrucción del Capitolio.Esta parte ha sido al final la más interesante porque la investigación ha venido tanto por Wells como por su jefe y amigo Jason Atwood (Malik Yoba) y, después, por otro superior John Forstell (Reed Diamond); pero también desde la Casa Blanca con Mike (LaMonica Garrett), miembro del Servicio Secreto encargado de la protección de Kirkman, en cabeza ayudando a descubrir a los responsables del atentado.

Reparto de Designated Survivor

La verdad es que, en parte, “Designated Survivor” es heredera de “24” al haber logrado hacer lo que aquella en sus primeras cinco entregas, una trama que va por un lado para girar bruscamente en un momento dado y sorprender al espectador.

La parte política de la serie ha tenido sus más y sus menos, con algunas historias interesantes y otras mucho menos. Afortunadamente, la parte familiar de los Kirkman ha quedado en un lejano tercer plano porque, poco aporta, la verdad, quitando algun aspectos de relación de Tom con su mujer Alex (Natasha McElhone).

Me ha entretenido esta primera entrega de “Designated Survivor”, la cuestión ahora es qué nueva amenaza incorporarán en la segunda temporada para que la agente Wells investigue.

Olvidable decimotercera temporada de Anatomía de Grey

Llevo doce años de mi vida viendo “Anatomía de Grey” (Grey’s Anatomy). He visto todos los episodios así que cuando afirmo que la temporada es olvidable, es que lo es. Para mí, la serie no ha tenido una temporada tan mala desde la del tumor de Izzie (Katherine Heigl), que nunca recuerdo si fue la cuarta o la quinta, pero me inclino por que fue la segunda).

Al principio dieron la vara con la paliza que le metió Karev (Justin Chambers) a DeLuca (Giacomo Gianniotti) y con el consecuente juicio y posible entrada en la cárcel. También con lo de Owen (Kevin McKidd) y Amelia (Caterina Scorsone) tras su boda, que digo yo que sin una actriz está de baja maternal, se puede alimentar su personaje de otra manera para no crear un drama de la nada y hacer de su relación un culebrón sin necesidad alguna. Una chapuza, vaya.

Caterina Scorsone, Kelly McCreary y Jerrika Hinton en la temporada 13 de Anatomía de Grey

El personaje de Owen ha perdido mucho peso esta temporada casi tanto como el de Arizona Robbins (Jessica Capshaw), que últimamente siempre pasa por ahí y ahora han querido ponerle una relación con calzador porque es muy forzada bajo mi punto de vista (aunque en la finale se vio algo algo al respecto que fue muy satisfactorio). Hasta la constante de la serie, Meredith Grey (Ellen Pompeo) ha tenido poco o nada de peso en varios episodios y se ha notado, la verdad. A quien sí le han dado bastante protagonismo ha sido a Richard Webber (James Pickens Jr.), un tipo al que da gusto ver actuar con un personaje de los que desde el principio ha sido una constante de las buenas en la serie, al igual que a Stephanie Edwards (Jerrika Hinton).

No sé, le han dado vueltas a cosas que lejos de crear interés han conseguido lo contrario. Así, se les ocurrió que un episodio dedicado a Jackson (Jesse Williams) y April (Sarah Drew) iba a ser muy interesante. Nos sacaron del Grey-Sloan Memorial para 42 minutos de “¿y esto a qué viene?”. Para más inri, luego quisieron que le cogiéramos tirria a Kepner cuando nunca, bueno casi, se lo ha merecido.

13x10 de Anatomía de Grey

Demasiado personaje, poca cosa buena. Algo sí, unos episodios de lo mejorcito de la serie para mí: el número ocho, “The Room Where All Happens” (La habitación donde pasa todo) que se desarrolla íntegramente en un quirófano; el décimo con título de canción, “You Can Look (But You’d Better Not Touch)” (Puedes mirar (pero mejor si no miras) en el que Arizona, Bailey (Chandra Wilson) y Jo (Camilla Luddington) van a una prisión; y el vigésimo, también con nombre de canción, “In the Air Tonight” (En el aire esta noche), el del avión con Meredith Grey de heroína y Nathan (Martin Henderson) de perfecto acompañante. Mención especial al número dieciocho, “Be Still, My Soul” (Sé todavía, mi alma), un episodio muy duro sobre el cáncer centrado en Maggie (Kelly McCreary).

La finale ha tenido dos partes, el episodio veintitrés nos dejó en un cliffhager y, aunque ya se sabía desde hace meses que Jerrika Hinton dejaba la serie (con estas noticias el factor sorpresa se desvanece), el capítulo número veinticuatro ha servido de homenaje a un muy buen personaje que ha crecido mucho con el tiempo y al que han despedido por todo lo alto, haciendo sufrir al espectador, diciendo a Webber lo que se merecía oír desde hacía tiempo y siendo la heroína del año.  El cierre ha sido de lo mejor de la entrega.

He de dar mención especial a Debbie Allen, que como actriz bien pero como directora ha dejado su huella, así como a Kevin McKidd que tras las cámaras ha seguido demostrando saber lo que hace.

En definitiva, una mala temporada que ha resultado aburrida y olvidable. Esperemos que “Anatomía de Grey” remonte el vuelo en la decimocuarta y que den nuevos aires a los personajes porque los están agotando y eso no es bueno.

The Last Man on Earth sigue en su línea en su tercera entrega

Promo de la tercera temporada de The Last Man on Earth

Si no es la serie más friki de la televisión (los fans de “The Big Bang Theory” pondrían el grito en el cielo al leer esto) poco le falta a “The Last Man on Earth” para ello. En su tercera temporada ha seguido en su línea, con episodios mejores y peores, que en algunos se ha quedado algo atascada, pero con raciones de sonrisas y risas aseguradas casi siempre.

Con una nueva, e impresionante localización, el otrora Phil ya conocido solamente como Tandy (Will Forte), Carol (Kristen Schaal), Gail (Mary Steenburgen), Todd (Mel Rodríguez), Melissa (January Jones) y Erica (Cleopatra Coleman), acompañados de Lewis (Kenneth Choi) tras huir precipitadamente de Malibú en una línea argumental trepidante, han seguido con sus aventuras y desventuras. Encontrar ese edificio cual sede de Google (si nunca habéis visto cómo es la sede de la empresa, buscar que seguro que os quedáis con la boca abierta), y cambiar de escenario le ha hecho muy bien a la serie ya que por sus características y su contenido, el edificio se ha convertido en un personaje más. Cómo no, teniendo en cuenta que había agua corriente, inodoros, comida y electricidad. Un chollo sin tener que pagar alquiler alguno.

3x03 de The Last Man on Earth

Así, los personajes han tenido sus historias más o menos interesantes. En lo que a menos se refiere, se lleva la palma Melisa porque ya desde que estaban en Malibú, el personaje por su estado psicópata repentino empezó a ser muy sobrante. De los dieciocho episodios de la temporada de “The Last Man on Earth”, Melisa ha sobrado en quince por lo menos.

Sin embargo la desaparición de Gail en la que la audiencia sabía dónde estaba pero los personajes no, sí que creó algo de intriga, porque Gail es de los mejores personajes y la evolución durante la temporada de su relación con Carol ha estado muy bien. Ha quedado claro de nuevo que Todd es un santo con momentazos en su relación de amistad con Tandy y Erica nunca ha calado en mí, pero bueno, no molesta. Lewis creo que ha aportado también.

Eso sí, el alma de esta serie siempre es y será Will Forte y su Tandy, eso es algo innegable aunque si la serie fuera de él con Carol únicamente, creo que sería igual de buena porque ¡menuda pareja!

Fotograma de la tercera temporada de The Last Man on Earth

Durante esta temporada de “The Last Man on Earth” ha habido también una novedad, un episodio sin nuestros protagonistas (aunque se les viera en vídeo brevemente), dedicado a la figura de una mujer que vivía nen un bunker desde que el virus se iniciara y que no se atrevía a salir por miedo a morir, Pamela (Kristen Wiig), un personaje que tal vez recuperen para la siguiente entrega, aunque todo depende de la agenda de la actriz, y que seguro que daría mucho juego.

FOX ha decidido renovarla y yo me alegro porque, aunque a veces los episodios no sean tan redondos, “The Last Man on Earth” es diferente, fresca y divertida generalmente. Desde luego que sigo recomendándola.

Más que decepcionante duodécima temporada de Mentes Criminales

Promo de la temporada 12 de Mentes Criminales

Sí, la dejé harta tras el episodio número doscientos porque llevaba tiempo siendo de una calidad muy, pero que muy, inferior a lo que un día fue. Siempre volví a ella cada vez que Emily Prentiss, el personaje interpretado por Paget Brewster, regresaba episódicamente (fueron dos veces desde su marcha tras la séptima entrega), o cuando Shemar Moore dijo que se iba y Derek Morgan abandonó el BAU (la UAC en castellano). Así que decidí retomarla, y eso que tengo mi revisionado parado, cuando leí que a Thomas Gibson le habían despedido y que regresaba Brewster. El fichaje de Adam Rodriguez como el agente Luke Alvez pintaba bien, porque el actor era de mis favoritos en lo que aguanté en su día de “CSI: Miami” (el pelirrojo era tan insoportable que seguir la serie se hizo difícil).

Y, Aaron Hotchner se marchó, Emily Prentiss regresó y, dudo que a nadie se le hiciera raro que la nombraran jefa de la unidad, era lo natural. Los primeros episodios estuvieron bastante bien, incluso uno de ellos, el dedicado al bullying, me pareció digno de entrar en la lista de los mejores de la serie y el personaje de Luke Alvez encajaba en la dinámica de personajes de forma brillante y molaba mucho.

Pero llegó ese momento en el que “Mentes Criminales” (Criminal Minds) volvió a hacerse tediosa, lo que me llevó a dejarla años atrás, con historias poco interesantes y, lo peor, desenlaces rápidos de coger con pinzas, de esos en los que Penelope Garcia (Kirsten Vangsness) teclea y descubre algo que lleva al equipo a pillar al sudes (unsub en inglés) en cero con dos.

Imagen de la temporada 12 de Mentes Criminales

No ayudó la incorporación forzosa e impuesta, esto dicho por la showrunner Erica Messer, de Damon Gupton como el agente Stephen Walker, porque sigue habiendo mucha gente en esta serie y los diálogos de algunos actores se limitan a veces a dos líneas en cuarenta minutos (vergonzoso), un personaje sobrante que no ha terminado de despegar; y el mal uso de Brewster una vez más (ya pasó en la séptima entrega) aunque esto tal vez tenga más que ver con que sus condiciones para volver, comprensibles totalmente, fueron que pudiera compaginar la grabación con sus otros proyectos, pero aunque Prentiss de jefa convenza, si no entra en acción no es lo mismo.

Aunque, por encima de todo ello lo peor con creces ha sido la supuesta única trama seriada de la serie, esto también dicho por Messer que se ve que la memoria no le hace recordar la genial trama de la actual jefa del BAU en la sexta temporada. Una trama centrada en Spencer Reid (Matthew Gray Gubler) que le ha llevado a la cárcel durante bastantes episodios y nos han dado la brasa con que Mr. Scratch estaba detrás de toda su incriminación. Un rollazo en toda regla muy poco interesante por repetitivo y porque si esto se lo llegan a ventilar en cinco episodios centrándose en Reid en vez de combinarlos con casos nada interesantes, seguro que hubiese sido mucho mejor. Aunque, según leí Matthew Gray Gubler debía estar haciendo una película y para que no saliera tanto algo tuvieron que inventarse (de hecho en algunos episodio hacia mitad de la temporada estuvo ausente).

Matthew Gray Gubler y jane Lynch en la temporada 12 de Mentes Criminales

La season finale no estuvo tan mal y para no variar, ya que casi todas las temporadas han acabado así, nos dejaron en cliffhanger. Por eso volveré a la nueva temporada aunque no sé si seré capaz de durar más ya que los tiempos pasados fueron mucho mejores en “Mentes Criminales” que no entiendo que haya conseguido durar tanto porque de tanto estirar el chicle la terminaron estropeando. Pero sí, debo ser algo masoca.

Las cancelaciones y las renovaciones de cara a la temporada 2017-2018 de la televisión estadounidense

Poca emoción de cara a los upfronts de mayo, esa época en la que las cadenas estadounidenses presentan sus nuevas series y anuncian cuáles han sido renovadas y quienes no seguirán en parrilla. Poca emoción, digo, porque hay series que llevan meses renovadas y antes de la semana de upfronts ya se han ido anunciando casi todas. Algunas, como el futuro de “Code Black” se han hecho de rogar y alguna tras ser cancelada ha vuelto a ver la luz, caso de “Timeless”

Sin más dilación aquí están lo que las principales cadenas han decidido renovar y cargarse:

logo-abc

Renovaciones:

-American Housewife

-Anatomía de Grey (Grey’s Anatomy): Tras una temporada de baja calidad aunque con un puñados de episodios de esos para recordar, la longeva serie de Shonda Rhimes sigue para una temporada catorce, sin Jerrika Hinton.

-Black-ish

-Designated Survivor: La serie de Kiefer Sutherland ha convencido y volverá con su segunda entrega.

-Érase una Vez (Once Upon a Time): Se les va gran parte del reparto y le van a dar una vuelta de tuerca a la historia pero la serie tendrá séptima temporada.

-Fresh Off The Boat

-The Goldbergs

-How to Get Away With Murder

-Marvel’s Agents of Shield

-The Middle

-Modern Family: Renovada por dos años lo que le asegura una décima entrega.

-Scandal: La séptima será la última temporada de esta serie que ya debería haber teminado hace tiempo.

-Speechless

Cancelaciones:

-American Crime: Una gran serie con una tercera temporada que no cumplió como debía y que se va por la puerta pequeña.

-The Catch: Sorpresa el año pasado al ser renovada pero no ha pasado el corte de la segunda entrega. Mireille Enos merece una buena serie.

-Conviction: Temporada única ha tenido.

-Dr. Ken

-Imaginary Mary: Otra de las nuevas que no ha durado mucho.

-Last Man Standing: La serie de Tim Allen y Nancy Travis dice adiós tras seis años.

-Mistresses.

-Notorious: Una única temporada también para ella.

-The Real O’Neals

-Secret and Lies

-Time After Time: Cinco episodios le bastaron a la cadena para retirarla. No es el récord de este año.

 

Logo de la CBS

Renovaciones:

-The Big Bang Theory: Estaba renovada por dos temporadas más y ahora por otras dos hasta la doce.

-Blue Bloods: A la octava temporada, al menos, llegarán.

-Bull: Se ha ganado una segunda temporada.

-Code Black: La renovación que más se ha hecho esperar y que más ganas tenía de que volviera a la parrilla. Esta serie no se merecía menos.

-Elementary: Estaban en dudas con ellas ya que han esperado prácticamente a la semana de los upfronts para su renovación.

-Hawai 5-0 (Hawaii Five-O)

-Life in Pieces: Este año no han tardado tanto en renovarla como el anterior. 

-MacGyver

-Madam Secretary: Los altibajos de la temporada pasada se han encadenado en esta pero sigue teniendo episodios muy interesantes y un reparto genial.

-Man With a Plan

-Mentes Criminales (Criminal Minds): Temporada mala, no sé si seguiré con ella después de retomarla, pero creo que la decimotercera ya es demasiado y que deberían haber cortado. Desgastada está desde hace tiempo y no le han sacado mucho partido a Prentiss como jefa.

-Mom: No había dudas y se ganó una renovación temprana.

-Navy (NCIS): Directa a la temporada número quince.

-NCIS: Los Angeles

-NCIS: New Orleans

-Scorpion

-Superior Donuts

Cancelaciones:

-2 Broke Girls (Dos Chicas Sin Blanca): “Esta serie ya no tiene sentido” dije el año pasado. CBS ha pensado lo mismo y se la ha cargado.

-American Gothic

-BrainDead

-Doubt: Katherine Heigl batiendo récords de audiencia… ah no, que a los dos episodios la retiraron (de hecho en España han emitido más que en Estados Unidos).

-The Great Indoors: Una temporada y nada más.

-The Odd Couple.

-Pure Genius: Una temporada y se marcha.

-Training Day: No iba muy bien en audiencia pero la repentina muerte de Bill Paxton acabó con toda posibilidad de renovación. Una temporada ha durado también.

 

Logo de la NBC

Renovaciones:

-The Blacklist

-Blindspot

-Chicago Fire

-Chicago Med

-Chicago PD

-The Good Place: El spin off de “The Good Wife” se ha ganado una segunda temporada.

-Great News

-Ley y Orden: UVE (Law & Order: SVU): Empata a temporadas con la serie original al llegar a las diecinueve.

-Shades of Blue

-Superstore

-Taken

-Timeless: Salvada tras su cancelación.

-This is Us

Canceladas:

-Aquarius

-The Blacklist: Redemption: El spin off de “The Blacklist” no ha cuajado y tras una temporada, desaparece de la parrilla.

-Emerald City: Una temporada y nada más.

-Grimm: La sexta ha sido la última temporada.

-Powerless: Otra que se queda en temporada única.

Logo de Fox

Renovaciones:

 

-Arma Letal (Lethal Weapon)

-Brooklyn Nine-Nine

-Empire

-The Exorcist: No creo que muchos dieran ni un duro por su renovación pero volverá.

-Gotham

-The Last Man on Earth: ¡Bien!

-Los Simpson (The Simpsons)

-Lucifer

-The Mick

-New Girl: Alegría inmensa porque, tras esa finale con sabor a despedida creo que todos los seguidores de la serie nos quedamos con ganas de más. Tendremos ocho episodios más antes de su adiós.

-Padre de Familia (Family Guy)

-Star

Cancelaciones:

-APB: Una temporada y cancelada.

-Bones: Ya se anunció que la doce sería su última temporada.

-Making History

-Pitch: Una temporada de pocos episodios ha tenido.

-Rosewood

-Scream Queens: Bastante sorpresa fue su renovación tras su primer año. Este aún ha convencido menos.

-Sleepy Hollow: Tras cuatro entregas, adiós.

-Son of Zorn

Logo CW

Renovaciones:

-The 100

-Arrow

-Crazy Ex-Girldfriend

-DC’S Legends of Tomorrow

-The Flash

-iZombie

-Jane the Virgin

-Supergirl

-The Originals

-Sobrenatural (Supernatural)

-Riverdale

Cancelaciones:

-Crónicas Vampíricas (The Vampire Diaries): Ocho temporadas ha tenido al final.

-Frequency: Tras una temporada, se cancela.

-No Tomorrow: Otra de temporada única.

-Reign

Batiburrillo crítico en la tercera temporada de American Crime

Promo de la tercera temporada de American Crime

Una pena. Tras dos muy buenas temporadas de una calidad que muchas series con mucha más audiencia quisieran para ellas, la tercera temporada de “American Crime”, y más que probable última, no ha estado para nada a la altura. La premisa con la que se inició el pasado doce de marzo la entrega prometía, una trama interesante en la que un padre, Luis Salazar (Benito Martínez), dispuesto a encontrar a su hijo desaparecido hace el mismo trayecto que realizó este desde México, para acabar en la misma granja donde el chico estaba trabajando y recabar información sobre el posible paradero del muchacho, siendo testigo del maltrato de los propios capataces, mexicanos también, las deplorables condiciones de higiene del lugar y la dejadez de los dueños y su falta de escrúpulos ante las vejaciones, violaciones y muertes accidentales o no que se suceden en ella.

Ahí entra Jeanette Hesby (Felicity Huffman), ama de casa suspicaz con su familia política a raíz de enterarse de lo que sucede, quienes dirigen la granja junto a su marido, que decide que no puede aguantar más mentiras y quiere romper con su vida, la única que conoce desde hace mucho tiempo y lo que le produce el sustento para vivir, ya que también se da cuenta de que no tiene absolutamente nada y que en el estado donde vive la libertad de una mujer casada está limitada por su marido.

Lili taylor y Timothy Hutton en la tercera temporada de American Crime

Ese argumento ya hubiese bastado para los ocho episodios de la temporada (parece que en un principio iba a tener diez así que la recortaron), Pero no, John Ridley tenía que liar la historia introduciendo más protagonistas para hacer su denuncia, supuestamente a cómo está la servidumbre del siglo XXI, en especial la mano de obra inmigrante. Así de repente aparece la historia del matrimonio Coates,  Clair (Lili Taylor) y Nick (Timothy Hutton), en la que ella contrata a una chica de Haití llamada Gabrielle Durand (Mickaëlle X. Bizet) para que cuide de su hijo y le enseñe francés, y es que la mujer no sabe inglés.

Una decisión que Nick no entiende, nada raro teniendo en cuenta que lo pintan como si su hijo le importase nada y con un resentimiento hacia su mujer al decidir ser madre y dejar de trabajar en su empresa. Resentimiento mutuo, por otra parte, porque Clair no entiende el rechazo de Nick hacia su hijo. Claro que eso se queda en nada teniendo en cuenta que Gabrielle empieza bien en la casa pero en poco tiempo sufre extrañas lesiones que Clair afirma que se hace ella misma, pero hay gato encerrado porque la actitud de la jefa se vuelve más y más despótica.

Regina King en la tercera temporada de American Crime

La tercera historia es la de Kimara Walters (Regina King), una asistente social especializada en ayudar a menores, principalmente que se prostituyen y son esclavos de sus chulos. Ciertamente no es que pegue casi nada con las otras dos, a excepción de ser otro tipo de servidumbre que muestra a personas en peligro.

Cada tema por separado hubiese dado para una temporada y así, esta tercera entrega de “American Crime” hubiese estado más acertada porque episodio tras episodio, quitando los dos primeros, me ha dejado sensación de batiburrillo, de querer abarcar mucho y quedarse en poco. Porque es cuando al final se dice “estamos aquí reunidos para asegurarnos de que se haga justicia”, criticar a la justicia así no creo que haya sido muy efectivo, la verdad. Aunque, al final hay que darse cuenta de que las víctimas siguen sin voz ni justicia porque a pocos importan.

Lástima porque su calidad es excepcional pero no ha sabido estar a la altura de las temporadas predecesoras. Si no hubiese sido por ellas y por el buen trabajo, una vez más, de un reparto donde también han repetido Richard Cabral y Connor Jessup (para ser bastante mal utilizados todo sea dicho) y aparecido en papeles secundarios Sandra Oh, Janel Moloney, Cherry Jones, Ana Mulvoy Ten o Tim Dekay, tal vez la hubiese dejado. Reparto donde esta vez han brillado más Regina King y Felicity Huffman.

Felicity Huffman en la tercera temporada de American Crime

Si ABC decide cancelarla, y todo indica que así será, “American Crime” se marchará dejando un mal sabor de boca a pesar de dos temporadas muy buenas. Una pena, insisto.

Feud: Bette and Joan, dos divas y una industria

Poster de Feud: Bette and Joan

1962. El director Robert Aldrich (Alfred Molina) se dispone a empezar el rodaje de una película de terror para la Warner Brothers, largometraje en el que el presidente de los estudios, el todopoderoso Jack Warner (Stanley Tucci) no cree. Claro que dos estrellas, Bette Davis (Susan Sarandon) y Joan Crawford (Jessica Lange) se embarcan en el proyecto y el resto es historia: una enemistad para toda la vida y un éxito elevado casi a película de culto después.

Davis y Crawford estaban en horas bajas después de una larga trayectoria profesional con mucho reconocimiento, además. Bette contaba con cincuenta y cuatro años y Joan tenía cuatro más, cincuenta y ocho, y ya estaban de vuelta de todo, aunque ambas tenían el mismo deseo, poder seguir trabajando.

Así dio pistoletazo de salida el rodaje de “¿Qué fue de Baby Jane?” (What Ever Happened to Baby Jane?), que lejos de ser un camino de rosas, ambas actrices lo pusieron muy difícil para que pudiera salir a flote. Pullas continuas, exigencias varias y tejemanejes por la espalda hicieron de “Baby Jane” carne para los tabloides.

Susan Sarandon y Jessica Lange en Feud: Bette and Joan

Esta es la premia de la serie de Ryan Murphy para FX, pero “Feud” no se centra solamente en el mencionado rodaje, es más, este se ventila bastante rápido centrándose en algunos de los problemas de ambas actrices durante el mismo. La serie de ocho episodios se aleja también de esa enemistad ofreciéndonos una imagen mucho más amplia.

Se muestra el funcionamiento de la industria en aquella época (hoy en día las actrices siguen luchando como les pasara a Bette y Joan así que mucho no ha cambiado y ya es triste decirlo) primariamente a través de la figura de Jack Warner al que se pinta como un hombre con bastante pocos escrúpulos a la hora de hacer y deshacer a su antojo y de tratar a la gente que trabajaba para él.

También somos partícipes de lo que suponía un rodaje a principios de los años sesenta y lo que debían los actores por contrato hacer antes y después en lo que a promoción del filme se refiere. Y no hay que olvidar las noticias cinéfilas de la época en la que Hedda Hopper (Judy Davis) era la reina junto a alguien que se menciona pero no sale en la serie, Louella Parsons, otras de las que se podría hacer otra temporada de “Feud”.

Jackie Hoffman y Jessica Lange en Feud: Bette and Joan
Pero, principalmente, de lo que más se habla es de las protagonistas, especialmente de Joan cuya historia ocupa más minutos que la de Bette. De ambas por separado se podía hacer una serie, aunque por algún motivo Ryan Murphy decidió que viviéramos más de la vida de Joan que de la de Bette.

En este punto es cuando tengo que decir que de Joan Crawford poco sabía, de Bette más tras leer hace nada la fantástica biografía “Amarga Victoria” (Dark Victory) escrita por Ed Sikov y publicada a finales de la primera década de este siglo. Gracias a este libro he llenado huecos fácilmente de la historia de Bette que se nos cuenta, que se queda muy corta en lo que a su personalidad, mala leche y problemas se refiere.

Pero volviendo a “Feud”, Joan Crawford ocupa muchos minutos como decía y, ciertamente, creo que sale bastante más mal parada que su enemiga Bette Davis. Bueno, lo de enemiga entre comillas ciertamente, porque la serie consigue ser una historia paralela cuando ambas no están juntas en pantalla, y en ocho horas prácticamente, mucho no lo están.

Alfred Molina y Susan Sarandon en Feud: Bette and Joan
De hecho, antes incluso de llegar al final de la serie es inevitable pensar que es verdaderamente una pena que en vez de apoyarse, Davis y Crawford se enemistaran porque podrían haber sido muy buenas amigas dadas sus vidas y su lucha para seguir en el séptimo arte, a pesar de que tal vez deberían haberse sabido retirar a tiempo, sobre todo en el caso de Joan.

“Feud” es de lo mejor que se ha podido ver en este 2017 y de lo mejor del año. Murphy se está centrando en las llamadas antologías y desde luego que sabe lo que se hace, ya que ahora nos ha dado una historia estupenda de cinefilia absoluta sobre la actriz más grande habida y por haber, Davis, y alguien que tuvo un éxito arrollador que hasta actuó cuando el cine aún era mudo y se ganó el respeto de mucho, Crawford.

Kathy Bates y catherine Zeta-Jones en Feud: Bette and Joan
No diría que hay un duelo interpretativo entre Sarandon y Lange, aunque ambas se complementan muy bien en las escenas en las que están juntas. Sarandon tiene ojos a lo Bette, eso es algo que se ha dicho desde hace tiempo y siempre ha sido muy buena actriz. A Lange la he visto trabajar mucho menos pero creo que “Feud” ha hecho que se luzca. Cierto es que Susan trata de imitar a Bette, no creo que lo consiga siempre, y no sé si Jessica imita realmente a Joan o simplemente se mete en el personaje y lo hace suyo, pero creo que esa diferencia de minutos en las interpretaciones de ambas y que la historia de Joan en la serie sea mejor que la de Bette hacen que Lange supere a Sarandon. Es más, el último episodio es prácticamente suyo y es en el que más sentimiento se pone, tanto que la tristeza se apoderó de mis ojos en un momento dado.

Pero no solo ellas se lucen. Aquí hay un verdadero descubrimiento para mí en la figura de Jackie Hoffman quien interpreta a la criada de Joan, Mamacita (curiosidad: la Mamacita original, una mujer alemana con nueve hijos que estuvo varios años con Joan, se apellidaba Hoffman de soltera), que se luce en todas y cada una de sus apariciones, que son muchas, ya sea por su lenguaje corporal o su forma de decir las cosas.

Fotograma de Feud: Bette and Joan

Muy bien, como  no, Alfred Molina y Stanley Tucci, y aunque salen poco, es un gusto ver a Kathy Bates y Catherine Zeta-Jones haciendo de las actrices Joan Blondell y Olivia de Havilland, respectivamente. No hay que olvidar a Judy Davis que es una perfecta Hedda Hopper ni a Alison Wright dando vida al único personaje creado para la historia, Pauline Jameson, nada que ver con la actriz que actuaba en la época del mismo nombre, sino que se hizo como homenaje a todas esas mujeres que trabajaban en la industria y que tenían ideas y sueños pero que tenían que limitarse a trabajar a la sombra de los directores y guonistas como secretarias o asistentes, caso este último de Pauline.

Está muy bien “Feud”, sí que hay cosas que quedan mal explicadas si no se sabe quién era Hedda Hopper o algo más de Bette de lo que se muestra. Muy recomendable y con unos títulos de crédito maravillosos.

Bette Davis y Joan Crawford en el rodaje de ¿Qué fue de Baby Jane?