Manhunt: Unabomber, cómo la escritura hizo que cayera uno de los terroristas domésticos más célebres de Estados Unidos

Poster de Manhunt: Unabomber

Este mismo verano vi en el fantástico museo Newseum de Washington DC una exposición del FBI. En ella había objetos, documentos e imágenes de muchos casos que el bureau había investigado hasta fechas recientes. Todo llamaba la atención ya desde la entrada de la exposición, pero quizá lo que más destacaba era una cabaña de madera pequeña, la del llamado Unabomber.

Erróneamentre pensaba que Unabomber fue quien voló un edificio federal en Oklahoma, de eso tendrán que hacer una serie también, pero Theodore Kaczynski (Paul Bettany en la serie) empezó a enviar cartas y paquetes bomba en los años setenta a empresas y personas con las que no estaba de acuerdo y que veía como enemigos de la humanidad. Kaczynski escribió un manifiesta que quería que todo el mundo leyera, un manifiesto donde exponía todas sus ideas, como las relativas a que la tecnología iba a condicionar la libertad del ser humano. No era un loco, sabía perfectamente lo que quería y acabó viviendo según sus ideales.

El FBI estuvo años sobre su pista, la prensa le puso el mote, y él atacaba y desaparecía durante mucho tiempo. Lo que el FBI tenía muy claro es que nadie le había visto, bueno en realidad sí, una mujer que tiempo después a la hora de describir al hombre que había visto a otro dibujante, dibujó a quien primero había realizado el dibujo del verdadero culpable.

Sam Worthington y Paul Battany en Manhunt: Unabomber

Años 90, después de volver a la carga y de enviar cartas al periódico, el FBI organiza un grupo especial de trabajo y ahí es donde entrael agente de la Unidad de Análisis de la Conducta James Fitzgerald (Sam Worthington), experto en lenguaje. Eso es lo que a la larga llevó a atrapar a Unabomber después de años de búsqueda, el lenguaje.

“Manhunt: Unabomber” es una serie original de Discovery Channel que cuenta el proceso que llevó a meter a Kaczynski entre rejas desde el momento en el que Fitzgeral entró a formar parte del equipo de trabajo. Pero es mucho más, ya que muestra un paralelismo entre cazador y cazado de una forma fantástica y es que el grado de implicación de Fitzgerald en el caso es tan extremo que le lleva a alejarse de todo y de todos, al igual que las creencias de Kaczynski le llevaron a vivir aislado prácticamente del mundo.

Son ocho episodios y aunque al principio no me enganchó del todo, al llegar a su ecuador “Manhunt: Unabomber” no me soltó hasta el final, claro que gana enteros al consumir sus episodios de forma maratoniana, aunque es más porque a partir del cuarto se torna más interesante.

Sam Worthington en Manhunt: UnabomberLo cierto es que está muy bien narrada, incluye flashbacks y hasta algún flashforward, y se permite la licencia de romper con su línea narrativa a poco del final para dedicar un episodio entero a Ted. Era importante saber las causas de sus actos y le vemos en varias etapas de su vida.

“Manhunt: Unabomber” está bien realizada y desarrollada y su protagonista, Sam Worthington interpreta muy bien su papel. Paul Bettany está muy comedido como Ted Kaczynski y su forma de hablar (en versión original) tiene pocos matices pero tiene algo que atrae. Me daba hasta pereza acabarla pero menos mal que lo he hecho. Está bien, la verdad.

Anuncios

El arranque de temporada en la parrilla de Estados Unidos

Septiembre y octubre son los meses en los que normalmente regresan las series anuales a la parrilla televisiva. En noviembre se han estrenado algunas otras y hay algunas de pocos episodios que han arrancado con la nueva temporada. Ya he de decir que un par de ellas las he dejado por el camino.

Téa Leoni en la tercera temporada de Madam Secretary

-Madam Secretary:

Siguen sin interesarme las historias de Henry (Tim Daly) y menos si siguen trayendo de vuelta a Dmitri (Chris Petrovski) por tercer año consecutivo. Lo fuerte de la serie, nunca me cansaré de decirlo, radica en Elizabeth McCord y su equipo que al tercer episodio tuvieron una baja muy importante. Las historias políticas siguen siendo muy interesantes y de actualidad. De momento, no acumula desgaste alguno así que a ver si nos dura unos cuantos años más.

The Last Man on Earth 4x01

-The Last Man On Earth:

Qué original, entretenida, bizarra y friki que es la serie creada por Will Forte y qué poco amor se le da. Qué bien están el propio Forte, Kristin Schaal, Mary Steenburgen y Mel Rodríguez en sus papeles y cómo se reinventan temporada tras temporada para que, a pesar de que los protagonistas estén en la misma situación, el público sigamos sus andanzas. ¡Larga vida a “The Last Man On Earth”!

Promo The Gifted

-The Gifted:

No soy de super héroes ni de cómics pero después de “Person of Interest” se echaba de menos a Amy Acker en la pequeña pantalla. El piloto fue bueno, el segundo episodio también pero el resto ni fú ni fá. Como serie entretenidilla cumple pero poco más. Veremos hacia adonde avanza porque se pueden sacar historias interesantes de todo esto seguro porque potencial tiene. De momento es hasta algo ñoña.

Law & Order True Crime: The Menendez Murders

-Law & Order True Crime: The Menendez Murders

La otra serie nueva que estoy viendo es de las cortas, las que más se acaban agradeciendo que lo de los 22-24 episodios se acaba haciendo pesado. La verdad es que está a años luz de la fabulosa “American Crime Story: The People Vs. OJ”, y del reparto solo se pueden destacar para mi gusto a dos personas: Edie Falco, quien le pone muchas ganas, y Gus Halper que resulta bastante creíble. Bueno, Josh Charles no está mal y Heather Graham defiende bien su personaje. El caso es interesante y bastante más oscuro de lo que a priori parece pero la historia como que va bastante rápido. Eso sí, cuando coje carrerilla mejora bastante, pero eso hasta el momento juicio casi no llega. Me quedan los dos últimos por ver, ya que ha finalizado esta misma semana.

Promo de la temporada 13 de Mentes Criminales

-Mentes Criminales (Criminal Minds):

Ya está, la vuelvo a dejar porque lamentable es decir poco sobre el episodio emitido de hace dos semanas. Prefiero seguir revisionando episodios antiguos porque lo dejé y no lo he retomado. Esta serie debería estar más que cancelada.

Promo Designated Survivor

-Designated Survivor:

Me resistía a dejarla por Kiefer Sutherland pero se ha vuelto bastante aburrida y poco interesante. Los casos de política los he visto con anterioridad y mucho mejor en “El Ala Oeste” (The West Wing), la historia del padre de la primera dama no me importa lo más mínimo y tampoco me caen especialmente simpáticos los personajes que rodean a Tom Kirkman. La investigación nueva de Hannah Wells (Maggie Q) tampoco acaba de enganchar, así que lo mejor es darla por finiquitada que tampoco creo yo que vaya a tener futuro más allá de 2018.

300 episodios de Anatomía de Grey

Imagen: TVline.com

-Anatomía de Grey (Grey’s Anatomy):

Con una baja a los pocos episodios que no se notará demasiado tampoco, la temporada ha empezado con su parte de drama, su comedia y el romance. Lo de Owen (Kevin McKidd) y Amelia (Caterina Scorsone) lo han salvado como mejor han podido, ha sido genial volver a tener a Kim Raver en el Grey-Sloan Memorial como Teddy pero ya podrían haberla refichado ahora que hay una vacante, los de “Designated Survivor” han andado más espabilados en eso. Que se queden con Greg German que siempre aporta. Habrá que ver si los nuevos internos son prescindibles o si dan juego, y qué harán con el matrimonio de Miranda (Chandra Wilson). Pero vaya que sigue en horas bajas pero ya acumula 300 episodios en su haber con episodio especial para celebrarlo que sirvió para recordar a personajes pasados y para hacer justicia a Meredith (Ellen Pompeo).

Promo de la primera temporada de This is Us

-This is Us:

Tiene sus buenos momentos esta serie, ha empezado algo floja la temporada aunque el episodio de Halloween estuvo muy bien con un doble flashback y el que le siguió también tuvo su aquel. Hacen las cosas bien en esta serie normalmente, así que a ver qué sigue deparando la temporada.

Fotograma de la tercera temporada de Mom

-Mom:

Quinta temporada y cambio de cabecera. No olvidamos de los hijos de Christy (Anna Faris) y dejamos que quienes forman la verdadera familia de la serie junto a la propia Christy y Bonnie (Allison Janney) tengan su hueco en los créditos iniciales. Dos episodios he visto y con ellos me he reído, el momentazo “Wannabe” de Bonnie y Christy ya es parte de la historia de la serie. No pierde la forma, no.

Promo de Life in Pieces

-Life in Pieces:

Espera larga para volver a disfrutar de las andanzas de esta familia que ha vuelto por todo lo alto porque saben cómo entretener. Seguro que la vida de casados de Matt (Thomas Sadoski) y Colleen (Angelique Cabral) dará juego, la ruptura a lo loco de Tyler (Niall Cunningham) y Clementine (Hunter King)  también y hasta el nuevo pelo de Tim (Dan Bakkedahl).

Segunda entrega de Stranger Things: La oscuridad y la nostalgia vuelven a Hawkins

Poster de la segunda temporada de Stranger Things

Casi un año después de lo acontecido en el pueblecito de Hawkins, Indiana, los protagonistas de “Stranger Things” tratan de volver a la normalidad, tarea nada fácil teniendo en cuenta que todos tuvieron que firmar miles de formularios prometiendo no contar nada de lo acontecido. Así, por ejemplo, Nancy (Natalia Dyer) no puede decir a los padres de Barb que su hija está muerta y que no se esfuercen en buscarla, algo que la corroe; el sheriff Hopper (David Harbour) no le cuenta su secreto a nadie por miedo a lo que pueda suceder o los niños tienen que hacer como si no hubiesen perdido a Eleven (Millie Bobby Brown), cosa que a Mike (Finn Wolfhard) le duele en el alma día sí y día también por lo que trata de contactar con ella por radio porque no ha perdido la esperanza de volver a verla.

Niños de Stranger Things como los Cazafantasmas en la segunda temporada

Pero quienes peor vuelven a pasarlo son los Byers, ya le avisa Joyce (Winona Ryder) a su novio Bob (Sean Astin) que la suya no es una familia normal, y es que Will (Noah Schnapp) tiene episodios en los que se ve en el otro lado siendo perseguido por una sombra monstruosa. Pero en los laboratorios Hawkins, donde el doctor Owens (Paul Reiser) le trata, no dan con solución alguna para ayudar al crío.

Nance reclutará a Jonathan (Charlie Heaton) para ayudarla a hacer justicia, al menos para Barb, a la vez que se distancia de Steve (Joe Keery) porque no está segura de quererle. Ninguno se entera de lo que le acaba pasando con Will a quien no le dejan respirar ni un minuto después de su vuelta. Porque después de sobrevivir al Demogorgon vuelve a estar en peligro en cuerpo y alma.

Así que el grupo de niños, adolescentes y adultos, con la incorporación de Bob y Max (Sadie Sink), una niña recién llegada a Hawkins de la que quedan prendados Dustin (Gaten Matarazzo) y Lucas (Caleb McLaughlin), tendrán de nuevo que unir fuerzas para derrotar al monstruo y sus esbirros y salvar a Will.

Noah Schnapp, Winona Ryder y David Harbour en la segunda temporada de Stranger Things

Pero ¿y Eleven? El aparece, vaya que sí, porque aunque casi todos piensen que está desaparecida, no lo está. Su protagonismo se basa en ver cómo y donde está tras derrotar al Demogorgon, a encontrar su pasado y a descubrir dónde está su verdadero hogar y, por ende, su familia.

No mintieron ni los hermanos Duffer, creadores de “Stranger Things” ni algunos de los actores cuando afirmaron que la segunda entrega de la serie, estrenada por Netflix el pasado viernes y que vi ese mismo fin de semana en menos de veinticuatro horas, era mucho más oscura. Lo es, vaya si lo es. Oscura en varios frentes además, no solo en el sobrenatural.

La primera temporada me gustó más, creo que fue más redonda en historia y no tardó nada en arrancar. La segunda temporada me ha gustado, está bien y hay calidad de sobra en cuanto a realización, ambientación e interpretación, pero su arranque me dejó algo fría, mejorando al entrar más en materia a partir del cuarto episodio. Los niños han estado más distanciados, de hecho Mike ha perdido bastante protagonismo (tal vez Finn Wolfhard tenía otros compromisos, pienso en la película “It”), pero la niña nueva ha cumplido y su integración en el grupo ha sido muy natural. Eleven no ha tenido el mismo protagonismo tampoco, aunque se permitieron dedicarle un episodio regulero antes de los dos últimos, los mejores de la entrega para mí junto con el sexto (son nueve en total), que sirvió para que ella y nosotros descubriéramos quién es y de dónde viene, y para que El se diera cuenta dónde está su lugar en el mundo.

Monstruo de la segunda temporada de Stranger Things

Hopper en su línea y Joyce en la suya luchando de nuevo por su hijo dispuesta a cualquier cosa por sufrimiento que suponga y con un novio bastante adorable. Su hijo Jonathan ha seguido siendo el mismo chico reservado y tímido que ha vuelto a ser el fiel escudero de su heroína Nancy, una chica que no se lo piensa dos veces a la hora de ayudar y ponerse en peligro y cuyo novio, Steve, sabe que no merece. Pero este hace tiempo que dejó de ser el odioso de la serie, en esta entrega ese papel está reservado para Billy (Dacre Montgomery), el hermano de Sadie, y demuestra una vez más que si hay que arriesgarse para ayudar, uno se arriesga y ayuda haya de por medio lo que haya.

Está bastante claro que la segunda temporada de “Stranger Things” ha sentado las bases para lo que vendrá, dos temporadas más (al menos), pero que nada será como en la primera entrega que fue una historia más nostálgica, más familiar quizá a pesar de que nunca haya sido una serie pensada para el público de todas las edades.

Millie Bobby Brown en la segunda temporada de Stranger Things

Los niños ya no lo son tanto, han crecido y seguirán haciéndolo, muestra de ello es que su juego de “Dragones y Mazmorras” se les ha quedado obsoleto y que aunque sigan siendo uña y carne todos tienen historias paralelas: Mike sigue tratando de dar con Eleven y no cuenta nada al principio de lo quele sucede a Will, Dustin encuentra algo adorable que acaba guardando con celo, Lucas no duda en acercarse a Sadie y a meterla en el grupo y Will… Bueno, Will bastante tiene con lo suyo, esperemos que en el futuro le dejen de hacer sufrir aunque si lo hicieran Joyce dejaría de tener su parte de historia, así que algo me dice que Will Byers seguirá siendo reclamado.

Y si los niños van creciendo, qué decir de los adolescentes. Porque la palabra universidad ya rodea a Steve, y la verdad es que se ha convertido en uno de los robaescenas de la segunda temporada; Nancy cualquier día acaba de ayudante de Hopper, la veo más prepara que quienes trabajan con el jefe, y Jonathan está algo estancado pero se entiende, para él la familia va antes, lo ha heredado de su madre seguro, y no es algo negociable.

Charlie Heaton, Paul Reiser y Natalia Dyer en la segunda temporada de Stranger Things

Los adultos pueden seguir dando mucho juego. La verdad es que la relación de amistad (con chispas, todo sea dicho) de Joyce y Hopper puede dar más de sí, y la nueva vida de Jim también. Eleven tal vez pueda ser la niña normal que nunca ha podido ser pero ya pronostico una cosa, para matar a esa oscuridad del otro lado, me da a mí que nuestros protagonistas van a necesitar toda la ayuda posible, traduciendo esto último como todas las personas con poderes como Eleven. Aquí ya ha salido una, no es spoiler, la temporada empieza así pero ¿cuántas más hay?

Desde luego que a la historia no le faltan líneas argumentales por donde poder tirar. Eso sí, ojalá que todos los protagonistas lleguen al final del viaje. El año que viene, más.

Dollhouse, una serie con más jugo del que parecía

Eliza Dushku en una promo de Dollhouse

Aún recuerdo cuando FOX estrenó en España la serie “Dollhouse”. Vi su piloto, tal vez dos episodios más y ahí es donde decidí dejarla. En su día escribí que era floja y ahí es donde ahora he de retractarme y volver a alegrarme de haberle dado una segunda oportunidad, aunque hayan pasado muchos años en este caso, a una serie que de inmediato deseché.

No es “Dollhouse” una serie maravillosa ni mucho menos, pero disfrutable cuando coge su rumbo vaya que sí ya que todo empieza de forma muy procedimental con un lugar dirigido por Adelle DeWitt (Olivia Williams) en el que millonarios (siempre hombres, que se vea, con una sola excepción) pagan por tener a su disposición unos cuerpos con un cerebro programado para cumplir con ellos sus fantasías, superar su soledad o “recuperar” por unas horas a un ser querido aunque sea en un cuerpo diferente.

Se les llaman muñecos a los cuerpos, pero no son robots ni androides ni nada por el estilo, son personas de carne y hueso que firmaron un contrato de cinco años para ceder sus cuerpos a la corporación Rossum, la ideóloga del invento.

Reparto de Dollhouse

Así tenemos en Echo (Eliza Dushku) al principal activo de la Casa de Los Ángeles, que es la más avanzada porque tienen al genio Topher Brink (Fran Kranz) llevando la parte tecnológica, es decir, los tratamientos y borrados de los activos para insertarles y eliminar de sus cerebros las diversas personalidades que les tocan con quienes los contratan. Cada activo tiene un encargado de su seguridad, en el caso de Echo es el recién llegado Boyd Langton (Harry Lennix), a quien ella le da su confianza absoluta con su vida, como todos los activos con sus encargados.

Eso sí, la seguridad general tiene un jefe, Laurence Dominic (Reed Diamond), que choca mucho con DeWitt y con Langton y quien parece odiar todo lo que Dollhouse representa y especialmente a Echo. También hay una doctora, Claire Saunders (Amy Acker) quien vela por la salud de los activos. Entre estos destacan dos más, Victor (Enver Gjokaj) y Sierra (Dichen Lachman). Nótese que tienen todos los activos por nombre códigos militares, como otros que vamos conociendo en el transcurso de los episodios: Whiskey, November y Alpha.

Si lo procedimental va en que en cada episodio Echo tiene una misión con quien pague por tenerla a su disposición, también lo refuerza la presencia del agente Paul Ballard (Tahmoh Penikket, a pronunciar Tamou Peniket), quien está dispuesto a descubrir Dollhouse y encontrar a una mujer perdida de nombre Caroline, que no es otra que Echo.

Harry Lennix, Fran Kranz y Eliza Dushku en Dollhouse

Pero a medida que la historia avanza “Dollhouse” empieza con su trasfondo que acaba convirtiéndose en lo principal. ¿Pueden tener los activos memoria a pesar de los borrados? ¿Y libre albedrío? ¿Son capaces, incluso, de enamorarse? Ese trasfondo nos acaba llevando a que los miembros de la Dollhouse angelina, liderados por Echo, tengan que completar una misión de extrema importancia, algo plasmado en los dos epitafios de la serie al final de cada temporada: los episodios “Epitaph One”, que en Estados Unidos no se llegó a emitir en televisión, y “Epitaph Two”, que son el epílogo de la serie.

“Dollhouse” se vuelve mejor, por lo tanto, al dejar esa estructura inicial y al presentar temas más interesantes e incluso críticos, porque muchos personajes viven en un conflicto continuo. De hecho, ahí es también cuando empiezan los giros y algunas cosas que parecen algo que no acaban siendo y otras que no se ven venir. Es más, también se desarrollan las relaciones entre personajes, dando algunas un giro muy importante como la de Topher y Adelle.Dichen Lachman y Enver Gjokaj en Dollhouse

Lástima, eso sí, los vacíos existentes aunque hay piezas del puzzle que se pueden rellenar, otras no se muestran y dejan con ganas de que las hubiesen plasmado en imágenes. Pero creo que la serie estaba condenada a ser corta y sus responsables hicieron lo que pudieron con el número de episodios de los que disponían, veintiséis y un piloto diferente. Tal vez la historia de Joss Whedon estaba algo adelantada a su tiempo para el espectador medio y no pintaba mucho en un canal como FOX.

Ciertamente, quitando algunos episodios aburridos en su primera temporada, he disfrutado “Dollhouse”, me ha enganchado tanto su historia, con idas de olla incluidas, como sus personajes. La verdad es que era escéptica con Eliza Dushku pero he de decir que con las múltiples personalidades de su Echo y como finalmente acaba el personaje, lo defendió muy bien. Reed Diamond es un actor que siempre me da gusto ver aunque aquí su personaje no es de los que caen bien, Harry Lennix es cumplidor siempre y su personaje da mucha tranquilidad y a Tahmoh Penikket le tengo fichado desde “Battlestar Galactica”.  Olivia Williams está muy bien como jefa que no se sabe muy bien a veces si es una villana encubierta o qué y que es tan británica, como afirma en el genial episodio número siete de la primera temporada llamado “Echoes”, que no pronuncia las erres fuertes.

Fran Kranz y Amy Acker en Dollhouse

Asimismo, tanto Dichen Lachman como Enver Gjokaj cumplen en sus papeles, de hecho este último clava a mi favorito y mi descubrimiento gracias a “Dollhouse” porque vaya personajazo que tiene Fran Kranz y qué bien lo interpreta. Eso sí, lástima que Amy Acker salga tan poco pero deja buenos momentos, sobre todo una conversación con Topher al comienzo de la segunda entrega sobre el desarrollo de la personalidad.

El final de “Dollhouse” no sé si lo tendrían planeado desde el inicio porque se sacan varias cosas de la manga pero los frentes abiertos se cierran de una manera satisfactoria aunque agridulce por lo que sucede con algunos personajes. Me ha gustado, sí.

Candice Renoir, una ligera serie policíaca francesa

Reparto de Candice Renoir

Siempre digo que el verano es una gran época para hacer maratones de series en la recámara y de descubrir otras a causa del parón tras el fin de temporada televisiva. Una de esas series que me ocuparon el verano, y estos primeros días de otoño, es “Candice Renoir”, una serie realizada en Francia que es de género policíaco, del ligero además.

No inventa nada nuevo ni lo pretende y los episodios, de casi una hora de duración, son más o menos interesantes, lo que los hace a su vez más o menos entretenidos. Me enganché en AXN en la tercera temporada y acabo de terminar la quinta, porque la cadena la ha emitido del tirón con un mes de parón para ponerla tras su emisión en Francia, y bueno, digamos que es más que probable que no vea más.

El nombre de la serie corresponde al de su protagonista, la comandante Candice Renoir (Cécile Bois) que trabaja en la comisaría de Sète en el sur del país. Candice está a cargo de un grupo de investigación donde está su buen amigo el capitán Antoine Dumas (Raphael Lenglet), la teniente Chrystelle Da Silva (Gaya Verneuil) y Medhi Badhou (Ali Marhyar). Todos tratan de dar lo mejor de sí para resolver los casos, en su mayoría asesinatos en los que les toca trabajar. También acaba apareciendo alguien destinado, a priori, a convertirse en su archienemiga, una policía de nombre Sylvie Leclerc (Nathalie Boutefeu).

Candice e hijos en Candice Renoir

Candice es una persona bastante peculiar que utiliza mucho su instinto y cuyos métodos, y teorías, chocan con sus superiores. Es madre divorciada con cuatro hijos y nunca parece la más madura cuando está en su casa. Sus relaciones no suelen acabar muy bien aunque en la tercera temporada parecía tener una relación estable con otro policía, David Canovas (Stéphane Blancafort). Aunque está más comprometida con su trabajo que otra cosa, todo hay que decirlo. Eso sí, sus hijos siempre están por delante de lo que sea.

Aunque la tercera temporada me pareció bastante entretenida y la cuarta tuvo buenos episodios, aquí es cuando empezó a degenerar con elementos de culebrón cien mil veces vistos que no han llevado a nada de nada. Porque Candice a veces es un personaje insoportable por sus historias fuera del trabajo, de hecho no trata a la gente muchas veces como debería. Como policía, a pesar de que es mucho de dejar a sus compañeros tirados sin explicarles en qué está pensando para resolver el caso, es de las buenas.

Cécile Bois y Raphael Lenglet en Candice Renoir

Decía unas líneas más arriba que “Candice Renoir” es del género policíaco ligero, y es que de los treinta episodios que he visionado, son diez por temporada, la mayoría han sido bastante light, algunos incluso liosos por querer tergiversar o darle más vueltas de las necesarias a sus argumentos. Pero bueno, que la serie tampoco pretende ir de lo ue no es.

Como digo, dudo que vea más. Se puede ver, no digo que no, pero no aporta demasiado.

Ida de olla en la tercera temporada de Zoo

Promo de la tercera temporada de Zoo

Se les ha ido, sí. A los encargados de la serie “Zoo” se les ha ido la olla con la tercera temporada de la serie. Dicen que el que avisa no es traidor y no se equivocaba mi querido Billy Burke cuando dijo que esta temporada iba a ser la más loca de todas. Loca y con elementos sobrantes.

Lo que importaba primeramente era conocer el destino de, precisamente, el personaje de Burke porque al bueno del doctor Mitch Morgan lo dejamos en la tercera temporada salvando a sus amigos y siendo arrastrado por unas bestias híbridas. Se sabía que iban a pasar diez años y durante ese tiempo, el doctor había permanecido en un lugar preso de la malvada de la temporada, una chica muy cansina llamada Abigail (Athena Karkanis) que acaba teniendo mucho protagonismo porque es la enemiga no solo del equipo sino de quienes tratan de contener el problema de los híbridos, bueno contener y acabar con ellos por el bien de la humanidad. Una humanidad, todo hay que decirlo, que no conoce nacimientos porque está estéril. Si es que a veces el remedio es peor que la enfermedad.

Kristen Connolly y Josh Salatin en la tercera temporada de Zoo

Total que ahora nuestros héroes tienen varias tareas: ayudar a curar la esterilidad, capturar a Abigail y eliminarla si se puede y lidiar con los híbridos. Claro que para lograrlo primero tienen que unir fuerzas y reunirse porque después de lo acontenido en Pangea, diez años después Jamie (Kristen Connolly) sigue buscando a Mitch, Logan (Josh Salatin) es policía, y Abe (Nonso Anozie) y Dariela (Allysa Diaz) viven una vida aparentemente tranquila.

Pero como a esta banda todo se les complica siempre, los híbridos acaban hasta siendo el menor de sus problemas cuando sus relaciones empiezan a desestabilizarse. La culpa de todo, normalmente, es de quien se ha convertido en un personaje sin chicha, Jackson Oz (James Wolk), al que al final le va a aparecer más familia que al patriarca de los Walker en “Cinco Hermanos” (Brothers & Sisters) o más sobrinos que a Jessica Fletcher en “Se ha Escrito un Crímen” ( Murder, She Wrote), y hasta ahí puedo leer.

James Wolk y Athena Karkanis en la tercera temporada de Zoo

No es el único aburrido porque la mitad de la temporada, o algo más, Abe y Dariela con su hijo y relación se las han traído, al menos Clem (Gracie Dzienny), la hija de Mitch, y la presencia de Max (Robin Thomas), el padre de este, han sido aire fresco para la historia.

Por mucho que a Jackson nos lo sigan pintando de prota (en el libro en el que se basa la serie lo es, así que no es de extrañar), en la segunda temporada de la serie Jamie se convirtió en heroína de la narración y su personaje ha seguido evolucionando mientras otros se han estancado. Ella y Mitch son lo mejor de “Zoo” para mí, serie que aunque siga entreteniendo no ha conseguido salir bien parada del batiburrillo de tramas que ha sido su, hasta la fecha, última entrega. Porque entre los problemas familiares, la mala nada carismática que pedía la muerte a gritos, personajes que han aportado poco (como Logan, por ejemplo) y el buenrollismo de Jackson cuando no debía tenerlo, la entrega ha dejado a la historia bastante tocada. Y encima con otro cliffhanger.

Billy Burke en la tercera temporada de Zoo

CBS no se ha pronunciado aún sobre el futuro de “Zoo”, que finalizó temporada hace tres semanas, pero si vuelve el verano que viene espero que sea para cerrar la historia. Mientras no se les vaya más de las manos…

Ganadores de los Emmy 2017: Big Little Lies arrasa

Big Little Lies gana en los Emmy 2017

Hasta la noche de ayer tuve que esperar para poder disfrutar de la 69 edición de los premios Emmy que a pesar de poco sorpresiva estuvo bastante entretenida, con un opening a cargo del presentador de la gala, Stephen Colbert, fantástico. Colbert, de hecho, estuvo muy bien a lo largo de la noche, tanto que se hizo corta su aparición.

Entre los presentadores hubo parejas mejores y peores, siempre pasa, y los discursos fueron bastante amenos aunque siguen las retahílas de nombres. Lo de cortar así por lo sano con el volumen tan alto a algunos sí y a otros no está bastante feo, aunque intentaron hacer la entrega bastante rápida ya que se notaban las prisas en ocasiones. Eso sí, que no vuelvan a contratar al chico que hacía los anuncios de quiénes salían porque madre mía, qué energía y cuánto cambio de tono.

Qué genial, por cierto, ver a Lily Tomlin, Jane Fonda y Dolly Parton que deberían reunirse también en “Grace and Frankie” y a Dolly improvisando así de repente alargando su segmento, mientras se quedaba un poco con cara de circunstancias mientras Jane y Lily atizaban a Trump.

The winners were…

Mejor Serie Dramática: The Handmaid’s Tale (El Cuento de la Criada)

Tras verla ya comenté que “The Handmaid’s Tale” tenía buenas cosas pero que era aburrida. Sí, así me lo pareció y me lo sigue pareciendo hoy en día a pesar de estar convencida para ver la segunda temporada, o al menos empezarla. ¿Es la mejor serie de la temporada pasada? Para mí no, pero como ya dije al hablar de las nominaciones, creo que llevan un tiempo basándose mucho en lo que más se lleva, lo que más se publicita, y varias de las nominadas entran en ese aspecto.

Mejor Actriz de Drama: Elisabeth Moss por “The Handmaid’s Tale”

Ganó la favorita, que tras siete nominaciones a la octava fue la vencida y se los llevó a pares, el de Mejor Actriz de Drama y el de Mejor Serie Dramática como productora de “The Handmaid’s Tale” (compartido con muchísima gente).

Mejor Actor de Drama: Sterling K. Brown por “This Is Us”

El año pasado se llevó un Emmy y este año repite y merecido porque en mi opinión, Sterling K. Brown es el mejor de “This is Us” y su historia la más interesante, con permiso de la de sus progenitores. Me alegro mucho pero qué feo estuvo que no le dejaran terminar su discurso cuando alguien momentos antes, y a pesar de estar dando el mejor discurso de la noche, ocupó muchos minutos.

Ann Dowd con su Emmy 2017

Mejor Actriz de Reparto de Serie Dramática: Ann Dowd por “The Handmaid’s Tale”

Mi deseo se hizo realidad y ganó Ann Dowd. ¿Lo merece por esta serie? Deja su impronta y su buen hacer pero no está demasiado aprovechada, así que lo veo más como un premio de consolación por las nominaciones negadas por su gran papel en “The Leftovers”. Su reacción fue increíble, no se lo creía y se llevó una gran ovación, y su discurso muy bueno. Enhorabuena Ann, la he descubierto este mismo verano pero ya soy fan.

Mejor Actor de Reparto de Serie Dramática: John Lithgow por “The Crown”

Tengo que ver “The Crown”, quería que ganara Ron Cephas Jones pero estoy convencida de que el señor Lightgow lo tiene más que merecido. Hacer de Winston Churchill seguro que no fue tarea fácil.

Mejor Serie de Comedia: Veep

Sorpresa ninguna.

Mejor Actriz de Serie de Comedia: Julia Louis-Dreyfus por “Veep”

¿No es abusar lo de Julia Louis-Dreyfus? Ya lleva seis seguidos y creo que todo el mundo esperaba escuchar su nombre y que ella lo tenía más que asumido. Supongo que el día que me anime a ponerme con “Veep” tendré una visión más clara de por qué se los lleva.

Donald Glover con sus Emmys 2017

Mejor Actor de Serie de Comedia: Donald Glover por “Atlanta”

Uno de los triunfadores de la noche, se llevó dos, por actuar y dirigir.

Mejor Actriz de Reparto de Comedia: Kate McKinnon por “Saturday Night Live”

Dos consecutivos lleva ya, supongo que el hacer de Hillary Clinton le ha ayudado mucho. Eso sí, en su discurso no se olvidó de los guionistas.

Mejor Actor de Reparto de Comedia: Alec Baldwin por “Saturday Night Live”

Alec Baldwin se ha llevado un premio por imitar a Donald Trump, mientras la cara de Titus Burgess era un poema y con razón. Ay Titus, que te lo han robado.

Mejor Miniserie: Big Little Lies

“Big Little Lies” me gustó pero me quedo con “Feud”. Entiendo por qué ha ganado, es cierto, pero creo que no era la mejor.

Mejor Actriz de Miniserie o TV Movie: Nicole Kidman por “Big Little Lies”

No era mi favorita pero bueno, nada que objetar a su interpretación. Su discurso, el mejor, largo pero por lo que empezó a hablar se entiende que no la cortaran, resultando al final injusto para a quienes sí lo hicieron. También se llevó dos al ganar “Big Little Lies”.

Mejor Actor de Miniserie o TV Movie: Riz Ahmed por “The Night Of”

Creo que he de ver esta serie.

Laura Dern con su Emmy 2017

Mejor Actriz de Reparto de Miniserie o TV Movie: Laura Dern por “Big Little Lies”

Nada que objetar, estaba entre mis favoritas porque Laura Dern es una muy buena actriz, así que me alegro aunque sigo pensando que Jackie Hoffman merecía llevárselo. El discurso de Laura o lo había ensayado mucho o le salió lo más natural del mundo.

Mejor Actor de Reparto de Miniserie o TV Movie: Alexander Skarsgard por “Big Little Lies”

En fin, “Big Little Lies” triunfó en mucho.

Mejor TV Movie: Black Mirror: San Junipero

“San Junipero” es una chulada, me alegro mucho de que ganara.