Angie Tribeca, una amena, paródica y surrealista comedia policíaca

Hayes MacArthur y rashida Jones en la primera temporada de Angie Tribeca

Leí un artículo el pasado sábado en TV.com sobre por qué darse un atracón con la serie de TBS “Angie Tribeca”. En realidad lo leí muy por encima pero decidí que, teniendo tiempo, por qué no iba a darle una oportunidad a esta comedia creada por Steve Carell y su mujer Nancy Walls Carell que, al parecer parodiaba a las series policíacas.

No es que pensara darme ese atracón al que el artículo se refería, la verdad, pero no pude resistirme a hacerlo porque a pesar de lo ridícula que en ocasiones puede resultar, “Angie Tribeca” es una comedia amena, paródica y surrealista con la que se pasa un buen rato.

El nombre de la serie es el de su protagonista, a la que da vida de forma fantástica Rashida Jones. Angie es una dura detective de homicidios del Departamento de Policía de Los Ángeles a la que, cómo no, el primer día le endiñan un compañero al que no quiere tener porque ella se basta y se sobra para detener a quien haga el mal. Además, Angie, cómo no, tiene una historia no muy buena con sus compañeros policías que no voy a espoilear pero que la define como policía con trauma, para variar.

Reparto de Angie Tribeca

No tardará el detective Jay Geils (Hayes MacArthur) en ganarse a su compañera, y tampoco tardará la “tensión sexual no resuelta” en aparecer, como en todas esas series de chica-chico investigadores, prácticamente.

Los casos son de traca: desde un ventrílocuo muerto a una extorsión al alcalde, pasando por una serie de panaderos asesinados, el robo de un cuadro, el contrabando de hurones, el asesinato de pasajeros en la primera clase de un avión o unos ladrones de bancos cockney. Es más, la parodia no está en el tipo de casos, yo la encuentro más en esos lugares típicos a los que Tribeca y Geils van, en los que prácticamente todas las series con investigaciones nos han llevado alguna vez, léase un campo de golf, un banco, un avión, la cárcel o un museo. Si hasta en el último episodio hay un secuestro con bomba incluida y nos dejan en cliffhanger… Los guionistas de “Angie Tribeca” saben lo que hacen.

Todo ello no hace el humor de “Angie Tribeca”, sino que hay mucho más empezando por la presentación a los “CSI Miami” en la que alguien, normalmente el oficial Dave (Andreas Wigand), acaba gritando al estilo The Who y que también vomita episodio sí y episodio también porque los novatos siempre lo hacen; hay objetos que aparecen de repente porque sí y las bolsas que lleva Tribeca son dignas de Mary Poppins; y hay personajes que repiten frases sin razón aparente, claro que pensándolo bien en las series policíacas eso también pasa.

Hayes MacArthur, Rashida Jones y Alfred Molina en la primera temporada de Angie Tribeca

El surrealismo está en lo que dicen los personajes, con cara seria siempre que esto es una serie policíaca, pero también en lo que hacen, obviamente, porque muchas cosas de “Angie Tribeca” son de comedia física pura y dura, sobre todo por parte de Rashida Jones. Uno de sus puntos fuertes a la hora de parodiar son las persecuciones, alguna desmerece algo a las demás pero por lo general son muy divertidas.

¿Qué decir de los personajes? La protagonista se toma su trabajo muy en serio, no cambia de cara porque la situación no suele requerirlo y nunca coge vacaciones; Geils es más alegre que su compañera pero se le escapan las cosas más fácilmente ya que es ese personaje algo tontín que tiene que tener toda serie de este tipo que se precie. Después tenemos al jefe, el teniente Chet Atkins (Jere Burns) que normalmente habla a grito pelado sin tener motivo para ello haciendo que parezca que está echando una bronca continua a la persona con la que interactúe; al doctor Edelweiss (Alfred Molina), el jefe del laboratorio criminalístico que siempre aparece con algún tipo de discapacidad aunque no la tenga y que tiene unos equipos bastante raros para sacar pruebas, y a su ayudante la forense Monica Scholls (Andrée Vermeulen), que lo sabe todo aunque no esté dentro de su especialidad.

Deon Cole en Angie Tribeca

En la comisaría también están el detective DJ Tanner (Deon Cole) y su perro pastor alemán David Hoffman, un robaescenas en toda regla. Nótese los nombres de los últimos mencionados, a los que podemos añadir los del ventrílocuo Fisher Price, el bar donde se reúnen los ladrones llamado Robby McBanks o la compañía aérea Air Jordan.

Y acabo mencionando alguno de los cameos de la serie como los de Lisa Kudrow, Bill Murray, Danny Trejo, Gene Simmons, Adam Scott o James Franco.

Habrá más porque TBS la ha renovado para otra temporada, habrá que ver si al igual que hizo con esta hace dos semanas, también se animan a emitirla del tirón. Divertida, así es “Angie Tribeca”.

Mozart in the Jungle sigue en forma en su segunda temporada

Poster de la segunda temporada de Mozart in the Jungle

Cómo me gustó la primera entrega de la serie de Amazon Video “Mozart in the Jungle” y cómo he disfrutado de la segunda porque ha seguido en forma durante los diez episodios que tiene, manteniendo su encanto. Si es cierto que algo he echado de menos y es que a los miembros de la orquesta les deberían haber dado aún más protagonismo. Ha estado bien la historia de la negociación de contratos pero pocas escenas juntos han tenido, aunque las que han habido han estado muy bien.

Claro que la protagonista de esta serie coral es Hailey Rutledge (Lola Kirke) y ella sigue queriendo lograr ser una de las piezas principales de la orquesta y no quedarse en segundo oboe, aunque por delante sigue teniendo a la dura de pelar Betty (Debra Monk). También la temporada se encamina en esa relación que podría llegar a tener con el maestro Rodrigo De Souza (Gael García Bernal).

Rodrigo triunfa con la orquesta, tanto que hasta cede la batuta momentáneamente pero no todos los miembros de la junta están con él, y ahí es donde se muestra el trabajo oscuro que hace Gloria (Bernadette Peters) para mantener todo a flote. Todo un acierto convertirles a ambos en compañeros de casa aunque solo saliera eso en un capítulo. Acertado es también mostrar la lucha del otro maestro, Thomas Pembridge (Malcom McDowell), con la obra que está decidido a presentar al mundo y siendo también un apoyo tanto para Gloria como para Rodrigo.

De este, además, conocemos sus orígenes porque la orquesta viaja a México y los episodios relacionados con el viaje son de lo mejor de la temporada. Algo que no me ha gustado, esa historia metida con calzador de Cynthia (Saffron Burrows) con la abogada de la negociación. A su personaje le deberían sacar muchísimo más partido y no perder su interacción ni con Hailey ni con el maestro Pembridge.

La reciente ganadora del Globo de Oro a Mejor Serie de Comedia es más que recomendable, por su historia, reparto, personajes y la música clásica que suena en los episodios, sin olvidar de su frikismo ya sea por personajes o situaciones, que esa reunión de genios del género clásico en una sala de juego fue oro televisivo. Larga vida a “Mozart in the Jungle”.

Los problemas de identidad de los Pfefferman se acrecentan en la segunda temporada de Transparent

Promo de la segunda temporada de Transparent

Tengo que empezar esta entrada diciendo que muchas veces no sé cómo sigo viendo esta serie. Lo pienso y creo que es por esos personajes tan llevados al límite y por quienes se meten en su piel porque si algo hay que alabar de “Transparent” es a sus actores y actrices.

Si en la primera temporada me refería los Pfefferman como una familia disfuncional, creo que tras el visionado de los diez episodios de la segunda entrega ese término hay que eliminarlo por completo. Los Pfefferman tienen un cacao mental sobre quiénes son y qué es lo que quieren. No tienen su identidad clara, ni su personalidad ni mucho menos su sexualidad. Si bien la serie nunca se ha centrado en el personaje de Maura (Jeffrey Tambor), aunque en la primera temporada sí que se le dio más protagonismo a su cambio, en esta segunda sin quedar en segundo plano, se han tratado más los problemas de sus hijos.

Empezando por Sarah (Amy Landecker) quien en el último momento decide echar por las borda sus planes a largo plazo porque se acaba dando cuenta de que no es eso lo que quiere. ¿Qué quiere? Ella no lo sabe, pero viendo su evolución tal vez sea algo tan complicado como el deseo de volver a lo que tenía.

Kathryn Hahn y Jay Duplass en la segunda temporada de Transparent

Después está Josh (Jay Duplass) que empieza una nueva vida con la rabino Raquel (Kathryn Hahn) pero que tiene serios problemas de confianza porque nunca ha tenido una relación tan seria y piensa que ella tampoco confía en él. Y, que conste, esa mujer es una santa y trata de apoyar y ayudar a Josh pero… No es un camino de rosas.

La benjamina de la familia, Ali (Gaby Hoffman), decide que definitivamente le gustan las chicas así que parece que se quita un peso de encima pero no es que la cosa le salga demasiado bien por su virtud de fastidiarla. En su búsqueda de conocer la historia familiar, en flashbacks que nos llevan al Berlín de los años 30, se nos trata de explicar el por qué de esos problemas de identidad que tienen los protagonistas, a mi modo de ver, pero me ha parecido bastante intrascendente. Lástima que se hayan reducido las escenas de los tres hermanos bastante con respecto a las que tuvieron en la primera temporada.

Al menos se le ha dado mucho más protagonismo a Shelly (Judith Light) aunque su relación con Maura acaba siendo muy insana para ambos y extraña a la máxima potencia. Maura se da cuenta de que tal vez deba dar un paso más en lo que a ir por la vida de mujer respecta, así como a ocupar su tiempo en algo.

Fotograma de la segunda temporada de Transparent

Los Pfefferman son extraños, imperfectos y extremos a más no poder pero es inevitable no cogerles cariño incluso cuando tienen esas cosas de vergüenza ajena.

De los diez episodios de esta temporada de “Transparent”, algunos han sido algo aburridos pero otros han sido bastante buenos como el primero o el del festival de música, el más crítico de todos en cuanto a  contenido.

La serie de Jill Solloway que realiza Amazon Video sigue cosechando éxito, tercera temporada al menos tendrá.

Mr. Robot no es para mí

Promo de Mr. Robot

Había leído que “Mr. Robot”, serie que USA Network estrenó el pasado verano, tenía buenas críticas y por Twitter también la recomendaban así que la apunté en mi lista y aprovechando el parón navideño de las series, me puse a verla. El título de este post lo dice todo porque, aplicando mi Regla del Cuarto Capítulo, “Mr. Robot” no ha pasado de ahí. De hecho, ese episodio sufrió algo de fast forward porque me estaba pareciendo el peor de todos los vistos.

Sí, no han sido muchos pero en una temporada de diez episodios cuando llegas casi a la mitad y no acabas de disfrutar, es mejor bajarse del carro. Creada por Sam Esmail, “Mr. Robot” trata sobre un hacker llamado Elliot (Rami Malik) que trabaja en una empresa informática llamada Allsafe pero que es reclutado por un tipo al que llama Mr. Robot (Christian Slater) para formar parte de un grupo de piratas informáticos que quiere cambiar el orden establecido del mundo atacando a millonarios empresarios de multinacionales.

Claro que Elliot tiene un trastorno muy marcado y es adicto a una droga que dice controlar. De hecho no sabe muchas veces si lo que está sucediendo es real o no ya que sufre delirios. Por sus problemas, no tiene muchas habilidades sociales que se diga, aunque sí cuenta con su amiga de la infancia y compañera de trabajo Angela (Portia Doubleday) y con quien le suministra la droga, su vecina Shayla (Frankie Shaw).

Elliot, además, ejerce como justiciero ya que controla la actividad online de todas las personas con las que está en contacto y si alguna está siendo engañada o es quien hace cosas que no deben, no duda en ayudarla o hacerle saber que sabe el mal que hace.

Por ahí también hay un oscuro tipo, Tyrell Welick (Martin Wallström), que trabaja en una empresa llamada E Corp, cliente de Allsafe y cuyas intenciones se ven poco expuestas en lo visto, aunque quería tener un puesto mayor en su empresa.

Lo cierto es que “Mr. Robot” no me ha creado demasiada intriga como para seguir con ella y por eso he decidido dejarla. Además, Elliot puede resultar algo cansino en ocasiones y los demás personajes no es que me llamen demasiado como para importarme lo que les pueda pasar.

VI Premios Diario de una Teléfila

Los Premios Diario de una Teléfila llegan a su sexta edición. Las bases están al final de esta entrada pero, básicamente, incluyo toda serie que haya visto entre enero y diciembre de 2015, se hayan estrenado en Estados Unidos, España y Reino Unido, hayan acabado, sean nuevas o lleven varias temporadas.  Ojo que hay spoilers:

Serie del Año: American Crime / Fargo.

Promo de la primera temporada de American Crime

No puedo quedarme con una sola este año. ¿Por qué “American Crime”? Porque creo que es una de las mejores series que hay hoy en día en televisión (la segunda temporada se estrena en breve en Estados Unidos), y porque su presentación en forma de primera temporada fue tan brillante por tantas cosas que merece todo el amor que quienes la disfrutamos, le damos y le seguiremos dando, seguramente (eso espero, al menos). Un dramón muy bien hecho pero fantásticamente interpretado tanto por los actores más conocidos como por los que he descubierto. Imprescindible.

Poster de la segunda temporada de Fargo

Tenía “Fargo” pendiente y en alrededor de un mes he visto todo lo que hay hasta la fecha. Hablo ahora por la segunda temporada, no por desmerecer a la primera pero por estar más reciente en el tiempo, ya que acaba de terminar en Estados Unidos, como quien dice. Bien hecha es decir poco, porque técnicamente es muy superior a la mayoría de series, pero la historia de la segunda entrega fue tan interesante y tan bien hilada que me hizo disfrutar de principio a fin a pesar de que la primera temporada había dejado el pabellón bastante alto.

Drama del Año: American Crime.

Richard Cabral en la primera temporada de American Crime

Drama no, dramón. Eso es lo que hubo en todos y cada uno de los episodios de la temporada inicial de “American Crime”. Dolor por todas las partes participantes por unos motivos u otros. En serio, es una serie buenísima.

Comedia del Año: Life in Pieces.

Promo de Life in Pieces

Me sorprende no incluir “Mom” este año, y no es que “Life in Pieces” la haya sustituido como mi comedia de cabecera, no, pero ha sido un soplo de aire fresco sobre todo en estructura. Las historias resultan divertidas y el reparto está muy bien. Yo la estoy disfrutando mucho, la verdad, y eso que no han habido muchos episodios aún.

Episodio del Año en Drama:  Guess Who’s Coming to Dinner de “Anatomía de Grey” (Grey’s Anatomy)

Promo del episodio 12x05 de Anatomía de Grey

Sí… Los habrá habido mejores, pero aquí voto con el corazón porque en cuarenta y dos minutos dirigidos por Debbie Allen “Anatomía de Grey” demostró una vez más lo grande que es y que el tiempo por ella pasa para bien, porque ¡qué episodio! Gritos, lloros, ira y discusiones a diestro y siniestro y todo en casa de la protagonista, porque el hospital apenas salió. Sí, es una serie de médicos donde siempre ha importado todo lo demás.

Episodio del Año en Comedia: Kimmy Goes Outside de “Unbreakable Kimmy Schmidt”.

Promo de la primera temporada de Unbreakable Kimmy Schmidt

El primer episodio de “Unbreakable Kimmy Schmidt” nos dio a conocer a esta chica alegre por naturaleza además de una sintonía muy chula que ya es algo que las series no cuidan. Hay que darle las gracias a Netflix, a Tina Fey y Robert Carlock y a la NBC por pasar de ella.

Mejor Serie de Estreno del Año: American Crime.

Caitlin Gerard y Elvis Nolasco en la primera temporada de American Crime

¿No la habéis visto? ¿A qué esperáis?

Mejor Finale: Fargo.

Jean Smart, Angus Sampson y Zahn McClarnon en la segunda temporada de Fargo

Se lo doy a “Fargo” por no desviarse del camino en ningún momento y por hacer una sangría incluso al final sin perder la elegancia en ningún momento. Y esos planos… Y esas divisiones de pantalla…

Mejor Series Finale: Downton Abbey.

Thenk You Downton Abbey

Imagen: Facebook Downton Abbey

 

Mi querida “Downton Abbey” se ha ido para siempre con un gran final. Siempre estará en mi lista de favoritas por todo lo que me hizo sentir y disfrutar durante seis estupendas temporadas.

Personaje del Año: Root.

Amy Acker como Root en Person of Interest

Difícil quedarse con un solo personaje. Pero elijo a Root (Amy Acker) de “Person of Interest”, serie que me duró dos meses y que devoré después de haberla dado por imposible tras su estreno. Qué equivocada estaba. Pero, volvamos a Root, una mujer muy inteligente, valiente y dispuesta a lo que sea para que nadie toque su máquina ni los malos malosos se salgan con la suya. Si hay armas de por medio o tortura, disfruta y el espectador también, vaya, que aún recuerdo esa gloriosa escena en la que se carga a quien lo llevaba pidiendo mucho tiempo.

Flashforward del Año (dícese serie que prometía y que se quedó en nada a las primeras de cambio): True Detective.

Promo de la segunda temporada de True Detective

Después de una bastante buena (no digo muy porque la primera parte de la temporada no acabó de convencerme del todo) temporada con un final de los muy grandes, llegó la segunda entrega de “True Detective” para convertirse en el “Flashforward” del año. Es que le ha ganado hasta a “Wayward Pines” y “Scream Queens”, claro que de estas tampoco es que esperara demasiado, sobre todo de la segunda.

¿Quién fichó a Vince Vaughn para hacer de mafioso? ¿Qué se había tomado Nic Pizzolatto cuando escribió esta basura? A ver, que ni siquiera se entendía. Un horror de proporciones considerables, la verdad.

Premio No Entiendo tu Éxito: Scream Queens.

Reparto de Scream Queens

Será que como lo que intenté ver en el pasado creado por Ryan Murphy no me gustó, me podría haber ahorrado la tortura de ver el inicio de “Scream Queens”. Hacía mucho que no me costaba tanto ver un episodio como el segundo de la serie… Pero ojo que es probable que la renueven porque no va mal en audiencia. Mala con ganas.

Premio Deberían Ir Pensando en Terminarla: Scandal.

Kerry Washington y Joe Morton en la cuarta temporada de Scandal

La quinta temporada de “Scandal” me está gustando pero le otorgo este nuevo premio porque veo que va a volver a las andadas tras la finale de otoño y porque ¿qué más se van a sacar de la manga? Mejor acabar bien y hacer un spin off con Mellie (Bellamy Young) en la Casa Blanca, que la Pope (Kerry Washington) cansa, pero si es con Fitz (Tony Goldwyn) mucho más.

Premio Ya Era Hora de que te Cancelaran: Under the Dome.

Dean Norris en la finale de Under the Dome

¡Se acabó “Under the Dome”! Esa comedia veraniega (ah no, que era un drama, XDDD) que tantos momentos… de vergüenza ajena dejó desde sus inicios. Alguna cosa buena tuvo como a Dean Norris, pero vaya que mala no, lo siguiente. Pero ¿y lo que hacía reír?

Mejor Actor de Drama: Elvis Nolasco / Richard Cabral por “American Crime”.

Elvis Nolasco - Richard Cabral

Qué fantásticas interpretaciones las de estos dos en “American Crime”. Cada uno a su manera mostró diferentes cosas y su magnífico trabajo hizo que, para mí, fueran de lo mejorcito de una serie en la que el reparto estuvo muy bien elegido.

Mejor Actriz de Drama: Ellen Pompeo por “Anatomía de Grey”.

Ellen Pompeo en la undécima temporada de Anatomía de Grey

Y pensar que no me parecía buena actriz hasta que llegó el día en el que me hizo cambiar totalmente de opinión… Ellen Pompeo a través de su personaje en “Anatomía de Grey” ha demostrado muchos matices, especialmente los dramáticos porque hay que ver cómo esta chica ha sufrido y lo que le tocará, seguramente, que en esa serie son especialistas. También me ha demostrado ser de esas actrices que sin decir nada, acaba diciendo mucho.

Mejor Actor de Comedia: Will Forte.

Will Forte en The Last Man on Earth

Will Forte se luce mucho en esa serie creada por él llamada “The Last Man on Earth”, ya sea interactuando con los demás personajes o con los balones al estilo “Naúfrago”, por no decir que a veces él solo se basta para resultar entretenido y divertido.

Mejor Actriz de Comedia: Ellie Kemper por “Unbreakable Kimmy Schmidt”.

Ellie Kemper en Unbreakable Kimmy Schmidt

Qué descubrimiento el de Ellie Kemper como la Kimmy Schmidt de “Unbreakable Kimmy Schmidt”. Divertida es decir poco.

No te Deberían Haber Cancelado: Red Band Society.

Imagen promocional de Red Band Society

Seguro que soy de las pocas que se acuerda de “Red Band Society”. Sin ser ninguna maravilla, era entretenida y emotiva y los personajes no estaban mal. Pero FOX decidió cortar por lo sano y al menos, tuvo un buen final.

Mejor Banda Sonora: Anatomía de Grey.

Fotograma del episodio 12x01 de Anatomía de Grey

Repite galardón porque vaya si tiene buenas canciones “Anatomía de Grey”.

Escena del Año: Lady Edith feliz en “Downton Abbey”.

Laura Carmichael en la finale de Downton Abbey

Muy buenas escenas he visto este año pero ver sonreír de felicidad a Lady Edith (Laura Carmichael) en “Downton Abbey” es para rememorar. Personaje sufridor donde los haya.

Menciones Especiales: Netflix y sus series, Mozart in the Jungle, Broadchurch, Person of Interest, Sonic Highways, Me Llamo Earl, Big Love, finales varios.

Logo de Netflix

¿Cuántas veces le agradeceremos cosas a Netflix? Las que hagan falta y en 2015 se las ha ganado a pulso gracias a series como las que he disfrutado mucho. Una comedia, una dramedia bajo el nombre de comedia, “Unbreakable Kimmy Schmidt” y “Grace and Frankie”. Ganas de sus respectivas segundas temporadas.

Poster de la primera temporada de Mozart in the Jungle

Amazon también hace series. “Transparent” se lleva todas las críticas positivas y aunque me gustó la primera entrega, tengo pendiente la segunda, no la disfruté tanto como la genial “Mozart in the Jungle”. Ayer se lanzó la segunda temporada, ¡bien!

Olivia Colman y David Tennant en la temporada 2 de Broadchurch

Si la primera temporada fue buena, la segunda no fue inferior, más bien lo contrario y tuvo  bien recuperar la historia de la primera temporada y seguir con ella y sus personajes, permitiéndonos conocer a otros nuevos.

Reparto de Person of Interest

¿Pero por qué dejé esta genial serie en su día? Rectificar es de sabios y en dos meses, como ya he comentado por ahí arriba, la devoré. Ahora, no hay ganas de quinta, y probablemente última, temporada de “Person of Interest”, sino lo siguiente. Y, lo peor, seguimos sin fecha de estreno.

Promo de Foo Fighters Sonic Highways

Brillante serie que todo aficionado a la música estadounidense debería ver, que llegó de la mano de ese genio llamado Dave Grohl que con su grupo, Foo Fighters, se fue por diferentes ciudades a entrevistar a personalidades de la música.

Promo de Me Llamo Earl

Nunca es tarde para ver buenas series y “Me Llamo Earl” (My Name is Earl) lo fue. Divertida, mucho.

Foto de familia de Big Love

Una serie familiar diferente fue, y sigue siendo aunque acabara hace años, “Big Love”. Es de esas que se disfrutan y que después costaría volver a ver, al menos a mí, pero calidad no le faltó.

Promo del final de Poker de Reinas

“Poker de Reinas” (Hot in Cleveland) dijo adiós tras seis temporadas.

Finale de Doctora en Alabama

“Doctora en Alabama” tras cuatro.

Promo de la tercera temporada de Moone Boy

“Moone Boy” solo tuvo tres pero bien se pudo haber quedado en dos y media porque la última temporada dejó bastante que desear.

Los Crawley en la finale de Downton Abbey

“Downton Abbey” ya la he mencionado pero no está de más volverlo a hacer las veces que haga falta. Seis entregas.Promo de la finale de CSI

Y mención honorífica a la que debió haber acabado mucho tiempo atrás y lo hizo en septiembre con un episodio doble tras quince temporadas. Sí, “CSI”, la original.

A todas esas series, gracias por los buenos momentos.

Bases de los premios:

-Los premios son totalmente subjetivos, es decir, están basados en mis gustos sobre lo que veo y he visto.
-El período de series incluye desde enero de 2015 hasta diciembre del mismo año.
-Las series que he tenido en cuenta son todas las que he visto, enteras o no, se hayan estrenado o emitido este año en Estados Unidos, Reino Unido o en España.

Corta pero satisfactoria cuarta y última temporada de Doctora en Alabama

Rachel Bilson yWilson Bethel en la cuarta temporada de Doctora en Alabama

Hace tiempo que tenía pendiente ver el final de “Doctora en Alabama” (Hart of Dixie), pero la cadena donde la veía, AXN White, volvió a hacer de las suyas emitiéndola en pleno mes de agosto en un horario extraño. La cuenta ya está saldada ya que en tres jornadas la he terminado.

El amor volvió a ser el tema central con una Zoe (Rachel Bilson) que descubrió que estaba embarazada de Wade (Wilson Bethel), no es spoiler porque no podía ser de nadie más, y que quería enmendar lo que estropeó porque seguía enamorada del chico y ese amor era correspondido.

La tercera temporada acabó con Lavon (Cress Williams) y George (Scott Porter) yendo a declararle su amor a Lemon (Jaime King) y, con uno de ellos acabó finalmente ya que el otro se dio cuenta de que en realidad no quería estar con ella, aunque pensaba que sí. La mejor amiga de esta, AnnaBeth Nash (Kaitlyn Black) también encontró a quien parecía ser el hombre de su vida, algo inesperado (tal vez no tanto) para alguien que merecía poder ser feliz al final, también.

Los Breeland en la temporada cuatro de Doctora en Alabama

¿Quién no acaba emparejado en esta serie de The CW? Hasta el apuntador, casi, acaba con pareja. Por lo demás, la cuarta temporada de “Doctora en Alabama” no tuvo muchas celebraciones en Bluebell para lo que fueron durante las tres entregas anteriores, aunque sí hubo bodas, cumpleaños y hasta unas pruebas para bomberos y celebraciones del fin del mundo.

Amor sí, humor también con diferentes situaciones marca de la casa y diez episodios que, tal vez haya sido por verlos de carrerilla, me han parecido de lo mejor de la serie.

Siempre he dicho, y diré, que esta serie es de las ligeras pero me ha resultado entretenida de principio a fin, excepto por algunos episodios malos en determinadas temporadas. La protagonista, Rachel Bilson, se quedó embarazada y decidieron que la cuarta entrega de la serie tuviera un número de episodios reducido, aunque casi era un secreto a voces que lo más seguro es que fuera la última como así fue.

Finale de Doctora en Alabama

Pero bueno, la serie de Leila Gerstein ha tenido un total de setenta y seis episodios y ¿qué más se podía sacar de ella? Un poquito sí, si le hubiesen dado otra temporada corta, sobre todo por ver a Zoe y Wade como padres primerizos, pero para mí el final ha sido más que satisfactorio y emotivo, que no puedo más que admitir que el último episodio fue tan bonito que lloré, algo que me pasa cuando las series que me gustan, en mayor o menor medida, acaban.

Siempre me acordaré de “Doctora en Alabama” con cariño, la verdad, especialmente por los buenos momentos que he pasado viéndola y por ese espectro de personajes principales y secundarios que nos deja, cuya práctica totalidad apareció en el último episodio.

Los Crawley y compañía dijeron adiós en la gran finale de Downton Abbey

Thenk You Downton Abbey

Imagen: Facebook Downton Abbey

Se acabó lo que se daba. El día de Navidad ITV emitió en el Reino Unido el último episodio de “Downton Abbey”, el número cincuenta y dos, el último de los cinco episodios especiales de Navidad que la serie ha tenido desde que comenzara el 26 de septiembre de 2010.

Ya dije cuando comenté la sexta temporada que la entrega sirvió de cierre de tramas, y el especial acabó de rematarlas en una finale que a mí me dejó más que satisfecha ya que me pareció muy buena y emotiva en diversos puntos.

A partir de aquí unos cuantos spoilers así que si no has terminado “Downton Abbey”, no leas hasta nuevo aviso.

Los Crawley en la finale de Downton Abbey

La trama de Lady Mary (Michelle Dockery) con Henry Talbot (Matthew Goode) ya aabó en el último capítulo visto, lo bueno es que hubo un atisbo de mejorar la relación que Mary tiene con su hermana Edith (Laura Carmichael) y hace una muy buena acción para que esta, al fin, pueda ser feliz, reuniéndola con su amado Bertie Pelham (Harry Hadden-Paton). Lo que pasa tiene que pasar y es que Edith y Bertie se prometen y superado el escollo de la madre de él, interpretada por Patricia Hodge, deciden  casarse en la Nochevieja de 1925.

De bodas va la cosa porque, aunque no se vea, prometidos de forma poco ortodoxa quedan Isobel (Penelope Wilton) con Dickie Merton (Douglas Reith), aunque un empujoncito de Violet (Maggie Smith) y pensar que podría perderle fue lo que la lanzó a decir que se casaría con él.

Penelope Wilton y Douglas Reith en la finale de Downton Abbey

Violet acabó su disputa con Cora (Elizabeth McGovern) dándole su bendición, por así decirlo, por lo que estaba haciendo con el hospital, algo que Robert (Hugh Bonneville) acepta también después de que Rose (Lily James) le abra los ojos haciendo que vea a su esposa en acción en su nuevo cargo.

Sí, Lady Rose vuelve a casa por Navidad para la boda. También va Lady Rosamund (Samantha Bond) y regresan quienes se marchan a otros trabajos: Thomas Barrow (Rob James-Collier) a quien por fin sale un trabajo y sale de Downton sin quererlo, y Joseph Molesley (Kevin Doyle) quien acaba de profesor. El primero llega como invitado a Downton y el segundo a echa una mano porque sirvientes masculinos quedan Carson (Jim Carter) y Andy (Michael Fox).

Brendan Coyle, Raquel Cassidy y Rob James-Collier en la finale de Downton Abbey

No sé si lo escribí pero pensarlo lo hice, que Carson se jubilara y Barrow pudiera quedarse. La realidad es algo más triste ya que al buen de Carson le empiezan los temblores en las manos y no puede servir, por lo que a Robert se le ocurre que Thomas sea su sustituto y que Carson supervise cuando se celebren grandes eventos y cobre una pensión, claro. Un final amargo para Charles pero la redención para Thomas que, a pesar de las maldades realizadas, se ha redimido en muchas ocasiones.

Otro recién llegado es el hijo de Anna (Joanne Froggatt) y John Bates (Brendan Coyle) quien nace, nada más y nada menos, que en la cama de Lady Mary en una escena muy divertida.

Michelle Dockery, Jim Carter y Allen Leech en la finale de Downton Abbey

Y, el amor está más que presente en el episodio, no solo en las relaciones conocidas, sino en las que están abiertas como la de Daisy (Sophie McShera) con Andy, Molesley con Baxter (Raquel Cassidy) y hasta la de la señora Patmore (Lesley Nicol) con el señor Mason (Paul Copley).

Se cumplió lo que pedí, y sobre todo me alegro porque ese personaje tan desgraciado como ha sido Edith desde el principio por fin haya podido sonreír de continuo y decir que es feliz. Merecido lo tenía, desde luego.

Laura Carmichael en la finale de Downton Abbey

Fin de los spoiler.

“Downton Abbey” no ha sido una serie redonda. Nunca me ha parecido que haya tenido bajones, únicamente puedo echarle en cara algunas tramas por inverosímiles (como aquella en el que Robert le ponía ojitos a una sirvienta y se besaron, por ejemplo), rápidas (la última historia de amor de Mary) o repetitivas, pero creo que ha sabido combinar muy bien a lo largo de su andadura el drama, el romance y el humor junto a algunos hechos históricos e invenciones. Ha sido un culebrón en ocasiones, eso es indudable, pero ¿por qué no? Nunca ha caído en lo esperpéntico ni en lo cansino, sino en lo romántico y en lo emotivo.

De principio a fin ha estado perfectamente realizada, fantásticamente ambientada y bien escrita pero sobre todo he de alabar a esa serie de personajes, numerosos, que nos han acompañado ya sea desde el inicio o la mitad de la serie, o incluso a quienes se fueron por el camino. Un reparto de aúpa que se ha metido en la piel de geniales personajes ya se llamen Mary, Robert, Violet, Isobel, Tom (Allen Leech), Molesley, Carson, Elsie Hughes (Phyllis Logan), Barrow, Baxter, Dencker (Sue Johnston), Anna, Bates (en sus buenos tiempos, porque luego fue prescindible total), Sybil (Jessica Brown Findlay), O’Brien (Siobhan Finneran) o Matthew (Dan Stevens).

Se la echará de menos así que no queda más que darle las gracias al señor Julian Fellowes por ella. Hasta siempre “Downton Abbey”.