Los canales TDT que se van por una chapuza

11 abril 2014

Logo TDT

Hace casi tres años exactos dediqué una entrada al aniversario de la implantación de la TDT en España. Hablé de los refritos, de la desaparición de canales como CNN+ o de las emisiones sin HD. A los cuatro años de la implantación de la Televisión Digital Terrestre el Gobierno, después de que el anterior diera licencias sin haberlas sacado a concurso, tiene que apagar nueve canales siendo los principales afectados Atresmedia y Mediaset.

Así, se prevé que el 6 de mayo los nueve canales dejen de emitir y de la parrilla televisiva desaparecerán Nitro, La Sexta 3 y Xplora, todos de Atresmedia, y La 7 y La 9 de Mediaset, así como alguno de Net TV y Unidad Editorial, AXN de pago y tres teletiendas. Tanto Atresmedia como Mediaset, a no ser que haya algún cambio de última hora, han decidido eliminar los canales que menos audiencia tienen de los que poseen.

No es que a mí me afecte el cierre de estos canales, yo soy de ver la televisión por cable así como cosas online o compartidas a través de la red, pero creo que es un retroceso y una falta de respeto para quienes los siguen. Entiendo también que la ley está para cumplirla y que la chapuza fue monumental también. Pero me quedo con lo del retroceso y no me extraña que los mandamases de las cadenas estén echando chispas.

Ciertamente no es que la TDT aumentase la calidad de la televisión en España. Los refritos han seguido, hay canales cuya existencia nunca entenderé, alguno de ellos desaparece, y ni siquiera han logrado emitir todo en HD ni con subtítulos para sordos o bien para quienes quieran ver las cosas en inglés. Al menos sí que gracias a ciertos canales las series estadounidenses recuperaron un lugar perdido en la parrilla.

Ahora, pongo el grito en el cielo, sí, por una cosa. Por cerrar un canal de cine como La Sexta 3 en detrimento de las reposiciones y telenovelas de un canal como Nova que en sus años de vida no he sintonizado ni una vez. Sí, la gente tiene derecho a las telenovelas pero dejar solamente Paramount Channel como canal de cine para todo el mundo me parece poco. La Sexta 3 es de los mejores canales, no solamente por emitir películas buena parte del día sino por esos reportajes entre ellas.

¿Y ahora qué pasará? ¿Otorgarán nuevas licencias sacadas a concurso? ¿Conseguirán los canales pasar toda la programación de los canales que desaparecen a los que siguen? ¿Mejorará la TDT en España?


Primera temporada de Mentes Criminales

10 abril 2014

Promo de la primera temporada de Mentes Criminales

Jason Gideon (Mandy Patinkin) es el mejor criminólogo de la Unidad de Análisis de la Conducta del FBI, BAU (sus siglas en inglés) a partir de ahora. Trabaja en Quantico, Virginia, con el jefe de la unidad, Aaron Hotchner (Thomas Gibson), el agente Derek Morgan (Shemar Moore) y el doctor Spencer Reid (Matthew Gray Gubler). También participa en las investigaciones la analista informática Penelope Garcia (Kirsten Vangsness) quien hace magia con sus bases de datos y que es un personaje recurrente.

La acción de “Mentes Criminales” (Criminal Minds) comienza cuando Gideon vuelve tras una baja a la unidad y el primer destino del equipo es Seattle donde el sudes, sujeto desconocido de turno (unsub en inglés), secuestra a víctimas para matarlas. Allí conocen, y conocemos, a Elle Greenaway (Lola Glaudini) agente del FBI destinada a la ciudad cuyo sueño es trabajar para el BAU. Y así el primer caso que vemos en pantalla se resuelve.

El piloto se deja ver pero es flojo, aunque como presentación de personajes no está mal porque da una buena muestra de cómo son cada uno. En el segundo episodio ya aparece la agente Jennifer Jareau (A. J. Cook), alias JJ, el enlace con la prensa de la unidad.

Mandy atinkin, Thomas ibson, Lola Glaudini y Matthew Gray Guble en la primera temporada de Mentes Criminales

Jeff Davis  creó la serie que empezó a emitirse en la CBS estadounidense en septiembre de 2005 llegando a España de la mano de Telecinco en 2006. Cierto es que yo la veía aunque con el revisionado me he dado cuenta de que no me acordaba de casi nada. Además creo que siendo entretenida en su conjunto general, la serie fue mejorando a partir de la segunda entrega.

La verdad es que aún siendo coral, Mandy Patinkin con su personaje tiene mucho protagonismo en la temporada. Tanto que incluso el 99% de las citas de principio y final de los episodios las decía él en voz en off. Porque Hotch será el jefe pero Gideon es el alma del equipo además de mentor del joven doctor Reid.

Utilizaron bastantes canciones al final de cada episodio, algo que no siempre se ha hecho, y el tiempo de cada episodio se utiliza más con el equipo que con los sudes, algo que en los últimos tiempos de la serie también ha cambiado.

Thomas Gibson, Matthew Gray Gubler y Shemar Moore en la primera temporada de Mentes Criminales

Mi valoración general de la temporada es buena, entretiene y los casos están bastante bien en su mayoría aunque, como digo, creo que en comparación con otras entregas es floja. Eso sí, capitulazos tiene, en especial tres: El decimocuarto “Riding the Lightning” (lo estoy revisionando en VOSE, sí) en el que una pareja de asesinos en serie que van a ser ejecutados con inyección letal es entrevistada por el equipo para encontrar los cuerpos de algunas de sus víctimas; el decimoséptimo “A Real Rain” en el que el equipo viaja hasta Nueva York para tratar de encontrar a alguien que se toma la justicia por su mano lo que da lugar a pensar mucho en lo que plantea el episodio; y el decimosegundo y último “The Fisher King”, el primer cliffhanger de la serie, típico para finalizar las temporadas de “Mentes Criminales”, en el que un tipo llamado Frank Giles introduce al equipo en un peligrosos juego en el que tendrán que salvar a una chica mediante varias pistas que les envía, y que acaba apuntando con una pistola a Elle en su propia casa.

Por cierto, el productor ejecutivo de la serie era Edward Allen Bernero quien había trabajado en “Turno de Guardia” (Third Watch) y, en “Mentes Criminales” hay muchos de los actores de la serie, invitados incluso, que aparecen. Los voy a contar, sí. En la primera entrega Chris Bauer y Lisa Vidal.


Entretenida primera entrega de Intelligence

9 abril 2014

Meghan Ory, Josh Holloway y Marg Helgenberger en la primera temporada de Intelligence

Cuando en enero comenté el piloto de “Intelligence” a los pocos días de su estreno en Estados Unidos, gracias por la brevedad FOX Crime España, dije que me pareció entretenido. El lunes de madrugada la citada cadena finalizó la emisión de la primera temporada, y puede que última ya que CBS aún no se ha pronunciado sobre ella después de renovar casi toda su parrilla de cara a la temporada que viene, y el resultado me ha gustado.

“Intelligence” es una serie procedimental entretenida que se ventiló bastante enseguida la trama de la mujer del protagonista, Gabriel Vaughn, personaje que le ha venido como anillo al dedo a Josh Holloway en su regreso a la televisión como protagonista.

Su compañera de fatigas principal, Riley Neal (Meghan Ory) ha estado a la altura episodio sí y episodio también, y entre ambos no podía faltar la tensión sexual no resuelta, que haberla la ha habido también. Pero en el fondo, por muy protagonistas que Gabriel y Riley puedan ser por ser los agentes de campo de la agencia gubernamental para la que trabajan, el reparto de “Intelligence” es bastante coral.

A Marg Helgenberger, tras verla en “CSI”, también le ha pegado mucho hacer de la jefa Lilliand Strand, protectora de Gabriel, al igual que el resto del grupo empezando por el creador del microchip que el protagonista tiene en el cerebro, el doctor Shenendoah Cassidy (John Billingsley), su hijo el nerd Nelson (P. J. Byrne) y el agente Chris Jameson (Michael Rady). Entre todos han logrado sacar todos los casos y dificultades a las que se han enfrentado en trece episodios adelante.

Reparto de Intelligence

Sí, “Intelligence” entretiene lo necesario para seguirla por sus casos, explosiones, peleas y tiros. Pero también porque los personajes no están mal y porque su primera entrega también ha ahondado en esa pregunta que ronda a Gabriel por la cabeza, si el chip le hace menos humano de lo que es.

Y, en los trece episodios han habido algunos muy buenos, como por ejemplo el noveno, “Athens” en el que Cybercom, la agencia para la que los protagonistas trabajan, es atacada o los dos últimos en los que a Gabriel le acusan de matar a tres personas y tienen que lograr coger a los verdaderos responsables así como a un topo.

Lo dicho, entretenida. Me dará pena si la cancelan, la verdad, porque podrían sacar más de ella.


Coupling: Una divertida comedia británica sobre las relaciones de pareja

8 abril 2014

Reparto de Coupling

 Hace unos cuantos años, digamos que cuatro, me puse a ver “Coupling” y me gustó lo que vi pero por alguna extraña razón, o muchas series para ver, la dejé aparcada. El verano pasado me la llevé de vacaciones pero bastante tuve con ponerme al día con “Breaking Bad” pero sí que revisioné la primera temporada hace unos meses con el firme propósito de retomarla y terminarla que, al fin y al cabo, tristemente solo tuvo veintiocho episodios.

“Coupling” fue creada por Steven Moffat, quien escribió todos su episodios, basándose en su relación amorosa con su segunda mujer, Sue Vertue. Así los personajes, más o menos principales en esta serie coral, se llaman Steve (Jack Davenport) y Susan (Sarah Alexander).

Podríamos decir que “Coupling” fue la respuesta británica a series de éxito como “Friends” pero sin ser tan blanca porque sí, tratará sobre un grupo de amigos y sus relaciones personales, así como las diferencias entre los hombres y mujeres sobre todo en lo que a las relaciones amorosas se refiere, pero la sitcom de Moffat lo hace hablando mucho de sexo y haciendo humor sobre el mismo y siempre de forma inteligente.

Reparto femenino de Coupling

“Coupling” es realmente divertida y aunque los guiones sean muy importantes, no lo son menos sus personajes, un grupo de amigos que a mí ya se me ha quedado en la retina para siempre. Ya he mencionado a Steve Taylor, el que siempre va de sensato cuando habla con Patrick (Ben Miles) y Jeff (Richard Coyle), quien a principio de la serie corta por su bien con Jane (Gina Bellman) y empieza a salir con Susan quien había sido novia de Patrick.

Susan Walker es organizada y trabaja en una oficina con Jeff Murdock, el mejor amigo de Steve. Su relación con este tiene altibajos durante la serie porque a veces se muestra insegura y Steve es un tipo que suele meter la pata si quererlo. La mejor amiga de Susan es Sally Harper (Kate Isitt) quien tiene un salón de belleza y está preocupada día sí y día también de su cuerpo y de la vejez.

Jeff es extraño, un inadaptado social e incapaz de comunicarse con los demás de manera normal. Mete la pata siempre y Steve siempre es muy protector con él. Por su parte Patrick Maitland es un ligón pero le gustan los rollos de una noche y se ha acostado con casi cualquier mujer que aparece en la serie. Está tan bien dotado que Steve al empezar a salir con Susan se sintió más que inseguro.

Reparto masculino de Coupling

Y por último está Jane Christie, la que va de locuela por la vida y que dice incluso más verdades malamente que Sally. Nunca permitió a Steve que le devolviera las llaves de su casa y sigue teniendo fotos de él en ella.

No hay dos personajes iguales en “Coupling”, aunque en la cuarta temporada apareció Oliver Morris (Richard Mylan), un tipo algo similar a Jeffrey sobre todo en lo de liarse hablando y acabar diciendo cosas que no deberían.

Cuatro años estuvo la serie en antena, entre 2000 y 2004, cuatro temporadas y, como he dicho antes, veintiocho episodios, ninguno de ellos malo, alguno de ellos brillante. La BBC pidió a Steven Moffat una quinta entrega pero los actores y él ya estaban con otros trabajos y fue imposible realizarla pero lo cierto es que “Coupling” tiene un final más que satisfactorio sobre todo cuando Steve lucha un momento contra sus sentimientos y al ver unos ojos que le miran directamente se da cuenta de que ha cambiado y se ha convertido en otro hombre.

Ahora sí, spoilers, así que si no has visto la recomendable “Coupling”, no sigas leyendo hasta nuevas negritas.

Lo bueno de la relación de Steve y Susan es que es bastante real con sus inseguridades, sus vaivenes y ese final en el que ella se entera de que está embarazada y pasan juntos por todo aunque Susan no esté segura al 100% de que Steve pueda soportarlo. Pero so padres de un niño, los ojos que le miraron fueron los suyos y ahí el bueno de Steve, porque este hombre es más bueno que el pan, se da cuenta de que ya no es el mismo.

El último episodio da a entender que Jane nunca podría olvida a Steve porque le quiso de verdad aunque siempre podrán ser amigos porque se llevan bien. Hubo un momento en el que Jeff y Jane podrían haber sido novios, que no se hubiesen complementado mal pero Richard Coyle se fue al final de la tercera temporada y ahí apareció Oliver con el que ella empezó a salir y quien le caló respecto a su fachada de loca y rara, que nunca fue tal aunque quisiera hacerlo creer a todo el mundo.

Y Patrick y Sally acaban juntos y con petición, extraña muy extraña, de matrimonio incluida. Sally nunca tuvo suerte con los hombres, Patrick nunca estuvo mucho tiempo con ninguna de las muchas mujeres con las que estuvo, quitando a Susan probablemente, pero ella le hace hasta cambiar.

La salida de Jeff ni tan mal, la verdad es que Oliver llenó bien ese hueco aunque a veces tanto uno como otro, sobre todo el segundo, podían llegar a sacar algo de quicio.

Fin de los spoilers.

Promo cuarta temporada de Coupling

Y como a veces suelo mencionar alguno de mis episodios preferidos sino el que más, de “Coupling”, que me ha hecho reír mucho, he de quedarme con uno de la cuarta temporada, el segundo concretamente llamado “Night Lines” (Líneas Nocturnas) en el que los protagonistas acaban teniendo una conversación a cinco bandas por teléfono y donde hay bastantes revelaciones tanto de unos como de otros.

Sí, para pasar un buen rato, para reír con las situaciones y las conversaciones de los guiones y para conocer a unos personajes dignos de recordar, merece mucho ver “Coupling”. Más que recomendable.


Cuarta temporada de Poker de Reinas

31 marzo 2014

Wendie Malick, Valerie Bertinelli, Jane Leeves y Betty White en la cuarta temporada de Poker de Reinas

Anoche finalizó en AXN White la cuarta temporada de “Poker de Reinas” (Hot in Cleveland), las Chicas de Plata como las llamo yo por sus semejanzas con las mítica “Las Chicas de Oro” (The Golden Girls) aunque esa fuera de mucha más calidad.

No ha sido la mejor entrega aunque ha tenido buenos episodios y remontó hacia la mitad. Lo peor, sin duda, el coñazo que dio Melanie (Valerie Bertinelli) con Alec (Jay Harrington), su jefe, y su relación de si estamos juntos o si no estamos juntos que se alargó mucho más de lo debido.

Toda la temporada ha ocupado la relación de Victoria (Wendie Malick) con sir Emmet Lawson (Alan Dale) que también empezó con mucha repetición sobre si nos llevamos mal, nos llevamos bien, nos odiamos o nos queremos. La horma de Victoria en hombre es, sin duda, Emmet.

Pero también han habido cosas buenas. Joy (Jane Leeves), que es mi preferida, no ha dado el coñazo y su personaje es el que más historias diferentes ha tenido ya fuera por matricularse en la universidad, por ligar, o por de repente convertirse en abuela.

Y todo un acierto ponerle una a amiga a Elka, que no se acerca a sus 91 años ni de lejos pero que al menos aparenta una mayor cercanía que el resto. Mamie Sue (Georgia Engel) ha sido un fichaje recurrente muy bueno.

Wendie Malick, Valerie Bertinelli, Cloris Leachman, Jane Leeves, Georgia engel, Betty White, Mary Tyler Moore y Valerie Harper en la cuarta temporada de Poker de Reinas

La serie girará en torno a lo mismo en la siguiente temporada seguramente, que en Estados Unidos ya está emitiendo TVLand y que espero que se estrene pronto en España. Entretener, suele hacerlo, y las risas o al menos las sonrisas están aseguradas en la mayoría de episodios.

Y ahora el spoiler del final…

¿Melanie embarazada? WTF! ¿De quién? Porque Elka dirá que Joy es una golfa pero creo que debería dirigir sus miras hacia Mel.


Concepción Arenal, la Visitadora de Cárceles

24 marzo 2014

Poster de Concepción Arenal, la Visitadora de Cárceles

Hace unos pocos días La 1 emitió “Concepción Arenal, la Visitadora de Cárceles” y la grabé para verla. Lo hice anoche mismo y acabé viendo un buen producto por una parte pero bastante cojo por la otra.

Dirigida por Laura Mañá con guión suyo y de Rafa Russo, la tv-movie cuenta lo que Concepción Arenal, interpretada muy bien por Blanca Portillo, consiguió en su etapa como visitadora de cárceles en su Galicia natal, y es que la abogada, escritora y primera feminista de España fue la primera mujer en lograrlo.

Corría el año 1863 y las mujeres que estaban en las cárceles vivían allí en malas condiciones. Las trataban mal y apenas se preocupaban por ellas. Arenal consiguió avances tanto con las presas como con los guardias masculinos y femeninos de las mismas.

Pero en algo menos de hora y media muy corta se queda la historia dándonos más una visión general del pensamiento masculino de la época y de las dificultades de las mujeres así como de la figura de la protagonista que otra cosa. Ciertamente me quedé con ganas de ver más y creo que la figura de Concepción Arenal merece una miniserie o una tv-movie más larga.

Cuidaron la producción de “Concepción Arenal, la Visitadora de Cárceles” y está bien hecha pero, aunque recomendable, se queda corta y es una pena.


Anatomía de Grey 10×15 – Throwing it All Away

20 marzo 2014

Jessica Capshaw en el 10x15 de Anatomía de Grey

 

Ha vuelto fuerte “Anatomía de Grey” (Grey’s Anatomy) tras el parón y ese cliffhanger en el que April (Sarah Drew) se quedó en su boda sin saber si seguir adelante o escapar con Jackson (Jesse Williams). La temporada ha tenido sus altibajos porque es difícil superar la brillante novena entrega que sobre todo tuvo un arranque espectacular, pero siguen sabiendo sacar capitulazos. Lo fue el noveno, centrado en Callie (Sara Ramírez), or ejemplo, y lo ha sido el decimoquinto, “Throwing It All Away” (Tirándolo Todo), centrado casualmente en Arizona (Jessica Capshaw), y eso que a diferencia del anterior, en este había otras tramas.

Y si aún no has visto el episodio, mejor que no sigas leyendo, claro.

La foto es un indicativo de cómo se queda la pierna ortopédica de la doctora Robbins cuando Stephanie (Jerrika Hinton) la golpea sin querer con una camilla. Arizona acaba en el suelo y poco después con un montón de personas a su alrededor ayudándola y preocupándose por ella que vuelve a sentir esas caras de compasión.

Así Arizona acaba con su otra pierna ortopédica, la que le hace daño y provoca ampollas. Pero lo que es más importante, se enfrenta a Callie profesionalmente cuando opina que una niña que siente dolores desde siempre en sus torcidas piernas estaría mucho mejor con otras que no fueran las suyas. La cría quiere que se las amputen, Callie no porque lleva años tratándola y sería admitir el fracaso y Arizona que la comprende muy bien sabe que su decisión es la correcta.

Genial la conversación que la doctora tiene con el padre de la niña sobre las piernas ortopédicas y el hecho de que su hija quiera ser una “lisiada” voluntariamente. Arizona responde que se llaman minusválidos y le acaba enseñando su pierna. La reacción de él es de sorpresa y le suelta un “no lo había notado”. A lo que ella responde sin perder la compostura que por qué tendría que haberlo hecho.

Sí, desde luego que el episodio tenía partes de alegato sobre una verdad, todos somos igual de válidos estemos completos o nos falte algún miembro. La crítica a quienes piensan lo contrario está ahí, en ese guión y a través del personaje de Robbins.

Brillante la escena con Cristina Yang (Sandra Oh) en la que ambas hablan del accidente, pero no tanto como ese final. El alegato de Arizona de querer empezar de nuevo, de que tras un año nefasto en el que pudo perder más de su pierna admite ante su mujer que  antes siempre se levantaba contenta y que iba contenta a trabajar y que es lo que quiere pero que nunca podrá conseguirlo si no es estando al lado de Callie y de Sofia. Sí, otra discusión que parecía que iba a acabar en drama cuando Callie se marcha con cara de malas pulgas de la habitación dejando a Arizona llorando para después aparecer a los veinte segundos para ponerle las zapatillas con ruedas que tan feliz la hacían antes del accidente.

Ahora, he mentado a Cristina y como sigo sin concebir la serie sin ella, creo que podrían finalizarla perfectamente cuando acabe la temporada porque ya están atando muchas relaciones y la doctora Yang, quien siempre diré que es el personaje con la mayor evolución de la serie, se está volviendo la confidente de muchos, la mentora de otros y hasta ha perdido sus formas ásperas.

En fin, un muy buen episodio.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 91 seguidores

%d personas les gusta esto: